Nuevo roce en el seno del Gobierno de Madrid en esta ocasión por una reunión de Ignacio Aguado con representantes del Ministerio de Sanidad para tratar de desbloquear la petición de Madrid de que las farmacias de la región puedan realizar test de antígenos. Según fuentes cercanas al PP, la reunión ha sido "una decisión unilateral" y "sin informar" a nadie de la Consejería de Sanidad.

El mismo día en que el consejero Enrique Ruiz Escudero volvía a enviar una carta al ministro Salvador Illa para reiterarle que están a la espera de que Sanidad, después de 17 días, conteste a la petición de realizar los test en las farmacias madrileñas, el vicepresidente del Gobierno regional anunciaba que en la reunión que mantendrá este martes con representantes del departamento de Illa se podría "desbloquear" el problema.

Al encuentro, con el orden del día fundamental de saber si es posible que las farmacias lleven a cabo esas pruebas rápidas que son consideradas esenciales en la estrategia regional de lucha contra la pandemia, asistirán la secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón, y la directora de la Agencia del Medicamento, María Jesús Lamas, con Ignacio Aguado.

Según aseguran fuentes del PP a Vozpópuli se trata de una "reunión organizada de manera unilateral, sin contar con el criterio de la Consejeria de Sanidad", lo que ha provocado malestar en la parte 'popular' del Gobierno madrileño y que se llegue a interpretar como "una nueva deslaltad" en un momento en que parecía que las relaciones entre Ciudadanos y el PP dentro del Ejecutivo habían alcanzado una relativa estabilidad.

Por su parte, fuentes de la Consejería de Sanidad no valoraban el anuncio y cargaban las tintas en Illa: "El ministro se comprometió a una reunión técnica con nosotros para estudiar el proyecto, reunión que aún no se ha producido. Y seguimos esperando...". Las mismas fuentes prefirieron no comentar la no invitación de Aguado a nadie de la Consejería en la reunión.

"No está cerrado aún"

Fuentes oficiales de la Vicepresidencia de Ciudadanos, al ser consultados por la decisión, aseguraban que pese a que ya había sido enviada la agenda de previsiones en la que constaba la reunión de Aguado sin nadie de la Consejería, aseguraban que "esa parte no ha sido aún cerrada", dejando abierta la posibilidad a que finalmente fuera convocado algún representante de la Consejería de Escudero. 

Las relaciones entre PP y Ciudadanos han sido especialmente tensas en lo que llevamos de pandemia, aunque desde el mes de septiembre y octubre, cuando la segunda ola repuntaba en Madrid y Aguado abogaba por un cierre más estricto, los roces habían disminuido al mismo ritmo que las medidas aplicadas por la Consejería de Sanidad funcionaban y la curva se aplanaba. Ahora, y coincidiendo con el primer repunte en las cifras de contagios, la reunión por los antígenos ha vuelto a abrir viejas heridas.