Los movimientos de las 'tarjetas black' de Rodrigo Rato van a ser rastreadas por segunda vez. Después de que el titular del Juzgado Central de Instrucción número 4, Fernando Andreu, haya mandado al banquillo al expresidente de Bankia por el uso que hizo de sus dos 'visas opacas', ahora es su colega Antonio Serrano-Arnal el que ha incluido los polémicos 'plásticos' en la investigación que sigue por el origen de su patrimonio. El magistrado reclamó a la entidad todos los detalles que tuviera sobre tarjetas, cuentas corrientes, avales, 'leasing' y cualquier producto financiero que figurasen en sus archivos a nombre del político, al de varios familiares y al de las numerosas empresas de su entramado societario. Entre ellas aparecen las 'Visas Business oro' número 4918039021550786 y 491803925420924 con las que dilapidó los cerca de 100.000 euros por los que la Fiscalía Anticorrupción le pide cuatro años y medio de cárcel.

Además de las dos 'visa Business oro' investigadas en el sumario de las 'Black', Bankia respondía por los gastos de otras dos tarjetas que tenían a Rato como beneficiario

La entrada de estas dos 'tarjetas black' en el sumario que instruye el titular del Juzgado de Instrucción número 31 de Madrid se produce después de que el pasado 25 de septiembre de 2015 el magistrado Serrano-Arnal solicitase a Bankia todas las "operaciones de crédito que se hubiera detectado a empresas o personas relacionadas con Rodrigo Rato". En concreto, el juez reclamaba información tanto de cuentas corrientes como de avales, créditos, operaciones de 'leasing', avales y tarjetas a nombre tanto del político, como de su primera mujer, María Ángeles Alarcó, y dos de los tres hijos de ambos, y una treinta de mercantiles en las que el político tiene y ha tenido en algún momento algún tipo de relación accionarial.

En concreto, el juez Serrano-Arnal reclamaba "las condiciones de concesión de las operaciones", tanto el importe de las mismas, como los plazos de vencimiento, la identidad de los titulares y las garantías presentadas, así como la "situación actual", en referencia a "deudas pendientes, importes amortizados, cantidades pendiente de pago aún vencidas, importes pendientes de pago sí vencidos, fechas de vencimientos de éstos etc". La respuesta llegó un mes después en formato de cuadros Excel, entre los que se detalla la existencia de nueve cuentas corrientes, una docena de avales, cuatro operaciones de 'leasing' y 34 tarjetas de crédito. De ellas, 15 figuran a nombre Rodrigo Rato como titular del contrato de las mismas o como beneficiario. Entre estas últimas aparecen las dos tarjetas 'Business oro' emitidas por Bankia que han llevado al banquillo al político por el caso de las 'tarjetas black'.

Las otras tarjetas a cargo de Bankia

El listado remitido por Bankia al juez Serrano-Arnal incluye otras dos tarjetas 'Visa Business Oro' de las que el titular del contrato -y, por tanto, quien respondía de los gastos- era la propia entidad financiera mientras que el beneficiario era su entonces presidente. Una de ellas con un límite de hasta 30.000 euros. Además, aparecen otras seis 'visas' a su nombre como titular y beneficiario. De ellas, dos eran también 'Business Oro', otras dos 'Visa Classic' y las dos últimas de las que se usan para el pago de peajes. Además, el expresidente de Bankia figura como titular de otras cinco tarjetas que, sin embargo, no estaban a su nombre, sino al de su hija, Gela Rato Alarcó. En este caso, todas ellas eran 'Visa Classic', dos de las cuales figuran como "robadas" con sólo tres meses de diferencia. Al nombre de ella figura otro 'plástico'.

Bankia también ha remitido al juez Serrano-Arnal datos sobre las 'visas' de la ex mujer y una hija de Rato, y de cuatro empresas con vinculaciones con el político

El juez Serrano-Arnal también ha recibido los datos de ocho tarjetas de Bankia que en algún momento han estado a nombre de la primera mujer de Rato, María Ángeles Alarcó. Así, aparecen dos cuyo titular de contrato era la sociedad pública Turismo de Madrid donde ella ocupaba el cargo de consejera delegada, ambas 'Business Plata', una de ellas denunciada como robada. También aparecen dos 'American Express', una 'Business Oro', otra 'Plata' y una 'Visa Classic', todas ellas ya canceladas o bloqueadas. Además, constan otras nueve tarjetas a nombre de cuatro empresas con alguna vinculación con el ex presidente de Bankia. En concreto, cinco 'visas' de Algaenergy SA (una sociedad en la que el financiero tenía una participación a través de la empresa Arada), una de Aurosur SL (una de las mercantiles utilizadas por Rato para donar fondos a sus tres hijos), otra al de Habitats del Golf SL, una más al de Terrenys Beguda Alta SL (estas dos implicadas en un frustrado 'pelotazo' con el campo de fútbol del Valencia CF), y la última al de Guide Brigde Capital SL (el fondo buitre que creó con otros directivos tras dejar Bankia en 2012). De todas ellas, cinco siguen estando activas

ALCOHOL, BOLSOS Y FIESTAS

El extracto de los cargos de las dos tarjetas 'black' que tuvo Rodrigo Rato mientras fue presidente de Caja Madrid y Bankia revelan gastos muy personales. Así, el cargo más abultado fueron los 3.547 euros que hizo el 27 de marzo de 2011 bajo el llamativo concepto de 'venta bebidas alcohólicas'. El segundo más elevado fueron 2.500 euros en una 'Bazar' el 11 de diciembre de 2010, días después de la creación de Bankia. El tercero, casi 1.500 euros en billetes de avión el 4 de septiembre de 2011. También son significativas las extracciones de dinero en metálico, siempre de 1.000 en 1.000 euros, hasta sumar un total de 17.000 euros. La última vez que acudió con su 'black' a un cajero fue el 5 de mayo de 2012, sólo dos días antes de dimitir como presidente de Bankia. También figuraban cargos por un total de 2.276 euros bajo el epígrafe de 'Club, Salas, Fiesta, Pub, Discoteca', más de 2.000 euros en una agencia de viajes especializada en viajes de esquí, más de 1.300 euros en una tienda de lámparas de diseño, 800 euros en la tienda Loewe en plenas Navidades de 2010, 800 euros en una marisquería y 300 euros en cortes de pelo. El ex vicepresidente del Gobierno del PP ya ha restituido la casi totalidad de los más de 99.000 euros que gastó con ellas. Le quedan sólo 217 euros que devolver. Pese a ello, la Fiscalía Anticorrupción pide cuatro años y medio de cárcel para él