PREACUERDO PARA EL 26J Podemos claudica a las exigencias de IU y cede un sexto de los escaños

El partido de Iglesias ha aceptado finalmente la propuesta comunista con tal de buscar el ‘sorpasso’ al PSOE. En la coalición, aseguran, Podemos e IU participan con sus correspondientes siglas, y se registrará con una relación de todos los partidos que la integran, aunque con un nombre "común" aún por decidir. Garzón irá de cinco por Madrid.

La formación morada ha terminado por rendirse a las exigencias de IU en la negociación del reparto de futuros escaños el próximo 26-J, el gran escollo de una confluencia que estaba encaminada desde hacía días. Según consta en el preacuerdo electoral alcanzado este lunes por ambas organizaciones, a la coalición IU-Unidad Popular le corresponderá un sexto de los diputados que alcancen las listas compartidas con Podemos. No se incluyen en este recuento las candidaturas de En Comú Podem, En Marea y Compromís-Podemos-És el Moment.

Al final, el partido de Pablo Iglesias, a través de su negociador, el secretario de Organización, Pablo Echenique, ha claudicado a la propuesta que ha venido defendiendo Izquierda Unida, con su secretario de Organización, Adolfo Barrena. Tal petición consistía en que si Podemos lograba los 42 diputados del 20-D (fueron 69 con las citadas ‘mareas’), siete de ellos serían de IU, es decir, un sexto del total. Los cálculos de la organización comunista, en base a los votos de las anteriores elecciones, cifraban en 58 escaños el posible resultado de la confluencia el 26-J, de los que, por tanto, nueve correspondería a IU, en aplicación de ese sexto.

En cambio, la fórmula que planteó Echenique partía de una extrapolación de escaños del 20-D que arrojaba 60 diputados en la próxima cita electoral. De estos 60 parlamentarios, nueve serían para IU, incluyendo ya los dos que tiene en la Cámara baja, con lo que el incremento sólo sería de siete escaños. Ahora, sin embargo, Izquierda Unida se ha asegurado un sexto de los escaños. Si la confluencia logra 60 representantes en el Congreso, a los de Garzón les corresponderán entre 9 y 10 actas.

Si la confluencia logra 60 representantes en el Congreso, a los de Garzón corresponderán entre 9 y 10 actas

El acuerdo alcanzado este lunes también garantiza la presencia del logo e imagen de IU en las papeletas de la alianza electoral. Según el texto del preacuerdo, la fórmula legal del pacto es una coaliciónelectoral que quedará registrada con sus correspondientes siglas y un nombre genérico que aún no han desvelado. Además, garantiza "la visualización de las imágenes y logos de cada organización en los materiales de comunicación, campaña y papeletas de votación".

A la espera de ir cuadrando otros puestos, de la negociación ha salido que Garzón irá de número cinco por Madrid, detrás por tanto de Pablo Iglesias e Íñigo Errejón, ambos de Podemos, en una lista cremallera. 

En lo referente al Senado, el acuerdo establece que IU encabezará, al menos, cuatro circunscripciones. En cualquier caso, si las militancias dan el visto bueno al pacto, las formaciones apuntan que abordarán la confección de cada una de las candidaturas en cada circunscripción electoral.

Reparto de la financiación

El preacuerdo también estipula el reparto de la financiación de la coalición y establece que la subvenciónelectoral que recupera la coalición, en lo referente a gastos electorales, y contra factura pagada, se corresponderá con lo efectivamente pagado por cada organización, que siempre tendrá el límite de lo presupuestado. Por su parte, la subvención electoral que reciba la coalición por los resultados en votos estará en el marco de la proporcionalidad de 'uno a cuatro' acordada. Mientras, la subvención electoral que otorga el Estado por escaño conseguido estará en relación directa con los escaños que obtenga cada formación.

En lo referente a los ingresos que reciben por la Ley de Financiación de los Partidos Políticos, la parte correspondiente a ingresos por votos se corresponderá con la proporcionalidad acordada con un incremento del 5 por ciento para IU. Podemos e IU han acordado la "obligatoriedad" de una campaña austera, que además será "diferenciada" aunque "pueda haber actos conjuntos". Por ello, cada organización aportará los recursos necesarios para su propiacampaña y el presupuesto electoral de cada organización será conocido por el órgano de gobierno de la coalición.

Según el acuerdo, la participación en los órganos de gobierno de la coalición se establece en la proporcionalidad de 'uno a cuatro' y las decisiones en lo referente a representación ante las juntas electorales y la administración de los recursos electorales se adoptarán siempre "de manera mancomunada".

Diferentes liderazgos

En este pacto, que está abierto a la suma de otras organizaciones, todas las formaciones "reconocen las identidades" del resto y su programa, "así como los diferentes liderazgos". Además, como ya habían avanzado, contarán con "unas bases programáticas comunes" y después cada organización tendrá independencia para defender sus propios postulados.

Según adelanta IU, este programa marco tiene "un fuerte contenido social, de recuperacióndederechos, de derogación de leyes injustas, de lucha contra la corrupción, de defensa de los servicios públicos y de dignificación de las condiciones de vida de la ciudadanía". De la misma forma, "aspira a un nuevo marco constitucional que ponga al ciudadano en el centro de la política". Ambas formaciones someterán ahora el texto del acuerdo a consulta de sus bases.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba