España

¿Puede negarse el Gobierno al control del Congreso?: "No querer someterse es autoritarismo puro y duro"

El Ejecutivo en funciones argumenta su negativa a no someterse a un control parlamentario a "que no puede porque el Congreso no le ha otorgado su confianza", algo que no puede ni debe hacer, según expertos consultados por 'Vozpópuli'.

El presidente del Congreso de los Diputados, Patxi López
El presidente del Congreso de los Diputados, Patxi López EFE

"El Gobierno dice que tomará decisiones pero sin estar sometido a ningún control porque nadie lo ha elegido. Es autoritarismo puro y duro, desde el punto de vista democrático es una decisión muy peligrosa". Así de claro se ha pronunciado el catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Sevilla, José María Morales, en declaraciones a Vozpópuli tras el rifirrafe entre el Ejecutivo en funciones y el Congreso de los Diputados tras negarse el Gobierno de Mariano Rajoy a someterse a un control parlamentario. 

"No podemos someternos a las iniciativas de control por parte de una Cámara que no ha otorgado su confianza al Gobierno en funciones", explicaba el secretario de Estado José Luis Ayllón, en rueda de prensa el pasado jueves. De esta forma el Gobierno argumenta su negativa a las peticiones de comparecencia registradas en el Cámara Baja como la comparecencia del ministro de Defensa, Pedro Morenés, planteada la semana pasada. Acto seguido, el presidente de la Cámara Baja, Patxi López, pidió por carta a Soraya Sáenz de Santamaría que acepte este 'control' para evitar un "conflicto institucional grave".

"Cuando hay un Gobierno que carece de legitimidad y tiene que tomar una decisión nueva, esa tiene que estar sometida antes o después a control", apunta Morales

¿Puede negarse el Gobierno al control del Congreso? Según este experto constitucionalista "ni legal ni constitucionalmente". El artículo 26 del Gobierno dice textualmente que "todos los actos y omisiones del Gobierno están sometidos al control político de las Cortes Generales". El Ejecutivo, por su parte, se basa en un escrito que está fundamentado en un informe elaborado por los servicios jurídicos del Gobierno, algo que para Morales es extraño ya que no sabe "cómo ese informe habrá salvado la declaración expresa de ese artículo".

"Todos los actos y omisiones del Gobierno están sometidos al control político de las Cortes Generales. Esa norma es muy clara. Pero también por la propia lógica del sistema. Si el nuestro es un sistema parlamentario y el Gobierno tiene la legitimación que le viene del Congreso cuando inviste al presidente y el Ejecutivo está en funciones porque no ha sido investido, el único que tiene legitimidad democrática es el Congreso", aclara el catedrático de Derecho Consitucional.

Respecto a las facultades con las que cuenta un Gobierno en funciones, hay que remitirse al artículo 21 de la Ley del Gobierno que dice expresamente que "facilitará el normal desarrollo del proceso de formación del nuevo Gobierno y el traspaso de poderes al mismo y limitará su gestión al despacho ordinario de los asuntos públicos, absteniéndose de adoptar, salvo casos de urgencia debidamente acreditados o por razones de interés general cuya acreditación expresa así lo justifique, cualesquiera otras medidas". Para Morales con esta ley "cuando hay un Gobierno que carece de legitimidad y tiene que tomar una decisión nueva, esa tiene que estar sometida antes o después al control parlamentario, el único órgano que a día de hoy ha sido elegido".

Por su parte la catedrática de Derecho Constitucional en la Universidad Autonóma de Barcelona, Teresa Freixes, matiza que la Ley del Gobierno regula "lo que puede y no puede hacer" dentro de sus funciones: "El Ejecutivo sí puede someterse al control parlamentario porque no está entre lo que se le prohíbe que haga". Y va más allá al señalar que sería "conveniente que lo hiciera": "De lo contrario quedaría exento de control y el Gobierno nunca debe estarlo". No obstante, explica que en esta normativa se "habla del Ejecutivo como un órgano complejo, ya que dentro de él hay muchas personas. Lo que pongo en duda es que el parlamento pueda obligar a un miembro en concreto a acudir". 

La única vía posible ante lo que se llama un "conflicto de atribuciones" es llevarlo ante el Tribunal Constitucional

"Poco o nada democrático"

"No tiene sentido que no se quieran someter al control parlamentario porque el argumento que dan es muy peligroso desde el punto de vista del funcionamiento democrático", apunta Morales que cree que sería algo "poco o nada democrático". "Ellos lo que dicen es que como hay un Gobierno en funciones y no ha sido elegido por la Cámara Baja, no responderán ante este Congreso y pueden tomar la decisión que quieran sin estar sometidos a él. Es una decisión que roza el autoritarismo", señala el experto en Derecho Constitucional. Y además señala que tendrían que hacer justamente lo contrario.

Para José María Morales la única vía posible ante lo que se llama un "conflicto de atribuciones" -sólo puede plantearlo, el Congreso, el Senado, el CGPJ y el Gobierno- es llevarlo ante el Tribunal Constitucional tal y como ha planteado Patxi López. "Es la única solución cuando se está excediendo en sus competencias constitucionales", concluye José María Morales. 

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba