"Prefiero que Iglesias me llame fascista a que me aplauda". Con estas palabras ha concluido el presidente de Vox, Santiago Abascal, el planteamiento de Julián Quirós, director de ABC, sobre qué etiqueta se le podía atribuir a su partido.

"Vox es un partido estrictamente español que, en el marco de la UE, está integrado en el grupo ECR con Fratelli de Italia y donde posiblemente acabe el partido de Viktor Orban. ¿Quiere decir que nos identifiquemos con todas las políticas del resto? Ya le digo que con el partido conservador británico en el tema de Gibraltar... No", ha comentado.

Según Abascal, Vox es un "fenómeno genuinamente patriótico que nació para defender la unidad nacional". "En 2017, cuando los actos empezaban a llenarse di un mitin en Oviedo y un simpatizante dijo que ya era hora de que Vox dijese que era un partido liberal conservador", ha recordado en la entrevista recogida por Vozpópuli.

"Pero pregunté a los presentes quién se identificaba con uno y otro concepto y con otros más y cada uno levantaba la mano o la bajaba cuando quería", ha añadido. "La señora pensionista que nos vota no está pensando en esos debates. Son debates de los frikis que estamos en política y de los catedráticos de Políticas", ha apuntado.

"Las etiquetas no representan a los votantes"

Para Abascal "Vox es un partido que no tiene complejos". "No evitamos elegir una etiqueta por miedo, sino porque las etiquetas no representan a nuestros votantes", ha dicho.

El dirigente del partido ha asegurado que "me preocuparía más que Iglesias hiciera alabanzas a mis discursos en el Congreso como hizo con Pablo Casado" porque, dice, "Iglesias es siniestro". "Prefiero que me llame fascista a que me aplauda", ha zanjado.

Abascal sostiene que Vox "ha puesto sobre el tapete todos esos asuntos donde la izquierda se sentía victoriosa y ya no se podía debatir so pena que te llamasen fascista etc.". "Las etiquetas de la izquierda son medallas para nosotros porque defendemos a muchos españoles que estaban silenciados. Cuando Sánchez dice que hemos superado una línea es porque estamos haciendo debatir y entonces dicen que hay incitación al odio. Pero no nos asustamos, van a tener que echarnos encima a muchos jueces corruptos y fiscales para amordazarnos", ha advertido.

Abascal no descarta amenazas "autoinflingidas"

Sobre la posibilidad de que haya algún intento de ilegalizar Vox, Abascal no lo descarta. "Es algo que algunos tienen en la cabeza, no hay que dar ningún escenario por descartado. En Venezuela decían que no se iban a convertir en Cuba. La libertad, el orden, la ley y el régimen constitucional son elementos preciosos pero frágiles. No están a salvo para siempre, existe un riesgo de pérdida de libertades que ya figura en la hoja de ruta de algunos", ha señalado.

El director de ABC también ha preguntado por las amenazas a dirigentes del Gobierno en los últimos días. "¿Se las cree?", ha lanzado. "Sería una irresponsabilidad que yo determinará si las amenazas son reales o no. Pero sí afirmo con rotundidad que tengo toda la desconfianza hacia este Gobierno que tanto ha mentido. No tiene ningún crédito para nosotros. ¿Cómo vamos a creer a los que dicen que los adoquines de Vallecas los lanzamos nosotros?", ha preguntado.

"Podría ser que sean ciertas, queremos llegar a esta el final, si hay algún individuo que las ha perpetrado lo sabremos y actuaremos en consecuencia. Si las amenazas son autoinflingidas también iremos hasta el final", ha insistido.  Duda de lo que dice el Ejecutivo, afirmando que más parece "un montaje de la izquierda ante las encuestas que pronostican una derrota histórica".