El jefe de la diplomacia española, José Manuel Albares, solo mantiene al secretario de Estado para la Unión Europea, Juan González-Barba, en los puestos de alta dirección del ministerio. El nuevo ministro ha llevado al Consejo de Ministros tanto el cese de la secretaria de Estado de Asuntos Exteriores, Cristina Gallach, como de la secretaria de Estado de Cooperación Internacional, Ángeles Moreno, según informan fuentes diplomáticas a Vozpópuli.

Este periódico ya adelantó el sábado que Albares preparaba un cambio "a fondo" en la estructura orgánica del ministerio en el que, previsiblemente, saldrían la citada Gallach y la subsecretaria, Celsa Nuño. También se suprimió la Secretaría de Estado para la España Global que hasta el momento había dirigido Manuel Muñiz, quien no esperó a la toma de posesión de Albares como ministro para hacer pública su carta de renuncia, un hecho que causó sorpresa en el ministerio ya que se produjo en las últimas horas de Laya como ministra.

Así las cosas, Albares sólo mantiene al número tres de su predecesora. Las citadas fuentes ya habían adelantado a este periódico que el nuevo ministro se quería rodear "de gente de su máxima confianza" para lo que queda de legislatura.

En un primer momento confirmó la continuidad tanto de González-Barba como de Moreno, si bien esta última desempeñará a partir de ahora otra función, posiblemente como embajadora en alguna capital de prestigio.

Albares decidió cambiar de jefe de Gabinete la semana pasada. El Consejo de Ministros aprobó el cese del diplomático Camilo Villarinouna de las pocas personas que gestionó la llegada secreta del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, en abril a España y que provocó la crisis con Marruecos.

El sustituto de Villarino fue Diego Martínez Belío, quien ya ocupaba el puesto de jefe de Gabinete con González-Barba y que trabajó con Albares en Moncloa cuando este último dirigió la política internacional en Presidencia del Gobierno.