Coronavirus

La Policía halla dos muertos en una residencia psiquiátrica de Madrid al borde del colapso

Los fallecidos son dos cuidadores de un centro con 68 residentes ubicado en San Sebastián de los Reyes. Ninguna autoridad había acudido a certificar las muertes ni a interesarse por los enfermos

Intervención de la Policía Nacional en Haro
Intervención de la Policía Nacional en Haro EFE/ Fernando Diaz

La Policía Nacional acudió este viernes a una residencia de enfermos mentales de Madrid en cuya inspección se encontraron con dos de los cuidadores ya muertos sin que nadie hubiese acudido a certificar el fallecimiento y retirar los cadáveres. Es un centro en el que hay 68 personas internas de los cuales había 11 aislados por síntomas claros de padecer el coronavirus, según informan fuentes policiales a Vozpópuli.

La Policía considera que con esta intervención se ha evitado una tragedia mayor porque la orden religiosa que gestiona la residencia es "muy hermética" y "no se prodiga en pedir ayudas y recursos al exterior". Uno de los muertos falleció el viernes y el otro el jueves. Las mismas fuentes consultadas indican que nadie había acudido a atender a estas personas y que las únicas indicaciones que habían recibido hasta ese momento habían sido solo por teléfono.

Fuentes conocedoras del centro advierten que tanto los pacientes como las cuidadoras son de avanzada edad y que se apoyan mucho en los voluntarios que acuden habitualmente a prestar ayuda. Ahora por la crisis esa colaboración ha disminuido y las religiosas que cuidan de los pacientes se encuentran desbordadas.

El centro cuenta con 12 cuidadores para todos los enfermos. De ellos, además de los dos fallecidos, ocho se encuentran en cuarentena. Solo quedan dos cuidadoras para atender a los 68 residentes. Las fuentes consultadas informan de que una de ellas presentaba 38 grados de fiebre y no cuentan con ningún material sanitario de protección.

Se trata de la residencia psiquátrica Cottolengo del Padre Alegre, ubicada en la localidad madrileña de San Sebastián de loa Reyes. La Policía Nacional se personó en el lugar a las 16 horas después de que Protección Civil solicitara colaboración para acceder al interior del centro por riesgo grave de Covid-19. De hecho, según las mismas fuentes, la Policía tuvo que acudir porque las religiosas eran reacias a dejar entrar a Protección Civil. La inspección duró dos horas.

La inspección en las instalaciones la hizo un miembro de Protección Civil y un agente en prácticas de la Policía Nacional. Durante todo el recorrido estuvieron acompañados por una de las religiosas de la orden que gestionan el lugar.

900 mascarillas

Las mismas fuentes consultadas aseguran que las condiciones higiénicas eran buenas y que se procedió a dar parte de lo encontrado a las autoridades sanitarias de la Comunidad Autónoma de Madrid ante el convencimiento de que no iba a tardar en colapsar la atención de los pacientes.

Se les facilitó 900 mascarillas. Ese material había sido intervenido hacía días por la Policía en una fábrica de helados y todavía sido recogido por la Secretaría General de la Jefatura Superior de Policía de Madrid al considerar que no reunía los mínimos criterios de seguridad.

Además se les facilitó una caja de guantes y dos litros de hidrogel. Las religiosas pidieron batas o cinta de embalar porque hasta este momento estaban usando bolsas de basura de para aislarse del contagio. La Policía se encuentra en contacto directo con las religiosas para que puedan pedir cualquier tipo de ayuda y se ha decidido establecer un seguimiento diario de la situación en el centro ya que no confía en que las religiosas vayan a solicitar todo lo que necesitan o que cuando lo hagan ya sea demasiado tarde, según las mismas fuentes.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba