España

La falta de personal amenaza con otro colapso en las prestaciones del SEPE y la Seguridad Social

Los sindicatos denuncian que la pandemia ha aflorado un déficit estructural de efectivos. Trabajo y Seguridad Social han recurrido a una filial de la semipública Tragsa para evitar el colapso total

La falta de personal amenaza con otro colapso en las prestaciones del SEPE y la Seguridad Social
La falta de personal amenaza con otro colapso en las prestaciones del SEPE y la Seguridad Social Europa Press

Se encargan de gestionar las prestaciones sociales, de abonar los subsidios por desempleo o de tramitar el pago de las pensiones. Pero la pandemia del coronavirus ha puesto al límite sus capacidades. Contactar telefónicamente con el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) o con algún departamento de la Seguridad Social ha sido -y es- una aventura que requiere buenas dosis de paciencia. Esta semana se ha retomado la atención presencial con un sistema de cita previa obligatoria que ralentiza los trámites. 

Pero los sindicatos denuncian que la avalancha de ERTE por parte de las empresas sólo ha sacado a la luz un déficit estructural de las plantillas de la Administración, que se viene arrastrando desde la anterior crisis económica. Alertan de que, una vez superado el pico de la pandemia, puede haber una segunda ola de saturación en las tramitaciones de ayudas y prestaciones por el previsible aumento de la carga de trabajo. 

La plantilla del SEPE -que ha perdido 3.000 efectivos en la última década- ha tenido que dar curso a niveles nunca antes vistos de expedientes temporales. Los últimos refuerzos de personal no parecen ser suficientes. "Con los 1.000 efectivos que han entrado ahora no hacemos nada", dice Françoise Calvo, responsable de UGT en el Ministerio de Trabajo. "Ahora hay que solucionar un montón de errores en el número de hijos o en los números de cuenta, por ejemplo. Y es muy laborioso", prosigue. 

La representante sindical asegura que muchas empresas no han mandado a tiempo las bajas y que, a partir de ahora, comenzarán a aflorar más casos de cobros indebidos donde habrá que reclamar los importes abonados a los ciudadanos. El Gobierno simplificó el trámite para reconocer las prestaciones por desempleo, permitiendo a los funcionarios dictar resoluciones provisionales que se deben someter a un examen posterior. 

Como broche, recuerda, "cuando el Estado deje de pagar las cotizaciones a las empresas en septiembre u octubre, muchos de los ERTE se van a convertir en ERE". Y ahí puede haber un nuevo cuello de botella como el que ha hecho que miles de ciudadanos pasasen meses sin ver entrar un euro en su cuenta. De momento, ante la avalancha de peticiones de cita previa, muchos trámites se siguen realizando por teléfono o a través de correo electrónico

"Falta de planificación"

"Es verdad que vivimos una situación extraordinaria como consecuencia de la crisis sanitaria, pero la falta de planificación sobre el empleo público nos ha hecho llegar a una situación límite", abunda José Manuel Vera, responsable de CCOO en la AGE. "En diez años hemos perdido en la Administración General del Estado cerca de 40.000 efectivos", denuncia. Y en los próximos cinco años está previsto que salga otro 25% por jubilaciones

En la Seguridad Social también cunde el temor al colapso. Hace diez años tenía unos 30.000 trabajadores y ahora cuenta con 24.400. El 76% de sus empleados tiene 50 años o más. En sus manos está la gestión de las pensiones. Ahora el Gobierno ha intentado traspasarles la gestión de las clases pasivas. Y tendrán además que tramitar los millones de peticiones del Ingreso Mínimo Vital (IMV), aprobado el pasado mes de junio y que puede acabar cobrando 1,2 millones de personas. 

El Ministro de Seguridad Social, Inclusión y Migraciones, José Luis Escrivá, en el Congreso.
El Ministro de Seguridad Social, Inclusión y Migraciones, José Luis Escrivá, en el Congreso. EFE

"La aplicación de la medida ha desbordado lo que sería un procedimiento prudente de instauración de la nueva prestación. Se ha hecho al margen de los empleados y de las entidades gestoras. Se ha metido con calzador y la digestión de esa tramitación está siendo muy compleja. Entra mucho papel y se resuelve muy poco", resume Martín Lanzas, portavoz del sindicato UGT en la Seguridad Social. Hasta este jueves se han registrado unas 510.000 peticiones, según cifras ofrecidas por el ministro. 

En lugar de contratar interinos, el departamento de José Luis Escrivá ha subcontratado a una filial de la empresa semipública Tragsa para gestionar los trámites y atender las consultas. También lo hizo el ministerio de Yolanda Díaz para agilizar algunos trámites.   

Las dificultades se extienden por todo el territorio. En muchas oficinas de la administración periférica (las delegaciones de organismos estatales en las provincias) los sistemas de cita previa tienen que ser bloqueados artificialmente ante la falta de funcionarios para atender presencialmente a los ciudadanos. En algunas zonas de Cataluña o del PaísVasco hay servicios famélicos, donde las relaciones de puestos llevan tiempo repletas de vacantes que la Administración se ve incapaz de llenar. La falta de incentivos en comparación con los puestos administraciones autonómicas son una de las razones. 

¿Qué solución hay?

"Como no se atiende presencialmente sin cita previa, la atención se está dilatando", reconoce Lanzas. "No se puede estar tres meses para que te atiendan. Y eso genera sufrimiento y frustración", añade. Aunque si la situación no tiene visos de mejorar en el corto plazo, ¿existe margen para solventar el problema? 

"A lo mejor se podrían ampliar horarios y empezar a atender a las 8 de la mañana y acabar a las 15 horas", propone Carlos Felipe Chamorro, miembro del sindicato CSIF,destinado en la Agencia Tributaria. "Por parte de los trabajadores públicos, creo que ahora se ha demostrado que hemos puesto toda nuestra voluntad y nuestros medios", añade. Muchos han trabajado desde casa con sus propios ordenadores. Ahora mismo ya se ha reincorporado a su puesto presencial más del doble de los que siguen desempeñando su labor desde el domicilio.

Imagen de la AEAT.
Imagen de la AEAT. Efe

"Si hay que contratar personal interino hasta que se cubran, perfecto. Pero si tardan más de tres años en hacer efectivas las OPE, no sirve de nada", remata Vera en referencia a las ofertas de empleo pactadas en 2018 y 2019. "Si el Gobierno no reacciona, evidentemente las organizaciones sindicales tendrán que tomar medidas muy contundentes frente a un colapso de gestión, que es lo que se nos viene encima. La pregunta es si todavía estamos en un punto de solución o en un punto de no retorno", concluye Lanzas. 

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba