Inmigración

Denuncian el contagio por sarna de una agente de Policía que trabaja en el CETI de Granada

Es el primero que se produce en las costas andaluzas desde la 'nueva ola' de inmigrantes. Una agrupación policial ya denunció que se estaban produciendo llegadas en las mismas circunstancias a Cádiz

Un agente de Policía atiende a un grupo de inmigrantes.
Un agente de Policía atiende a un grupo de inmigrantes. EFE

Una agente de policía ha contraído sarna en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Motril, en Granada. El Sindicato Unificado de Policía (SUP) ha denunciado los hechos en los últimos días y ha apuntado que los controles sanitarios a la llegada a los centros de acogida de los inmigrantes que llegan en pateras y los medios para los policías que les atienden son insuficientes.

"No es un problema económico, porque si el ministerio del Interior pide dinero a Frontex se lo dan. Entendemos que es una falta de voluntad", explican fuentes policiales. El sindicato denuncia la "sistemática omisión" por parte de la Dirección General de la Policía y del Ministerio del Interior de sus obligaciones en materia de salud y riesgos laborales.

Por ello, el sindicato mayoritario de la Policía demanda "que se pongan los medios suficientes para que los policías que realizan estos servicios de atención a los inmigrantes lo hagan con las mayores garantías posibles".

El sindicato denuncia la "sistemática omisión" por parte de la DGP y del Ministerio del Interior en materia de salud y riesgos laborales

La capacidad del centro granadino está colapsada. Distintas ONGs están siendo las encargadas de gestionar la situación de las personas que son trasladadas hasta allí, según publicó Abc, y por eso se está alojando a muchos de ellos en un pabellón deportivo a las afueras de esta localidad. "Tienen que venir compañeros de la UPR (los agentes que intervención en graves situaciones de crisis, grandes operaciones policiales o en la lucha contra el narcotráfico) para echarnos una mano", dice un agente.

El SUP se queja de que el control sanitario al que son sometidos los inmigrantes no es el mejor posible y como ejemplo, relata que la pasada semana entró una patera en la que los inmigrantes fueron etiquetados como sanos, pero unas horas después dos de ellos tuvieron que ser trasladados por estar infectados de tuberculosis y sida.

La agente contagió a su marido e hijo

La agente contagiada, que trabaja atendiendo a los inmigrantes en Motril, contagió a su vez a su marido y a su hijo. "No sabemos cuando nos vamos a casa contagiados", dice el mismo policía del sindicato.

Según las fuentes, ese contagio pudo haberse producido hace un mes, cuando los policías de esa zona no disponían de guantes largos, ya que la agente utilizó todos los sistemas de prevención disponibles y siguió los protocolos.

Desde el SUP apuntan que el problema para la población no es el estado en el que llegan los inmigrantes, sino que los propios policías se conviertan en "vectores" de contagio con las personas de su entorno.

Los policías tienen que ver cómo los miembros de Salvamento Marítimo van equipados con trajes desechables integrales que no dejan al aire ninguna parte de su cuerpo. "Tampoco pedimos trajes NBQ (la vestimenta utilizada ante la exposición de agentes químicos), sólo los mismos medios que otros trabajadores que están aquí con nosotros", dice un policía a este periódico.

Una denuncia que no es nueva

La situación de la llegada de inmigrantes con sarna no es nueva. Otra asociación policial, la Agrupación Reformista de Policías (ARP), ya denunció hace semanas que en los calabozos de San Fernando, en Cádiz, se estaban trasladando algunos de los inmigrantes llegados en patera con casos de tuberculosis y sarna.

Ante estos hechos, ARP solicitó que por seguridad "se aísle a estas personas en un centro médico, y se atiendan por personal sanitario, debido al riesgo que supone para los funcionarios este tipo de enfermedades altamente contagiosas".

Los servicios médicos que socorren a estas personas se niegan a entrar en los calabozos, al mismo tiempo que desaconsejan a los agentes a que lo hagan, porque no tienen la formación para ello ni tienen por qué jugar un papel que no corresponde a la Policía.

Ante la denuncia de la Agrupación, la Jefatura Superior de Policía de Andalucía difundió una circular informativa a todas sus unidades con una serie de consejos para prevenir y tratar la sarna ante la llegada de inmigrantes en patera que pudieran sufrir esta enfermedad.

La Jefatura Superior de Andalucía distribuyó una circular con consejos para prevenir la sarna pero negaba que hubiesen llegado inmigrantes contagiados

La unidad territorial de prevención de riesgos laborales del cuerpo ha confeccionado un documento informativo con datos sobre la enfermedad, sus síntomas, la manera en que se contagia, medidas preventivas y consejos sobre la forma de actuar si se ha contraído.

En la circular, que no indica que se hayan detectado casos en inmigrantes llegados en patera sino que se elabora en el caso de que pudiera ser así, se explica que la sarna solo se contagia a través de un contacto físico prolongado, especialmente entre personas que duermen juntas, pero no por dar la mano o por un abrazo.



Volver arriba