El Sindicato Unificado de Policía (SUP) y la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) han mantenido una reunión en Barcelona con representantes del Partido Popular para proyectar un 'plan de choque' con nuevas medidas para los agentes destinados en Cataluña. Entre otros, solicitan que se implementen medidas económicas y sociolaborales para "mitigar tanto la pérdida de poder adquisitivo como la elevada presión social que soportan por parte de sectores independentistas".

Los representantes del sindicato se han reunido con las dos portavoces del Partido Popular en las Comisiones de Interior y de Sanidad del Congreso de los Diputados, Ana Vázquez y Carmen Riolobos. "Tanto SUP como AUGC buscan una actualización de complementos retributivos que palíen el elevado coste de vida en la demarcación policial urbana y las dificultades de la prestación del servicio en entornos rurales con peor comunicación", señalan. A su juicio, los bolsillos de los agentes sufren ante el "incremento del precio de la vivienda" y "del resto de variables que contribuyen a que el coste de vida al que deben hacer frente los agentes sea cada vez mayor".

"Las medidas propuestas recogen reivindicaciones de mejoras en el ámbito sociolaboral, teniendo en cuenta el incremento objetivo de la presión sufrida por los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en Cataluña desde hace varios años por su papel en el auxilio de jueces y fiscales en cumplimiento de diferentes instrucciones que, por parte de un concreto sector de la sociedad, han desencadenado una campaña de señalamiento y acoso contra los profesionales de ambos Cuerpos", señalan los representantes de SUP y AUGC.

Las reivindicaciones

El 'plan de choque' incluye un incremento de la territorialidad que perciben mensualmente en sus nóminas los policías nacionales: "La actual cifra (unos 56 euros en Barcelona y algo más de 42 en el resto de plantillas) es claramente insuficiente en una Comunidad Autónoma en la que el IPC ha crecido estos años por encima de la media nacional". También se pide que "la baremación del expediente de los policías por su destino en las plantillas de Cataluña, estimulando así la estabilidad en esas provincias por las expectativas profesionales futuras que se generan" y que se lance un programa de "acción social que financie ayudas en alquiler y compra de viviendas". Por último, que se cree un "permiso especial" para los agentes destinados en la región que compense "la mayor presión social".

AUGC, por su parte, ha manifestado su "preocupación" por las medidas que está adoptando el actual Gobierno "en cuanto a las políticas de personal en la Guardia Civil": "Unas decisiones que afectan a los pluses por los nocturnos y festivos en la productividad". Sobre la situación de los agentes en Cataluña, inciden en "el elevado coste social" que supone la vida en la región. Y añaden: " AUGC ha realizado un sondeo entre los guardias civiles, estimándose que cerca de un 30% de los agentes que prestan servicio en esta Comunidad Autónoma tienen intención de irse destinados fuera de Cataluña por motivos de presión social". Por eso piden la creación de un "complemento salarial de especial singularidad" y la concesión de un mayor número de días de permiso y vacaciones.

Policías y guardias civiles han planteado, por último, que se tramite una ley que "ponga fin al copago farmacéutico para acabar con la desigualdad a la hora de acceder a medicamentos", que afecta principalmente a los pensionistas de clases pasivas del Estado que pertenecen a ISFAS y MUFACE.