España Isabel Benjumea, la militante que cantó las 40 a Rajoy: "Ser crítico dentro del PP supone para muchos su sentencia de muerte dentro el partido"

El Partido Popular no está en su mejor momento. Vive el peor de toda su historia. Así piensa Isabel Benjumea, directora del Think Tank Floridablanca. Con apenas 33 años, ella se alza como la voz disidente que no ha tenido reparo alguno en decir las cosas como son y pedir una renovación del partido.

Pasada la una de la tarde, Isabel Benjumea llega al despacho donde tiene la sede de la empresa de gestión inmobiliaria que fundó en 2011. Viene de una reunión y aunque llega a tiempo, entra a toda velocidad. Tiene 33 años, la cara lavada y unas Converse grises que echan por tierra la imagen que uno podría tener de una mujer que pide renovar la derecha en España. Licenciada en Derecho y Relaciones Internacionales por ICADE, con estudios en la Universidad de Georgetown y Cambridge, Isabel Benjumea trabajó durante un año en FAES, institución con la que comparte ideas pero no ninguna relación específica. Benjumea, que milita en el Partido Popular, asegura no tener ninguna relación con José María Aznar y tiene muy claro que si hay alguien que deba asumir la responsabilidad por el descalabro del PP, ese es Mariano Rajoy.

A sus 33, luego de pasar por el Banco Mundial y FAES y de fundar su propia empresa, Benjumea ha impulsado Floridablanca, un Think Tank que quiere replantear el liberalismo conservador

Ha sido justamente con un grupo de jóvenes afines con quienes Isabel Benjumea ha fundado el Think Tank Floridablanca, institución de la que es directora y cuyo principal objetivo es repensar y refundar el liberalismo conservador frente al avance de la izquierda en España. Bautizada con el nombre del conde y político liberal que presidió la Junta de Gobierno en 1808, Floridablanca debe también su nombre al callejón que separa el edificio del hemiciclo del Congreso de las oficinas parlamentarias. Un lugar en el que los diputados se confunden entre corrillos. Eso quieren ser: un lugar de debate y confluencia. Floridablanca comenzó con 15 integrantes, hoy son más de 300 y pueden jactarse incluso de haber pedido la dimisión de Mariano Rajoy, tal y como ocurrió esta semana en uno de los editoriales publicados en su web.

Acaso por su experiencia en el Banco Mundial (donde trabajó en temas de transparencia y rendición de cuentas), o porque han transcurrido años suficientes para ganar algunas tablas, Isabel Benjumea tiene un discurso ordenado. A pesar del rostro aniñado, casi adolescente, encaja bien las preguntas incómodas, que aprovecha para introducir el argumentario de su proyecto, también para lanzar alguna pedrada: "En Floridablanca estamos hablando con muchísima gente dentro del Partido Popular que dice que nos apoya y que nos anima, pero que luego no quieren hacer declaraciones públicas". Ella lo tiene muy claro: "Ser crítico dentro del PP supone para muchos su sentencia de muerte dentro del partido”.

-Repensar y replantear la centroderecha, ese es uno de los objetivos del Think Tank que usted dirige, Floridablanca. ¿Ambicioso, no?

-Floridablanca nace de una convicción y de una preocupación. La preocupación es el avance de la izquierda y la centroizquierda frente a la derecha, centroderecha y el posicionamiento liberal-conservador, que es el que da pie a las mejores políticas. Ese avance proviene de una dejación de funciones del principal partido de centroderecha, el Partido Popular, en la batalla de las ideas y la defensa de este ideario.

-Entiendo que así se lo habéis hecho saber al PP a través de distintas vías, pero… ¿se sienten escuchados?

-Floridablanca lo que ha hecho es tomar posición frente al Partido Popular. Tenemos ya un año, y durante todo ese tiempo hemos advertido de que si no se recupera un proyecto con principios y valores reconocibles por el electorado, muy posiblemente no van a ganar elecciones. O el PP se renueva internamente y se pone en marcha un proceso profundo de renovación de estructuras, métodos de rendición de cuentas y transparencia, o el partido se quedará cada vez más anquilosado y secuestrado por la dirección.

-Todo comenzó con una invitación de Andrea Levy a participar en los cursos de verano, ¿cierto?

-Tuvimos el honor de que el Partido Popular nos invitara a su Universidad de verano, que se celebró a principios de septiembre de 2015. Esto que estoy diciendo ahora lo dije exactamente allí. ¿Por qué la gente ha dejado de votar al PP? Hay que plantearse qué es lo que ha ocurrido para que casi 4 millones de personas dejen de votar al Partido Popular. En ese momento dimos nuestras soluciones y nuestro diagnóstico. Si se recupera un proyecto político en el que estemos todos representados, los liberales, los conservadores, los demócratas cristianos seremos capaces de hacer un proyecto capaz de unir a toda la centroderecha.

-Al menos en lo que al PP respecta, habría unas cuantas cosas más por hacer.

-Por supuesto que no es lo único. Hay que abrir el partido. Hemos pedido un congreso abierto para poner en marcha la renovación del PP. Congreso abierto significa: un militante, un voto. Se ha dicho que los congresos del PP han sido siempre abiertos y eso es mentira. Necesitamos un congreso en el que por primera vez cada militante pueda decidir quién quiere que lo lidere y también que haya un debate de ideas.

"Hemos pedido un congreso abierto para poner en marcha la renovación del PP. Congreso abierto significa: un militante, un voto"

-¿Qué lleva a una persona de 33 años, con su propia empresa y bienestar familiar a meterse en esto? ¿Qué se la ha perdido usted allá dentro?

-Eso me pregunta mucho mi familia: qué se me ha perdido a mí y por qué estoy perdiendo el tiempo. Es una cuestión de convicciones. Mis ideas y las ideas que representan el proyecto de Floridablanca son básicas para poder aspirar a un Partido Popular mejor. En esta vida hay momentos para todo. Así como hubo un momento para montar mi empresa e irme a trabajar a Estados Unidos, estamos en un momento en el que España y el Partido Popular exigen que alguien dé un paso al frente. Hay muchos que lo están dando, nosotros somos uno más.

-En la actualidad, la centroderecha puede que sea la más denostada de las corrientes ideológicas frente a la exacerbación de las ideas de izquierda. ¿Por qué? Deme una razón.

-Parte de nuestro diagnóstico ha identificado cómo en ciertas áreas hay incluso un monopolio donde sólo las posiciones de izquierda parecen válidas. Por ejemplo, temas como el medio ambiente. Hay posicionamientos de derechas que tienen que volver al debate de las ideas o, al menos, ser capaces de discutir de tú a tú con los posicionamientos de izquierda. Y eso lleva tiempo, de formación, debate, discusión, pedagogía y convicción. Hay una parte importante de creérnoslo y de dar la batalla. Eso es lo que busca Floridablanca.

-¿Cuándo dejó de hablarse de ideas dentro del PP?

-Hubo un punto de inflexión en el 2008, que son unas declaraciones donde públicamente se invita a los liberales y conservadores a que se marcharan al partido Liberal o Conservador. Eso demostraba que no se pretende buscar un debate. La mayor riqueza de un partido es que haya debate interno y en el Partido Popular llevamos 4 años sin debate y sin ideas.

-Hablando de liberales… Esperanza Aguirre se vio obligada a dar un paso atrás por la corrupción. Ese el gran tema de su partido: prácticas a cada cual más casposas y fosilizadas. ¿Hay gente joven capaz de relevar esas estructuras jurásicas?

-El asunto no radica sólo en la edad, sino en el proyecto. En el PP hay talento suficiente para articular un proyecto de partido ganador. El problema es que ni se está fomentando ni se está recuperando ese talento. ¿De qué nos sirve un partido sin ideas, un partido de gestores? Necesitamos talento.

-¿Y la corrupción, qué?

-Con respecto a la dimisión de Esperanza Aguirre, ella ha hecho algo que es muy importante: ha asumido la responsabilidad política de los escándalos de corrupción que azotan al PP de Madrid. El mismo día que ella hizo declaración, nosotros, en el editorial de nuestra página Web pedimos la dimisión de Mariano Rajoy y que asumiera su responsabilidad. Siendo el líder, tiene que asumir sus responsabilidades.

-Hay que estar muy convencido para pedir la dimisión del presidente del PP y del jefe del Gobierno.

-Lo decimos porque hay un vacío. Nadie lo está diciéndolo y nosotros sí. En Floridablanca estamos hablando con muchísima gente dentro del Partido Popular que dice que nos apoya y que nos anima pero que luego no quieren hacer declaraciones públicas.

-Estáis pidiendo la salida del presidente del Partido, tampoco esperen euforia.

-Nosotros no hemos pedido sólo la dimisión de Mariano Rajoy, hemos dicho también desde hace más de un año que es necesario apelar a la autocrítica, a la generosidad del presidente de Gobierno invitándole a que hubiese un gran acuerdo entre el PP, el PSOE y C’s, basándonos no en personalismos sino en un proyecto. No fue sólo pedir la dimisión, sino preguntarnos cómo la Junta Directiva Nacional, que es el máximo órgano que tiene el PP, ni ha dicho nada ¿Dónde están los 600 miembros de la directiva nacional? ¿Por qué no hay autocrítica, por qué no se dan cuenta de que el partido está en una situación delicada? Mariano Rajoy es el responsable de la situación actual en que está el partido. Por eso pedimos un congreso abierto y renovación, es la única manera de salvar al PP de sí mismo.

"¿Dónde están los 600 miembros de la directiva nacional? ¿Por qué no hay autocrítica, por qué no se dan cuenta de que el partido está en una situación delicada?"

-La derecha que representa Rita Barberá no se parece en nada a la que aglutina Floridablanca: aquí algo no cuadra y no es sólo la edad.

-El talento hay que ir a buscarlo. Con unas estructuras que no valoran la meritocracia y priman una lealtad malentendida, pues posiblemente el PP no sea capaz de fomentar o propiciar el talento. En Floridablanca hemos invitado a participar a todo aquel que sea bueno en su campo. Es la única manera de que la gente se sienta reconocida y quiera colaborar. El PP tiene que hacer un esfuerzo por dejar de ser un nasty party y convertirse en un partido que atraiga el talento.

-Hemos hablado de Mariano Rajoy como presidente del PP, pero… ¿cómo ha sido al frente de un Gobierno que no ha cumplido con su programa electoral?

-Buena parte del programa de Partido Popular no se cumplió, especialmente en lo que tenía que ver las banderas de Mariano Rajoy cuando encabezó la oposición ante el Gobierno de Zapatero. Yo no sé qué ha pasado, lo que sí percibo en que se han centrado en la gestión: había una recesión, había que sacar adelante el país. Era una prioridad. Pero por centrarse en ese tema, que era sin duda prioritario, se olvidó lo más importante: en la política se está para defender ideas. Ese espacio donde no defendieron lo que dijeron que iban a defender, que dejaron vacío, llegaron otros y lo ocuparon.

-Deme un ejemplo.

- La reforma de la administración del Estado, del sistema judicial, la unidad de España eran temas que se podían atender perfectamente hace 4 años. Pero no se hizo, por primar la gestión económica. Eso ha pasado factura. Con las políticas de gobierno se defiende un posicionamiento. Si eso no se hace, el votante puede pensar no sólo que ya no defiendes esas ideas, sino que además han pasado a un segundo plano.

-¿Qué opina del término casta? ¿Se puede apartar a alguien por pertenecer a una clase acomodada, haber estudiado, tener una empresa?

-Si algo hace el populismo es articular un discurso en el que ellos deciden quién es el bueno y quién el malo. Es esa idea de 'yo soy el pueblo' y por tanto todo lo que esté en mi contra es casta... Esa es la lógica que pretenden utilizar. El mayor riesgo que tiene España es caer en los populismos. Es peligroso que entremos en esa dialéctica. Hay que hacer un esfuerzo como sociedad para reconocer a todos aquellos que desde las instituciones y los partidos luchan por unas ideas. Tenemos que reconocer de nuevo el mérito de la condición política.

"Una de las banderas del PP durante años fue defender las libertades, ¿por qué no lo hace internamente?"

-Floridablanca ha dicho cosas en las que muchas personas están de acuerdo y sin embargo, no se retratan, no apoyan públicamente. ¿Les dan la espalda?

-En este momento ser crítico dentro del Partido Popular supone para muchos su sentencia de muerte dentro del partido. Nosotros tenemos libertad de decir lo que creemos, y esa libertad es la que hace falta recuperar dentro del PP. Una de las banderas del PP durante años fue defender las libertades, ¿por qué no lo hace internamente? ¿Qué mayor libertad que un congreso abierto? ¿Quién va a querer estar en un partido en el que todo aquel que es crítico es invitado a abandonarlo?

-Entonces, ¿se censura o no a Floridablanca?

-No puedo constatar si tal cosa es cierta. Mucha gente habla con nosotros. Nos ayudan, aportan ideas, comparten lo que decimos pero prefieren no dar un paso al frente, porque son conscientes de que las estructuras del partido van a reprocharles su espíritu crítico.

-¿Quiénes están entre los miembros del consejo asesor de Floridablanca?

-Cuando nació Floridablanca éramos 15 jóvenes y un consejo asesor de personas de reconocido prestigio. Es importante la experiencia y aprender de los errores del pasado. En nuestro consejo asesor contamos con Florentino Portero, Javier Rupérez, Eugenio Nasarre, Tom Burns Marañón, José María Marco… Estamos muy agradecidos con ellos y con aquellos que han colaborado con nosotros y participado en nuestros cafés debate.

-¿Y José María Aznar, no forma parte de vuestro consejo? ¿Cuál es vuestra relación con FAES?

-Parte de los fundadores de Floridablanca hemos trabajado en FAES, por lo que hay mucho cariño por nuestro paso por ese lugar. El ideario que reivindicamos, en su amplia mayoría, coincide con el que defiende FAES, pero no hay una relación formal ni con el presidente Aznar ni con FAES. Queremos mantener la libertad, no plegarnos a un partido.

"El ideario que reivindicamos, en su amplia mayoría, coincide con el que defiende FAES, pero no hay una relación formal ni con el presidente Aznar ni con FAES"

-¿Se ve usted saltando a la política?

-En es este momento estoy defendiendo ideas políticas.

-Seré más precisa. ¿Se ve usted haciendo política en un partido? ¿Entraría en una carrera electoral?

-A mí me encantaría defender un proyecto con el que me identifique en el futuro. Y me encantaría también que hubiese un grupo que defendiera ese proyecto. No sé dónde, ni cuándo ni cómo pero, en efecto, si hemos dedicado todo este tiempo a Floridablanca es porque nos interesa un proyecto político. Queremos que las ideas se traduzcan en un proyecto político que tenga opciones de competir. Y si así fuera, yo estoy dispuesta a arrimar el hombro. 

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba