España

Doce dirigentes de la fundación Ceps, asesora del chavismo, dieron el salto a la política con Podemos

Montiel, líder de la formación morada en la Comunidad Valenciana, fue uno de los fundadores de esta entidad que cedió paso y protagonismo al ‘clan de la Complutense’.

 

La fundación Centro de Estudios Políticos y Sociales (Ceps) es el nexo de unión de una docena de profesores e investigadores universitarios que dieron el paso a la política activa mediante la conformación de un nuevo partido: Podemos. Para este laboratorio de asesoramiento internacional a organizaciones políticas e instituciones públicas latinoamericanas han trabajado siete miembros de la cúpula de Podemos: Pablo Iglesias, Íñigo Errejón, Carolina Bescansa, Luis Alegre Zahonero, Alberto Montero, Ariel Jerez y Ángela Ballester.

A ellos se suman los diputados nacionales Rubén Martínez Dalmau y Txema Guijarro y los parlamentarios autonómicos en las Cortes valencianas Fabiola Meco y Antonio Montiel.  Por su parte, Antonio de Cabo, que también formó parte del Consejo Ejecutivo de la fundación Ceps, engrosan igualmente las filas de la formación morada como miembro de la Comisión de Garantías de Podemos Comunidad de Madrid y del Consejo Ciudadano de Rivas Vaciamadrid.

Todos ellos tuvieron vínculos orgánicos y operativos con la fundación Ceps, entidad, que según ha reconocido el exministro venezolano del Poder Popular para las Finanzas Rafael Isea, figuró como destinataria de asignaciones por valor de, al menos, cuatro millones de euros, tal y como ha publicado el diario Abc en base a su declaración ante agentes de la UDEF.

Tres de los socios fundadores de la fundación Ceps son ahora cargos públicos gracias a Podemos

En esa testificación como protegido ante policías españoles en el consulado de Nueva York (EEUU) el pasado 12 de abril, Isea admite que “tiene conocimiento de que el presidente Hugo Chávez habría aprobado el pago de varios millones de euros a estas personas por los servicios prestados entre los años 2008 y 2011”. Isea dice no poder dar una “cantidad exacta” y habla de esos cuatro millones como una aproximación, al tiempo que ve “altamente probable” el Ejecutivo bolivariano transfiriera a Ceps más sumas de dinero por conceptos análogos.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ingresó justamente en 2008 en el Patronato de la fundación de Ceps, donde sería “responsable de la unidad de análisis estratégico de la Presidencia de Venezuela”. Allí coincidió con tres de los 16 profesores e investigadores que habían constituido como fundación al Centro de Estudios Políticos y Sociales (Ceps) a finales del año 2000 (se inscribió en el Ministerio de Cultura en febrero de 2001). Esos tres socios-fundadores son ahora cargos públicos gracias a Podemos: se trata de los citados parlamentarios Antonio Montiel, actual secretario general morado en la Comunidad Valenciana, Fabiola Meco y Rubén Martínez Dalmau.

Pablo Iglesias, fotografiando a Antonio Montiel. /Efe

¿Qué pasó con el resto? Buena parte de ellos decidieron abandonar el proyecto cuando pasó de asociación, nacida a mediados de los 90 en torno al claustro de profesores de la Facultad de Derecho de la Universidad de Valencia, para convertirse en fundación y ponerse al servicio del Gobierno bolivariano de Hugo Chávez, que había llegado al poder en las elecciones presidenciales de 1998. Entendieron entonces que la iniciativa había perdido la independencia requerida. Así lo expresó, por ejemplo, el profesor de Derecho Constitucional Fernando Flores en declaraciones al diario El País en diciembre de 2014: “Pensaba que si CEPS se incorporaba al Gobierno (de Hugo Chávez) tendría que apoyar al Gobierno y perdería parte de su autonomía”, dice, mientras que otros compañeros, entre ellos Montiel, Meco, Martínez Dalmau y otros, defendían que para “apoyar” el proceso constituyente en Venezuela “era más útil trabajar desde dentro”. A partir de aquí, la fundación empezó a crecer, prestó asesoramientos a más países de América Latina y alcanzó los 300 socios.

De este modo, Montiel, actual líder de Podemos en Valencia, se encuentra entre aquellos fundadores de Ceps que cedió paso y protagonismo al ‘clan de la Complutense’ dentro del laboratorio. En el momento del nacimiento del partido de morado, a principios de 2014, formaban parte del Consejo Ejecutivo del Centro de Estudios Políticos y Sociales (Ceps), entre otros, Alberto Montero, que ejercía de presidente, Fabiola Meca, vicepresidenta, Pablo Iglesias, Íñigo Errejón, Ariel Jerez y Antonio de Cabo.

Todos ellos militan hoy en Podemos después de haber desarrollado su activismo anteriormente en la fundación Ceps, a la que el Ejecutivo venezolano destinó sumas millonarias con la intención de constituir en España “fuerzas políticas y movimientos sociales, propiciando en ese país cambios políticos aún más afines al Gobierno bolivariano”.

El CELAG, continuador de la obra

La fundación Ceps cesó su actividad (su página web está inoperativa) hace algunos meses. Sin embargo, uno de sus antiguos miembros, el economista Alfredo Mansilla Heredia, que era representante de la entidad para América Latina, ha recogido el testigo a través de otro labotario: el Centro Estratético Lationoamericano de Geopolítica (Celag). Este grupo de investigadores sigue prestando servicio al Gobierno venezolano y otros países bolivarianos. Vozpópuli publicó el pasado noviembre que la Vicepresidencia de Planificación del Ejecutivo venezolano, a través de la Escuela de Planificación (EVP), ha recurrido al Celag para impulsar un observatorio político que asesora en hacer frente a la "nueva derecha latinoamericana". El exsecretario de Programa y cofundador de Podemos, Juan Carlos Monedero, forma parte del Consejo Consultivo del instituto de Mansilla.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba