José Luis Ábalos ha salido reforzado de la operación Granada ante la inminente remodelación de Gobierno que ultima Pedro Sánchez. El PSOE ha recuperado la alcaldía de la capital andaluza tras sumar el apoyo de sus concejales, los de Unidas Podemos y dos ediles de Ciudadanos. Ábalos ha felicitado personalmente al nuevo alcalde socialista Francisco Cuenca, ya que el ministro de Transportes se encontraba en Granada para participar en una inauguración.

Ábalos ha supervisado una operación en la que el nuevo líder del PSOE andaluz, Juan Espadas, y el diputado por Andalucía Alfonso Rodríguez Gómez de Celis han liderado las negociaciones, según ha sabido Vozpópuli. Tanto Espadas como Gómez de Celis mantienen muy buena relación con el exalcalde de Granada, Luis Salvador. El edil de Ciudadanos ha desoído a la dirección nacional del partido naranja, que defendía el pacto con el PP. Salvador ha sido alcalde de Granada durante dos años, y militó en el PSOE antes de dar el salto a la formación naranja.

Salvador sostiene que no va a ser teniente de alcalde ni va a estar en el equipo de Gobierno del PSOE, pero fuentes de su entorno aseguran que seguirá vinculado a la política municipal. El voto afirmativo de los dos concejales de Ciudadanos, según estas fuentes, buscaba precisamente influir en el nuevo consistorio socialista. La cúpula del partido naranja ha abierto expediente de expulsión a Salvador.

Ábalos se afianza

El futuro del secretario de Organización del PSOE y ministro de Transportes, tanto en el partido como en el Gobierno, ha sido cuestionado en el pasado. Algunas corrientes han querido empujarlo fuera de la ejecutiva socialista y del núcleo duro del Consejo de Ministros. Su ristra de versiones contradictorias por su papel en la escala de la vicepresidenta venezolana Delcy Rodríguez en España, que desveló este diario, y más recientemente el fiasco de la moción de censura en Murcia debilitaron su posición.

Voces del PSOE atribuyen al director de Gabinete, Iván Redondo, maniobras para mover Ábalos la silla de la secretaría de Organización. Ambos niegan una mala relación, pero se han producido imágenes y situaciones sorprendentes en los últimos meses.

El PSOE de Madrid ha lamentado la injerencia de Redondo -que no es del partido- en las elecciones del 4-M. Y también fue sorprendente su presencia en Cataluña y el agradecimiento expreso de Salvador Illa tras la victoria del PSC en las autonómicas de febrero.

Fuentes consultadas por Vozpópuli reconocen que Ábalos ha recuperado la confianza del presidente Sánchez tras el éxito de las primarias andaluzas y casos como el de Granada. Este diario ha informado de que las quinielas de Sánchez sitúan a Ábalos en el Ministerio de Defensa en la inminente remodelación del Consejo de Ministros. Pero tampoco se descarta que siga en Transportes, que es una cartera clave de la gestión territorial del PSOE.

El congreso del PSOE

El Ministerio de Transportes (Fomento) es la cartera tradicional de los secretarios de Organización como Ábalos. Este Ministerio les permite recorrer el territorio y muchas veces apagar los múltiples incendios que se producen a nivel de partido en comunidades y provincias.

De hecho, Ábalos ha intensificado su agenda autonómica en los últimos meses para pacificar el partido. El número tres del PSOE trata de apagar los incendios orgánicos de cara al congreso federal del PSOE en octubre y los diversos congresos regionales que tendrán lugar a finales de año. Ferraz no quiere otras primarias como las de Andalucía y busca soluciones de consenso en todos los territorios en los que se espera batalla.

Los viajes de Ábalos, según otras fuentes del partido, le están sirviendo también como "campaña personal" para afianzarse. "Está en campaña personal y por eso estas visitas son importantes para él", dicen desde el PSOE.