Hacienda ha comunicado al Rey emérito la apertura de una inspección tributaria sobre sus últimas regularizaciones voluntarias.

La Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT) ha solicitado más información a Juan Carlos I sobre su declaración del mes de marzo, en la que abonó 4,4 millones de euros, incluyendo intereses de demora y recargos, las rentas correspondientes a gastos por viajes y servicios, según informa 'El Español'.

Con este movimiento, el Emérito buscaba ser eximido del delito fiscal. Sin embargo, aunque haya dejado España y se haya instalado en Emiratos Árabes, el ex jefe del Estado tiene la obligación de verificar el pago realizado y si este es completo.

La realizada el pasado mes de febrero fue la segunda regularización del Emérito. En diciembre ya desembolsó en Hacienda otros 678.393 euros por el caso de las transferencias irregulares del industrial mexicano Allen Sanginés-Krause.

En relación a de dónde proceden los 4,4 millones de la segunda regularización, se aseguró que tenían origen en amigos del exmonarca.

Comprobación de la regularización

Con esta petición de Hacienda se cumple lo que adelantó la ministra María Jesús Montero, que hace una semana aseveró que se estaba comprobando si la regularización de Juan Carlos I era completa y veraz, como debe hacerse con cualquier contribuyente.