Caso Acuamed

El juez señala al 'capo' de Acuamed como “persona de máxima confianza” de Cañete

El instructor de la Audiencia Nacional Eloy Velasco hace dicha afirmación en el auto donde archiva la causa contra el que fuera número tres de Soraya Sáenz de Santamaría, Federico Ramos.

El juez Velasco archiva la imputación contra el ex número 3 de Sáenz de Santamaría
El juez Velasco archiva la imputación contra el ex número 3 de Sáenz de Santamaría EFE

Si el presunto 'capo' de la mafia del agua, el director general de Acuamed, Arcadio Mateo, amedrentaba a sus subordinados era gracias a que tenía aunaba mucho poder en su persona y era del círculo de “máxima confianza” del ex ministro de Agricultura del Partido Popular, Miguel Arias Cañete.

El titular del Juzgado Central de Instrucción Número 6 de la Audiencia Nacional, el juez Eloy Velasco, ha dictado un auto donde archiva la causa abierta contra el que fuera subsecretario de Presidencia y exsecretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos y la directora general del Agua Liana Sandra Ardiles ya que ninguno de los dos tenían respecto de Acuamed "reales funciones ejecutivas" o contacto directo con los expedientes o contratistas de las diferentes obras. 

En la resolución, dictada en el marco de la investigación sobre la trama de adjudicaciones fraudulentas a través de la empresa estatal Aguas de las Cuencas Mediterráneas (Acuamed), el instructor explica que “era el director Arcadio Mateo quien, con ayuda de ciertos cargos y empleados públicos conniventes, puso en marcha un plan sistemático para cerciorarse de que las adjudicaciones contractuales públicas, su ejecución, modificados y liquidación de obra, en sus términos principales, quedaran a merced de su voluntad, con fines alejados del interés común”.

Fallo de los controles

El magistrado Velasco añade que aunque “puede ser cierto que fallaran controles, lo hicieron por y gracias principalmente a la actitud fraudulenta de Arcadio Mateo, persona de mayor confianza del entonces ministro respecto a los dos aquí enjuiciados, pues Mateo consiguió que quitara a Liana Sandra Ardiles la presidencia de Acuamed, mientras que Federico Ramos de Armas no consiguió la destitución de Arcadio Mateo cuando se lo pidió”.

Por su parte, Federico Ramos presentó su dimisión días después de conocerse que estaba siendo investigado por hechos relacionados con su etapa como secretario de Estado de Medio Ambiente. El que fuera número 3 de Soraya Sáenz de Santamaría se vio involucrado en el caso Acuamed después de que varios exempleados de la empresa pública aseguraran al juez que participó en una presunta reunión con FCC en la que se pactó una "compensación indebida" de 40 millones de euros a la constructora en el expediente de la Desaladora del Bajo Almanzora (Almería), que luego se consignó en los presupuestos de 2015. Esas revelaciones le llevaron a dimitir de su cargo el 22 de enero antes de ser imputado con el objeto, según indicó en un comunicado, de defender su "honorabilidad y el estricto cumplimiento de la legalidad".

En un auto hecho público este miércoles el juez rectifica y precisa que no se ha constatado, "con el grado de certeza que se precisa en la jurisdicción penal", una actuación que conlleve responsabilidades penales. 

"Su intervención en la gestión diaria era residual, episódica y no estratégica", constata el magistrado que carga contra el presidente de Acuamed, Arcadio Mateo. En el auto, también asegura el juez que ni Ramos ni Ardiles participaron en la destitución de aquellos técnicos que no se plegaban a "ciertos designios irregulares" en contra de los intereses y los dineros públicos.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba