El Gobierno municipal de José Luis Martínez-Almeida y Begoña Villacís está a punto de ver reflejado su esfuerzo inversor en el sector más golpeado de la crisis. Tras una operación a contra reloj, el Consistorio ya ha movilizado una inyección de capital de más de 18 millones de euros para el "apoyo financiero" a empresas de los sectores más afectados. Fuentes conocedoras de esos movimientos revelan que los créditos empiezan a llegar a un ritmo rápido y que la cuantía de dinero triplica el esfuerzo inversor ejecutado por Manuela Carmena durante sus cuatro años de gobierno. 

Durante el mandato de Carmena uno de los temas más polémicos fue el de la ejecución de las inversiones y planes sociales. A pesar de las promesas, la exalcaldesa destacó por su incapacidad de cumplir muchas de ellas y la oposición culpó a los concejales de Más Madrid y Podemos de mala gestión. Ahora, después de un año y medio desde que Martínez-Almeida se hizo con el bastón de mando, las cifras revelan un cambio de tendencia

Tan solo en los últimos doce meses, el consistorio madrileño ha destinado 18,3 millones de euros para ayudas directas a autónomos y pymes. Se trata de fondos que se entregarán como subvenciones a las empresas que más dificultades están experimentando en la actual crisis económica por el coronavirus, y que representan un gasto que se ha ido multiplicando con respecto al presupuestado hace un año.

Manuela Carmena.

De seis millones en cinco años, a 18 en uno

Ese esfuerzo financiero multiplica por tres el gasto directo del anterior equipo de gobierno durante todo su mandato. En su mejor año, Carmena logró una ejecución del 14% sobre el presupuesto inicial, hasta un total de cinco millones. En sus años peores (tres de cinco), Carmena no logró levantar ni tan solo un euro de los que había prometido. En todo su mandato, el desembolso en ayudas directas fue de seis millones, con un gasto prometido de más de setenta.

A diferencia del equipo de Más Madrid, PP y Ciudadanos han decidido operar a través de dos convenios con AvalMadrid e Iberoaval para que actuaran de intermediarios con las empresas necesitadas. El concejal de Economía, Miguel Ángel Redondo, y el equipo liderado por el director general José Luis Moreno han elegido un sistema de financiación que pretende evitar la discrecionalidad y la falta de control, apostando por un mecanismo cruzado de controles que pasan, entre otras instituciones, por la vigilancia del Banco de España.

Condiciones más ventajosas que el ICO

La oposición municipal critica al Gobierno apelando a la misma inejecución que antes PP y Ciudadanos achacaban a Carmena. Sin embargo, fuentes conocedoras de estos movimientos aseguran que los fondos ya se han activado y que la condicionalidad para acceder a ellos es incluso más laxa que la que está gestionando el ICO con el Gobierno de Pedro Sánchez

El grueso de esos 18 millones de euros está a punto de ser entregado a las entidades que lo están pidiendo. El ritmo de esa entrega depende de los bancos que analizan el riesgo, y que la ejecución sobre lo prometido está camino de mantenerse en cifras muy superiores a lo esperado. “Va como un tiro”, zanjan desde el sector bancario. 

Para el Ayuntamiento facilitar las ayudas a los sectores más necesitados de la hostelería, turismo y comercio es un asunto capital. El equipo de funcionarios que trabaja en la operación es, en este sentido, el mismo que gestionó los fondos y capitales durante la etapa de Carmena, pero el método es muy diferente, al incluir en la operación a agentes del sector bancario. Cuando también se anuncien las cifras definitivas, será más difícil para la oposición sostener su crítica para intentar espiar los problemas que experimentó Carmena.