Caso Púnica

El juez de Púnica atribuye a Pedro Antonio Sánchez la comisión de tres delitos

El juez admite que el contrato para mejorar su imagen en internet que se iba a pagar con dinero público no se llegó a realizar, pero que ello no impide que se le pueda imputar un delito de fraude, cohecho y revelación de información reservada. Pedro Antonio Sánchez está aforado ante el Tribunal Superior de Justicia de Murcia, órgano que deberá decidir si lo imputa por el caso Púnica.

Pedro Antonio Sánchez se atornilla en Murcia
Pedro Antonio Sánchez se atornilla en Murcia

La Audiencia Nacional pide al Tribunal Superior de Justicia de la Región de Murcia (TSJM) que impute a su todavía presidente regional. El titular del Juzgado Central de Instrucción Número 6, el magistrado Eloy Velasco, ha elevado este lunes al TSJM una exposición razonada con los indicios existentes en la trama Púnica contra el exconsejero de Educación y actual presidente de la Comunidad, Pedro Antonio Sánchez, por delitos de fraude, cohecho y revelación de información reservada. El juez ha pedido al órgano competente que abra una causa penal contra el dirigente popular sin que la Fiscalía apreciase indicios de delitos contra el mismo.

En cambio, en su exposición razonada, de 32 páginas, el magistrado detalla todos los indicios de la presunta concertación del aforado Pedro Antonio Sánchez con el informático experto en reputación en Internet Alejandro de Pedro para “limpiar” con dinero público su imagen en las redes sociales con motivo de su campaña para las elecciones a la Presidencia de la Región de Murcia, “lastimando los intereses de la Administración Pública, que no debe correr con semejantes gastos particulares”.

Velasco explica que en la fecha de los hechos, junio de 2014, el dirigente del PP era el consejero de Educación y se concertó con De Pedro para limpiar la “inconveniente imagen que podría dar ante el partido y la sociedad” dada la cantidad de investigaciones penales a las que había y estaba siendo sometido por su actuación pública, todo ello con el objetivo de presentarse a presidir el Gobierno Autonómico, “como finalmente consiguió”.

Según el juez, esas campañas de limpieza de imagen “no las sufragó con su dinero particular, ni lo hizo personal al servicio de su cargo público de su Gabinete de Prensa, pues no está entre sus labores acondicionar la imagen privada de la persona, y él era consciente”, sino que lo empezó a conseguir a través de los trabajos de empleados de las empresas de De Pedro: EICO/Madiva.

“Prueba del concierto de las voluntades fueron al menos cuatro reuniones presenciales, muchas de ellas realizadas en entornos no públicos y ni siquiera en Murcia, donde estaba la sede de la Consjería, de forma convincente y cuasi clandestina que realizó Pedro Antonio Sánchez personalmente, en las que encargó a personas de su entorno -trasladando información entonces no divulgable sobre extremos reservados de la Administración- y las comunicaciones técnicas, directas e intermediadas con empleados de su Gabinete, que le llevaron a preparar y aceptar las condiciones definitivas de la dádiva en trabajo reputacionales -que se iniciaron por parte de emplados de EICO/Madiva- que iba a conseguir a cambio de que después otorgara contratos públicos de formación de su Consejería”, recalca Velasco.

Dichos trabajos, continúa el instructor, se empezaron a realizar como adelanto de una futura adjudicación “hinchada” en contratos públicos de formación que aquel adjudicaría a empresas vinculadas a De Pedro y a su socio, José Antonio Alonso Conesa.

Exposición Razonada TSJ Murcia Pedro Antonio Sánchez by Vozpopuli on Scribd

Whatsapp y llamadas de teléfono

Los trabajos reputacionales se concretaron en un coste de 4.600 euros al mes, que incluían los honorarios de un periodista para un diario digital, así como la creación de un portal que daría cobertura a los trabajos de reputación de carácter personal, y que durarían siete meses, de noviembre de 2014 a mayo de 2015, justo el periodo previo a la campaña electoral de ese año.

Las cantidades estipuladas no se llegaron a cobrar, explica el magistrado Eloy Velasco, ni la “formación” se llegó a adjudicar al explotar la operación policial de esta causa judicial, a finales de octubre de 2014, que lo abortó.

En su exposición razonada, el juez va detallando todos los indicios hallados a lo largo de la investigación contra Pedro Antonio Sánchez, entre ellos los correos electrónicos, las llamadas telefónicas o los intercambios de whatsapp. También diversos informes sobre los trabajos de reputación online, así como la agenda de una empleada en la que fijaba la fecha de 3 de noviembre de 2014, lunes, como la de inicio de dichas trabajos.

Después de detallar todos los indicios recabados en esta investigación, el magistrado Eloy Velasco explica que los hechos investigados encajan dentro de los delitos de fraude, cohecho y de revelación de información reservada. 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba