Independencia de Cataluña

Felipe VI se topa con Tabarnia en su esperado regreso a Cataluña

Felipe VI regresa a Barcelona seis meses después de su última visita. La presencia del Rey en Cataluña coincide con la primera manifestación de Tabarnia, prevista para el día 25

Fotografía de archivo del Rey Felipe VI
Fotografía de archivo del Rey Felipe VI EFE

Felipe VI vuelve a Cataluña, después de seis meses sin pisar esa comunidad. Lo hará con motivo del Mobile World Congress, el gran cónclave tecnológico que congrega a las empresas punteras del sector. Una cita a la que el Rey no quiere faltar. Este año, además, la presencia de don Felipe en Barcelona coincide con la primera gran manifestación organizada por Tabarnia, el movimiento antisecesionista que ha decidido salir a la calle para hacerse visible a la 'mayoría silenciada'. Albert Boadella, 'presidente en el exilio' de esta combativa entidad, animó a los ciudadanos de Cataluña a participar en esta iniciativa en defensa de la libertad. 

El Rey llegará el día 25 para asistir, previsiblemente, a la cena de bienvenida a los organizadores y participantes. Ese mismo día, los catalanes están convocados por Tabarnia, el alter ego de la Cataluña separatista, para tomar parte en su primera gran movilización. Coincidencia en la fecha y en el espíritu democrático. 

La última vez que Felipe VI puso el pie en Barcelona fue para asistir a la manifestación por las víctimas de los atentados yihadistas de las Ramblas y Cambrils. Una encerrona. Un aquelarre contra la Corona, España, el Estado y la Constitución, organizado por la ANC, cuyo jefe está ahora en en la cárcel por su complicidad en el 'procés' y sus derivados. Tan prolongada ausencia fue decisión personal del Rey. Primero, por lo ocurrido en torno al referéndum ilegal y luego, por las elecciones. 

Sí se escuchó su voz el 3 de octubre, cuando pronunció el discurso más importante de su aún breve reinado. Sus palabras fueron el acicate para que por dos veces, cientos de miles de catalanes salieran a la calle a clamar contra el independentismo totalitario y en defensa de la unidad de España. 

La inestabilidad política de la región y la hostilidad manifiesta del Ayuntamiento de Ada Colau puso en grave riesgo la continuidad de Barcelona como sede del gran salón de los móviles. Presiones del mundo económico y empresarial forzaron a una cambio de criterio a la alcaldesa, que se movilizó finalmente, junto a las fuerzas políticas nacionales y autonómicas para transmitir una sensación de tranquilidad a sus poderosos huéspedes. 

La fotografía más polémica

Don Felipe estuvo acompañado, en la ceremonia inaugural del pasado año, por Carles Puigemont, el entonces presidente de la Generalitat, ahora prófugo de la Justicia. En aquella ocasión se registró la famosa fotografía de Oriol Junqueras, por entonces vicepresidente del 'Govern', posando su mano sobre el hombro de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. Fue el símbolo gráfico de la denominada 'Operación diálogo', que derivó en fracaso.

En esta oportunidad no se ha desvelado aún qué miembro del Gobierno acompañará a Su Majestad, aunque se supone que será la propia Santamaría, quien ejerce de presidenta de la Generalitat a raíz de la aplicación del artículo 155. Quien no podrá asistir será Junqueras, en la cárcel de Estremera desde hace más de cien días, ni miembro alguno del antiguo Ejecutivo catalán. 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba