España

El Gobierno autonómico de Podemos y Bildu fulmina un convenio con la Clínica de la Universidad de Navarra

Mediante un acuerdo renovado desde 1982, el Gobierno foral adjudicaba 724 euros por persona y año a la CUN para prestar los servicios cubiertos por la Seguridad Social a los 7.128 trabajadores que lo solicitaban, frente a los 1.000 euros que la Comunidad invierte por cada cotizante. Los empleados aseguran que era un acuerdo "bueno para Navarra".

La cifra de empleados asciende a 7.128
La cifra de empleados asciende a 7.128 Flickr

El pasado 30 de diciembre, los 7.128 empleados de la Universidad de Navarra desayunaron con una noticia inesperada: la decisión del Gobierno foral de Geroa Bai (apoyado por Ezkerra, Podemos Bildu) de no renovar el convenio por el que sus trabajadores recibían atención sanitaria en la Clínica del centro (CUN). Convenio que expiraba al día siguiente.

Mediante dicho acuerdo, que se había renovado sin interrupción desde 1982, el Gobierno foral adjudicaba 724 euros por persona y año a la CUN para prestar los servicios cubiertos por la Seguridad Social a los trabajadores que lo solicitaban, frente a los 1.000 euros que la Comunidad invierte por cada cotizante.

"Nos enteramos por la prensa", cuenta a Vozpópuli el portavoz de la Plataforma de Trabajadores de la Universidad, Ignacio López-Goñi. "Todo el mundo daba por hecho que iba a continuar porque era bueno para todos y estaba incluido en los presupuestos del Gobierno", afirma.

Las razones

Durante un mes y medio, los trabajadores de la UN se han movilizado para tratar de negociar la medida del cuatripartito. López-Goñi se ha reunido con todos los partidos presentes en el Parlamento navarro, excepto con Ezkerra, por motivos de agenda. En estas conversaciones, los representantes del Gobierno les han dado tres motivos por los que no se ha renovado el convenio:

  • Legales: "Probablemente haya que ir ajustándolo a la legalidad vigente según vayan cambiando las leyes", dice López-Goñi, pero asegura que "si se quiere, se pueden buscar fórmulas para adaptarlo".
  • Económicos: la Comunidad foral ahorraba casi dos millones de euros, algo "bueno para Navarra", dice el portavoz de los empleados. "Estamos dispuestos a negociar las cantidades si no hay suficiente dinero", señala.

Añade que el principal problema de la sanidad en la Comunidad son las largas listas de espera, que en junio, cuando los empleados darán definitivamente el salto a los centros de salud públicos, engordarán. "Siete mil personas no son muchas, pero cuando tienes el vaso lleno, una gota lo desborda", dice López-Goñi. El diputado de Geroa Bai Koldo Martínez, aunque admite a Vozpópuli este problema, dice que con los casi cuatro millones que no darán a la CUN pretenden solucionar la situación. En 2015, la cifra media de personas en lista de espera en Navarra fue de 62.806 personas, según cálculos basados en los datos de la Consejería de Sanidad, en una población de casi 650.000 habitantes.

En 2015, la cifra media de personas en lista de espera en Navarra fue de 62.806 personas, en una población de casi 650.000 habitantes

En cuanto al cálculo del coste por persona, en la CUN defienden que su contabilidad es "analítica", por lo que "se sabe cuánto cuesta exactamente cada hecho médico", mientras que el Servicio Navarro de Salud se basa en estimaciones de cálculo. Martínez aduce que la sanidad pública supone un coste mayor porque tienen en cuenta más gastos como la medición de la calidad del aire.

  • Equidad: es el tercer motivo, ya que, según Martínez, la sanidad navarra era y es "perfectamente capaz" de asumir la atención de estas personas, por lo que no hay razón para que tengan un servicio privado.

López-Goñi defiende que el convenio cubre los mismos servicios que la Seguridad Social, no más, por lo que no habría desigualdad en el trato: "Lo que me da la CUN es lo mismo que me da la sanidad pública, es decir: si yo me quisiera arreglar los dientes, esto no entra en la pública, con lo cual no lo hacen; si me van a recetar unos medicamentos, me van a recetar los que entran en la Seguridad Social", explica. Eso sí, "tienes la ventaja de que es uno de los mejores hospitales de España", dice.

El futuro de los pacientes y los trabajadores

Aunque no sabe todavía si tendrán que afrontar recortes de plantilla, a López-Goñi le preocupa el futuro de los trabajadores, porque "si a una empresa le quitas 7.000 clientes de repente, tienes que recortar, pero aún no se sabe en qué". "Habrá recolocaciones, lo último que quiere la empresa es echar a la gente, primero intentará recolocarla", dice.

"Tenemos un cierto temor", añade, "porque la impresión es que es una decisión política y algunos grupos así lo han dicho", como el propio Martínez, que afirma que se trata de un asunto ideológico en el sentido de que apuestan por la sanidad pública. La propuesta que les ha hecho llegar la Plataforma de Trabajadores de la UN es: "Apostemos por poner todos los recursos de Navarra, tanto públicos como privados, para solucionar la sanidad y que sea para todos, de calidad, buena y sin listas de espera", dice López-Goñi.

"Un enfermo no es un expediente que se pueda mover de un sitio a otro sin más", dice López-Goñi

"Les han dado una patada a los trabajadores", sigue el catedrático de Microbiología. "Lo que nos preocupa es cuál será la siguiente patada, porque hay algunos partidos políticos que tienen una cierta obsesión con la UN, la segunda empresa de Navarra, porque es una obra corporativa del Opus Dei", señala.

En cuanto a los pacientes, López-Goñi destaca las personas con tratamientos y enfermas de gravedad que comenzaron su historial clínico en la CUN: "Un enfermo no es un expediente y hay muchas patologías en las que la relación médico-paciente es muy importante: cáncer, enfermedades psiquiátricas...". Finalmente, la Consejería de Sanidad ha admitido que se revisen los casos más graves en una Comisión formada por miembros del Gobierno y de la Clínica, explica Martínez.

A preguntas sobre si el Gobierno foral facilitaría la reinserción laboral de los trabajadores que fueran despedidos a raíz de la medida, Martínez afirma que se abrirán ofertas de empleo público, pero no explícitamente como solución del caso. 

"Hemos pedido una salida negociada, pero no se ha querido", dice López-Goñi. "No nos creemos las razones técnicas e insistimos en que en Navarra hay que trabajar de manera colaborativa para tener la mejor sanidad porque es bueno para todos", afirma.

Últimas noticias



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba