España

Las 'tripas' de la XI Legislatura: así han vivido los diputados su paso por el Parlamento

Mientras los partidos intentaban llegar a un acuerdo que permitiera formar Gobierno, los diputados han vivido una legislatura atípica: breve en la duración pero intensa en actividad, protagonizada por el diálogo y una importantísima presencia mediática.

El diputado Juan Antonio Delgado le enseña a Pablo Iglesias los disparos de Tejero durante el 23F.
El diputado Juan Antonio Delgado le enseña a Pablo Iglesias los disparos de Tejero durante el 23F. Twitter/@Pablo_Iglesias_

Desde que los diputados iniciaran su andadura en esta brevísima XI legislatura ha habido tiempo para todo tipo de experiencias: desde la impresión inicial y el desconocimiento de los usos y costumbres del Parlamento al debate incesante con otras formaciones en las comisiones. La vida en la Cámara baja ha estado marcada por el ruido y los titulares de los grandes acuerdos y los sonoros ‘no’ de los líderes políticos, pero la otra cara de estos cuatro meses en los que las frustradas negociaciones han desembocado en unas nuevas elecciones es el trabajo de unos diputados que la mayoría pisaba por primera vez las instituciones tras ser elegidos el 20D.

Mientras las formaciones dialogaban o no dialogaban, los representantes de los ciudadanos trabajaban día a día en las comisiones y se iban acostumbrando al hacer del Parlamento. Vozpópuli se ha puesto en contacto con siete de ellos –Dolors Monserrat (PP), Zaida Cantera (PSOE), Juan Antonio Delgado (Podemos), Pablo Yáñez (Ciudadanos), Sol Sánchez (IU), Pliar Ardanza (PNV) e Isidro Martínez (Foro Asturias)–,  para que expliquen cómo ha sido su paso por la Cámara baja y que elementos han destacado que no han llegado a ver los ciudadanos.

Yáñez: “La relación dentro del Parlamento está mucho más normalizada de lo que el resto quiere aparentar”

En lo que coinciden todos los consultados es en la euforia e ilusión de los primeros momentos en la Cámara. 217 diputados se estrenaban y el inicio de la legislatura estuvo marcado para muchos de ellos por un periodo de aprendizaje. Tal y como relata Cantera, “yo vengo del mundo independiente y mi primera cuestión era conocer a mis compañeros de partido. Saber cuáles son sus cualidades, en qué te pueden ayudar”. En el Partido Socialista una gran parte de sus diputados eran nuevos en las Cortes, aunque, tal y como relata la diputada socialista, los más experimentados ayudaban a sus compañeros a adaptarse. No es el caso de Podemos, una formación que se estrenaba al completo en el Congreso. “Hemos tenido que aprender desde donde estaba el lugar para comer hasta el registro, todas las salas… hemos tenido que aprender todo desde cero y al estar todo el partido en la misma planta nos hemos apoyado entre nosotros, además de consultar a los veteranos de otras formaciones”, comenta Delgado, que explica que el Congreso “es un poco como una barriada, está la persona que es muy servicial, el cotilla, el que va con buena voluntad y también el que va con mala voluntad. Yo, por ejemplo me he llevado bien con algún parlamentario del PP, con alguno del PSOE, a los que ya conocía. A veces con otros diputados de partidos antagónicos también puede haber buena sintonía”. Y es que según apunta el diputado Pablo Yáñez, “la relación dentro del Parlamento está mucho más normalizada de lo que el resto quiere aparentar”, una opinión que comparte Sol Sánchez, que “dentro de la confrontación” lógica de las comisiones, ha reinado una “normalidad absoluta”, que considera positiva.

"El Congreso se ha convertido en un circo mediático”, apunta por otro lado la diputada del PP, que ha vivido en estos meses su tercera legislatura en el Congreso. Para Monserrat, la “nueva política” enfoca todo su discurso y su forma de estar en el Parlamento de cara a los medios de comunicación a través de la “comunicación no verbal”, siempre buscando la cámara de la televisión y enfocando sus palabras en discurso mediático “que en el fondo no dice nada”. Otros diputados, como Martínez o Yáñez, también han destacado la importancia que ha cobrado en la Cámara baja la televisión: “Yo venía del Senado, con lo cual he notado un contraste muy grande, una relación de 1 a 1.000 en cuanto al foco de atención”, relata el diputado de Foro, que cree que esta relación con las televisiones ha condicionado las negociaciones. El diputado de C’s, por su parte, apunta que esta relación es “muy directa y yo creo que muy viva. Pero es positivo: la propia sociedad es la que demanda información porque quiere controlar lo que está pasando y eso es bueno”.

Pero antes de las cámaras de la televisión que han inundado los plenos y los pasillos del Parlamento, los diputados llegaban al hemiciclo con una mezcla de responsabilidad por las personas a las que se representan y una mezcla de ilusión y respeto. “Al principio impone, que no quiere decir que asuste. Yo creo que a cualquier persona que entre en esa zona, en el Palacio, el hemiciclo… impone”, relata el diputado de Podemos. Sánchez y Yáñez también recuerdan cómo la primera vez que uno está en la tribuna del hemiciclo es algo que atesoran de su paso por la Cámara. “Al principio yo empecé con toda la ilusión que te hace salir diputada”, expone Pilar Ardanza, que destaca “el deseo de los diputados de trabajar y de hacer cosas que pensábamos que en una legislatura con tantas formaciones podía salir adelante”.

“Los votantes tendrían que venir a ver lo que han hecho los partidos con sus votos”, apunta la diputada del PP, Dolors Monserrat

Pese a ello, la diputada de PNV explica que al principio los partidos “estaban más pensando en su ombligo” y no fue hasta que se constituyeron las comisiones tras dos meses, que se pusieran a "trabajar de una forma intensa porque ha habido mucho interés por parte de todos los grupos”. Esta intensidad, en la que coinciden en remarcar la mayoría de los consultados, no solo tenía lugar en las comisiones, sino también en el día a día de los diputados, antes y después de la constitución de éstas, según relata Zaida Cantera: “Ha sido un no parar, pero muy satisfactorio, porque da la posibilidad de tener contacto con muchas agrupaciones y con ciudadanos y ciudadanas que te piden una reunión para plantearte sus problemas, y cuando consigues ayudarles es muy gratificante. Pero luego está la cara oculta, que es cuando llegan y ves que el nivel político en el que te encuentras no da para poder ayudarles porque careces de competencias o porque lo que te demandan necesita de un conjunto de leyes que tienen que aprobarse”.

“Ha habido mucho diálogo y de forma muy positiva”, detalla el diputado de Foro Asturias, que recalca que “la ventaja de ser un Parlamento fragmentado es la posibilidad de llegar a acuerdos. De hecho, se sacaron adelante muchas propuestas de las que llevaron adelante los grupos. Aunque es verdad que al final se han quedado en propuestas puramente testimoniales. Pero ya se veía que la fragmentación sí permitía avanzar y alcanzar acuerdos. Estos cuatro años ha sido más complicado”. Una postura con la que no está de acuerdo la diputada del PP, que asegura que espera que estos nuevos comicios devuelvan una mayoría que permita formar Gobierno y acabar con esta situación, en la que detalla que PSOE y C’s han bloqueado al partido más votado, tanto en las negociaciones como en el día a día en el Congreso, en donde se ha podido ver que la negativa a acuerdos se trasladaba a las comisiones. “Los votantes tendrían que venir a ver lo que han hecho los partidos con sus votos”, apostilla la diputada popular.

“Breve pero intensa”

Pese a que las desavenencias entre los partidos puedan haberse mostrado a los ojos de los ciudadanos como excesivas, los diputados, tal y como apunta Sol Sánchez, reconocen que ha sido una legislatura “breve pero intensa”, un “no parar”, en el que se llevan algunos recuerdos o confirmaciones que quieren recalcar a este diario. Mientras que la diputada de IU destaca la relación con el personal de la Cámara, los ujieres y funcionarios con los que es “muy grato relacionarse” y que es algo que no se suele destacar, Pablo Yáñez valora el trabajo llevado a cabo con todo su equipo en su primera intervención: “Esa satisfacción del trabajo bien hecho y la colaboración con tus compañeros y que veas que ha gustado lo que has hecho”.

Por otro lado, Delgado valora positivamente que “una de las proposiciones no de ley que ha salido aprobada por unanimidad es una que llevaba mi grupo, y que particularmente defendía yo, que era instar al Gobierno a que dotara a los guardias civiles con chalecos antibalas”. Además, el diputado de Podemos, que asegura que ya es conocido como el guardia de Podemos, se lleva el grato recuerdo de la anécdota de ser el segundo guardia civil más conocido por entrar en el Congreso después de Tejero: “Uno entró para intentar arrebatar al pueblo español la democracia y yo entré con la fuerza de la democracia” y detalla que hay “una imagen del 23 de febrero, cuando se cumplía el aniversario del 23F, en el que esto enseñándole a Pablo los tiros de Tejero, y es un momento bastante curioso”.

Martínez: “La ventaja de ser un Parlamento fragmentado es la posibilidad de llegar a acuerdos. De hecho, se sacaron adelante muchas propuestas de las que llevaron adelante los grupos"

“Yo me llevó la satisfacción de saber que el PP es el mejor partido en el que puedo estar”, detalla Dolors Monserrat, que asegura que su formación es un partido “serio” y que esta legislatura “pese a la tristeza que supone no haber logrado formar Gobierno”, se siente segura porque su formación ha mantenido el mismo discurso antes y después de las elecciones. Por otro lado, la diputada de PNV se lleva el recuerdo “de que cuando no hay nadie con mayorías absolutas, el resto hace unos esfuerzos importantes para llegar a acuerdos para que las propuestas puedan salir, porque hay medidas que han salido con enmiendas de casi todos los grupos y eso me ha parecido enriquecedor”. Por su parte, Isidro Martínez guarda como su recuerdo de la legislatura su encuentro con Felipe VI:  “Para mí el recuerdo más importante será la posibilidad de haber estado con Su Majestad el Rey. Para mí es un acontecimiento que me despierta mucha emoción y es el imborrable recuerdo que me llevo de esta legislatura”.

Para Cantera, sin embargo, el recuerdo que se lleva de esta breve legislatura es el de las personas que ha conocido en la Cámara: “Se tiene el punto de vista de la sociedad a criminalizar o tiranizar al político y hay mucha humanidad dentro. Hay sinvergüenzas, porque los hay y han salido, y eso lo sabemos, pero hay otras personas que tienen una calidad humana que no es lo que te esperas”, por ejemplo, detalla la exmilitar, ella se lleva un grato recuerdo del diputado por Granada, Gregorio Cámara: “Este señor tiene una experiencia, una calidad humana… cada vez que comía con él me daba una clase de la vida”. Así, la diputada socialista defiende que “hay muchos políticos que se han aprovechado de su condición de políticos para servirse a sí mismos en lugar de servir a los ciudades y yo quiero decir que hay muchos más políticos que sirven a los ciudadanos que no se sirven a sí mismos”.

De ahora en adelante, los diputados tendrán que volver a las calles a trasladar lo que ha sido su paso por la Cámara baja; desde el diálogo en las comisiones a la constante exposición mediática. Muchos de los representantes se enfrentarán en unas semanas de nuevo a las urnas, para volver a la XII legislatura con las pilas todavía cargadas para vivir la a veces desconocida vida parlamentaria.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba