El nuevo ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, ha aprovechado sus primeras palabras tras recibir la cartera ministerial de manos de Arancha González Laya para enviar un mensaje conciliador a Marruecos, al subrayar que para España es el "gran vecino y amigo del sur".

"Con los vecinos del sur tenemos que reforzar aún más las relaciones, especialmente con Marruecos, nuestro gran vecino y amigo del sur", ha hecho hincapié el nuevo jefe de la diplomacia. Por su parta, Laya ha admitido que deja pendiente a su sucesor "el restablecimiento de relaciones plenas con nuestro vecino y socio Marruecos", si bien ha pedido que la crisis diplomática se resuelva "desde el respeto y la corresponsabilidad".

Albares también ha destacado las coincidencias entre el Gobierno español y la nueva Administración Biden y ha subrayado la necesidad de "responder al cambio climático", "ofrecer seguridad" y "hacer frente a los movimientos migratorios", para lo que, ha incidido, "hay que trabajar con nuestros aliados y amigos".

"Hay cosas que podemos hacer solos dentro del ministerio, pero tenemos que trabajar en equipo con otros ministerios", ha dicho, antes de subrayar que "hay que explicar al mundo que España es un lugar seguro para poder venir a pasar el verano". En este contexto, ha señalado que nuestro país "está a la cabeza del mundo en cifras de vacunación" contra el coronavirus.

Momento agridulce para Laya

Por su parte, la ya exministra de Exteriores ha deseado suerte a su sucesor y ha reconocido que el acto de traspaso de poderes era para ella "agridulce". "Dulce" por los logros del ministerio en estos meses, entre los que ha mencionado el pacto sobre Gibraltar, la reciente eliminación de aranceles con EEUU por más de 1.000 millones anuales, la "práctica vacunación" del personal del ministerio o la repatriación de más de 40.000 españoles en medio de la pandemia.

Pero también ha hecho hincapié en que su salida le deja un poso "amargo" por las tareas que no ha podido completar. En concreto, la reforma de la ley de cooperación al desarrollo, el nuevo reglamento de los diplomáticos cuando estaba "prácticamente listo para su adopción", o la estrategia de tecnología e innovación "que tanto interés ha suscitado en ambos lados del Atlántico" y que perfilaba el secretario de España Global, Manuel Muñiz, quien dimitió este domingo de su cargo antes de traspaso de cartera en Exteriores.

Al acto, que ha tenido lugar en el Patio Juan Sebastián Elcano del Palacio de Santa Cruz, se han acercado la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz; el nuevo responsable de Presidencia, Félix Bolaños, y el titular de Interior, Fernando Grande Marlaska.

También han acudido a arropar al nuevo jefe de la diplomacia española el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero; la exvicepresidenta económica Elena Salgado; la delegada del Gobierno en Madrid, Mercedes González; el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, y la presidenta de Red Eléctrica y ex ministra de Vivienda, Beatriz Corredor. Asimismo, han asistido al traspaso de carteras los extitulares de Asuntos Exteriores, Marcelino Oreja (UCD) y los 'populares' Ana Palacio y Josep Piqué.