Un año en prisión provisional

Primeras imágenes de Villarejo en la cárcel: a cara descubierta, de traje y contra el CNI

El polémico excomisario culpa desde Estremera al general Sanz Roldán de su encarcelamiento: "Me ha metido en este asunto que me mantiene en prisión" 

Sin su habitual gorra, provisto de unas gafas de ver y ataviado en un traje oscuro. Vozpópuli ha tenido acceso a las primeras imágenes del excomisario José Manuel Villarejo en prisión, donde ingresó hace ahora casi un año. En ellas se aprecia a un Villarejo en la cárcel madrileña de Estremera algo desmejorado con respecto a su última imagen pública cuando, todavía en libertad, concedió una entrevista al programa de Salvados de La Sexta, en junio de 2017.

En las últimas semanas se ha escuchado mucho su voz gracias a las grabaciones que él mismo hacía de sus reuniones, pero no es común que este expolicía deje ver su rostro. Alega que eso puede poner en riesgo su seguridad como agente encubierto y la de sus confidentes. Por ese motivo pidió que se le distorsionase la imagen cuando tuvo que declarar en 2016 ante el juez del caso del pequeño Nicolás, que le investiga por una grabación ilegal. Ese mismo año compareció también ante la jueza del caso Elisa Pinto, pero esquivó a los periodistas tapando su cara con una carpeta.

Desde su arresto -en noviembre del año pasado- ha declarado varias veces en la Audiencia Nacional, pero siempre a salvo de las cámaras. Emprendió acciones legales tras la publicación en El País de su imagen en la escalerilla de un avión llegando a Melilla en compañía de su amigo y ex alto mando del Ministerio del Interior, José Luis Olivera. En la misma entrevista de La Sexta apareció de nuevo con su habitual gorra calada hasta la altura de unas gafas oscuras que impedía ver su rostro con claridad. Y hasta ahí las imágenes públicas de este exmando policial, más allá de alguna foto antigua en la que el paso del tiempo hace complicado reconocerle.

Alejado de los focos

Villarejo siempre prefirió moverse desde un segundo plano y así logró tener acceso a las más altas instancias políticas, jurídicas, empresariales y policiales, a veces utilizando identidades falsas facilitadas por el Ministerio del Interior. Estas nuevas imágenes a las que ahora ha tenido acceso Vozpópuli corresponden a este verano, concretamente al 19 de julio, en plena tormenta por la publicación de su grabación con la examiga del rey eméritoCorinna Larsen. En ese momento el excomisario y empresario llevaba más de ocho meses preso.

Aquel día, el polémico mando, de 67 años de edad, declaró por videoconferencia desde una sala del centro penitenciario madrileño acusado de injuriar presuntamente a un compañero, el exresponsable de la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional, el comisario Marcelino Martín Blas. Provisto de una montaña de papeles de la causa, prestó declaración durante algo más de media hora en la que sólo contestó preguntas de la juez, la fiscal y su abogado.

Villarejo en su entrevista para La Sexta, hasta ahora su última imagen pública.
Villarejo en su entrevista para La Sexta, hasta ahora su última imagen pública. Europa Press

Sólo, desde una silla pupitre de una sala de la prisión volvió a cargar contra el Centro Nacional de Inteligencia y más concretamente contra su responsable y más acérrimo rival, Félix Sanz Roldán, a quien responsabiliza de su encarcelamiento.

El comisario comienza facilitando a la jueza sus datos personales como su nombre completo, el número de su documento de identidad, fecha y lugar de nacimiento (El Carpio, Córdoba, 1951) o incluso el nombre de sus padres. En un momento de su interrogatorio, la fiscal le preguntó en qué se basó para acusar a Martín Blas de hechos como haber traicionado a la Policía.

"Tengo derecho, por la libertad de expresión"

“En la propia experiencia que he tenido a su lado, los dos formábamos parte de la Dirección Adjunta Operativa (de la Policía Nacional). Por supuesto es una opinión personal, creo que tengo derecho por la libertad de expresión, sin ánimo de injuriar. Creo que no ha actuado como debería de haber actuado”, contestó Villarejo.

La representante del Ministerio Público le preguntó también por qué dice que con ocasión de una serie de tensiones que ha tenido con Sanz Roldán deciden él y Martín Blas meterle “con calzador” en el caso del pequeño Nicolás. “Pues por la misma razón que me han metido en este otro asunto que me mantiene ahora en prisión”, replicó el excomisario. Está acusado de delitos como cohecho u organización criminal. 

Villarejo ha solicitado su excarcelación en varias ocasiones al juez de la Audiencia Nacional que le investiga en el caso Tándem, Diego de Egea, alegando motivos de salud. Sin embargo, el magistrado ha rechazado hasta ahora todas sus peticiones; la última, fue la semana pasada. Esgrime De Egea como argumento el riesgo de fuga del excomisario y su nula colaboración con la investigación en la que hay abiertas diversas piezas separadas. La Fiscalía le acusa de haber liderado un “clan policial mafioso” que “infectó” a la Policía.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba