El juez Alejandro Abascal, que hasta ahora estaba de refuerzo en el Juzgado Central de Instrucción (JCI) Número 6 de la Audiencia Nacional (AN), ha sido designado por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), a propuesta de la propia AN, para dirigir el JCI 1, del que en estos momentos se encarga de forma interina Santiago Pedraz, hasta final de año cuando está previsto que se incorpore el titular de este órgano judicial, Luis Francisco de Jorge, destinado en la ONU.

La Comisión Permanente del CGPJ ha validado así la decisión adoptada por unanimidad por la Sala de Gobierno de la Audiencia Nacional, que propuso únicamente a Abascal para ocuparse de esta plaza de forma temporal, durante los próximos seis meses, salvo que De Jorge se incorpore antes. En el caso de que transcurrido el plazo el juez titular no asumiera el puesto, se sacaría a concurso, según ha informado el CGPJ.

Junto a Abascal se presentaron otras ocho candidaturas pero la Sala de Gobierno consideró que era el idóneo, dada su experiencia como juez de refuerzo en el Juzgado de Instrucción Número 6 que dirige Manuel García-Castellón, donde lleva en comisión de servicio desde febrero de 2019.

Estos años en la Audiencia Nacional, ha valorado la Sala de Gobierno, le dotan de la experiencia necesaria para procedimientos de especial complejidad en la lucha contra la corrupción, el tráfico de drogas o el terrorismo, así como en materia de cooperación internacional.

La Sala de Gobierno se ha apoyado en la jurisprudencia del Tribunal Supremo (TS) para sostener que el criterio principal para designar candidato debe ser su bagaje en un juzgado de idénticas competencias, quedando relegados a un segundo plano otros criterios, como el escalafón o la distancia de su actual destino. Además de Abascal, cuestionado por Podemos en el juego de vetos cruzados que frustró la última tentativa de acuerdo para renovar el CGPJ, fuentes jurídicas indicaron a Europa Press que entre los aspirantes al JCI 1 figuraba Rosa Freire, que llevó al PP a juicio por el borrado de los ordenadores del ex tesorero Luis Bárcenas. De hecho, Freire disputó su actual plaza de juez de refuerzo a Abascal en un litigio que tuvo que ser resuelto por el TS a favor de este último.

Pedraz, liberado

Con esta decisión, Pedraz quedará liberado del JCI 1. Fue titular de este órgano judicial hasta que saltó al 5, que quedó libre por la partida de su responsable, José de la Mata, a Eurojust. El cambio se formalizó el 8 de marzo pero desde entonces el juez ha estado encargándose de ambos juzgados, incluidas las guardias correspondientes a cada uno de ellos. La plaza vacante se adjudicó en concurso público a De Jorge.

El nuevo responsable del Juzgado de Instrucción Número 1 tomó posesión de la plaza el 5 de mayo, pero con la salvedad de que continuaría desempeñando su trabajo en la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNDOC) hasta que finalizara su contrato en la organización internacional, que ha sido prorrogado hasta final de año, alargándose también con ello la situación de Pedraz.

Así las cosas, "se consideró necesario", a instancias del propio Pedraz, "articular alguna solución que paliara la referida situación", con el juez simultaneando los dos juzgados, teniendo en cuenta además "el volumen de asuntos que conoce el Juzgado de Instrucción Número 1 y la especial clase y complejidad del tipo de procedimientos que se siguen en estos juzgados centrales", según acuerdo de la Sala de Gobierno

Ante esta problemática, la Comisión Permanente del CGPJ acordó el 3 de junio cubrir la vacante del Juzgado Central de Instrucción Número 1 mediante una comisión de servicio con relevación de funciones desde el 1 de julio al 31 de diciembre de 2021, hasta la incorporación de De Jorge, una decisión que fue ratificada por la Sala de Gobierno convocando dicha plaza mediante un acuerdo del 7 de junio.

Trabajo pendiente

Una vez designado, el nuevo juez se hará cargo de las causas ya abiertas en el Juzgado de Instrucción Número 1 y de las que por los turnos de reparto y guardia le correspondan. Destaca el caso 'Soule', que investiga presuntos delitos de administración desleal, apropiación indebida y falsedad en documento mercantil en la gestión de Ángel María Villar como presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF).

En este juzgado también se sigue el rastro del dinero en la causa que investiga los fondos que habría recibido el ex embajador de España en Venezuela entre 2004 y 2007, Raúl Morodo, y su entorno familiar de la petrolera venezolana PDVSA.

Además, en el Juzgado Central número 1 ha recaído la investigación sobre una presunta estafa con criptomonedas que habría cometido la mercantil Algoritmhmics Group dejando un saldo de 300 afectados y 100 millones de euros estafados.

Ahora, Pedraz podrá dedicarse exclusivamente a los asuntos acumulados en el Juzgado Central de Instrucción Número 5, que indaga la parte de 'Gürtel' relativa a las llamadas comisiones finalistas, esto es, si los supuestos pagos realizados por empresarios al PP se habrían hecho a cambio de adjudicaciones concretas.