Inquietud en Génova ante el 'pasotismo' de sus abstencionistas

Al PP se le tuercen las encuestas: Ni siquiera repetiría los 123 escaños

No le salen las cuentas a Génova. El último gran sondeo que maneja el PP resulta inquietante. Ni moviliza su abstención ni supera los 123 escaños del 20-D.

Reunión del comité del Partido Popular.
Reunión del comité del Partido Popular. EFE

Al PP no le salen los números. Sus trackings electorales mostraban hasta hace bien poco una tendencia alcista. Una tendencia correcta y confortable. Pero todo parece haberse torcido en las últimas fechas. Un panorama sombrío e inquietante. La campaña no está funcionando. 

“No llegamos a 130 escaños ni locos”, comenta un miembro de la cúpula de Génova, tras escrutar los datos que arrojan los últimos estudios de opinión llegados hasta el cuartel general de la formación conservadora. Ahora mismo, ni siquiera repetirían los 123 del pasado 20-D, apuntan las fuentes de Vozpópuli. Los datos no son concluyentes. Los misterios de laley D’Hondt no permite afinar en cuanto a la atribución de diputados. El famoso reparto de restos suele deparar sorpresas, en especial tras la fusión electoral de Podemos e IU, un factor que provocará movimientos en muchas circunscripciones.

Los estudios que maneja el PP detecta un perceptible crecimiento en el número de votos, aunque nada extraordinario. Como mucho 1,5 puntos por encima de los 28,7 conseguidos el 20-D

Más votos, menos escaños

Los estudios que maneja el equipo electoral del PP detecta un perceptible crecimiento en el número de votos, aunque nada extraordinario. Como mucho 1,5 puntos por encima de los 28,7 conseguidos en diciembre. Es decir, que el PP superará el famoso listón sicológico del 30 por ciento por muy poco. Se trata de votantes que apoyaron en su día a Ciudadanos y que han reconsiderado su actitud a la vista de los pactos suscritos por Rivera con el PSOE y han decidido retornar al PP.

El principal problema para el equipo de Rajoy es que no logra movilizar a sus abstencionistas, es decir, ese largo millón y medio de votantes tradicionales que optó por quedarse en casa en las últimas generales y no ha cambiado de opinión. Este segmento del electorado es clave para los populares, ya que arrancarle a Ciudadanos más de 200.000 votos se antoja una tarea casi inalcanzable, pese a que casi el 60 por ciento del electorado del partido naranja proviene precisamente del PP. La abstención, por tanto, es el principal reto del PP y por ahora, no se están logrando resultados positivos.

“Ese abstencionista tiene un perfil básicamente ideológico, no es el del ciudadano que decide con el bolsillo, o mirando los números y escrutándose la cartera. Es el decepcionado con las políticas de Rajoy en asuntos básicos de la derecha, como el aborto, el terrorismo, el órdago nacionalista… y resulta muy difícil recuperarlo”, comenta la mencionada fuente. Recuperar a estos seguidores se hace misión casi imposible. La bipolarización de la campaña, estrategia fundamental del PP, apenas está logrando sus metas en este segmento primordial. El lema "si no quieres a Podemos vota PP" está resultando menos certero de lo que algunos pensaban. Ese votante está más cerca a las tesis de José María Aznar, que esta semana reprochó precisamente esta línea de campaña de su partido. En Cataluña, por ejemplo, los populares mantienen unas posiciones que no agradan a los militantes primigenios. Sobre la unidad de España, la defensa de la independencia de la Justicia, la ley del aborto y otros aspectos clave del que fue el programa del PP, apenas se han incidido. De la corrupción, ni se habla. Se legisló el pasado otoño y hasta ahora. "Estamos a verlas venir", puntualiza un veterano dirigente regional.

El principal problema de Rajoy es que no logra movilizar a sus abstencionistas, es decir, ese largo millón y medio de votantes tradicionales que optó por quedarse en casa en las últimas generales

Los estudios anuncian un crecimiento notable en el número de votos de Unidos Podemos, que podría rozar el 22 por ciento, en tanto que el PSOE quedaría por debajo del 21 y Ciudadanos no superaría el 13,5, es decir, también algo menos de lo obtenido en diciembre.

La principal incógnita versa en torno a la adjudicación de escaños, ya que el reparto de los restos por provincias puede inclinar en forma determinante el resultado final de las elecciones. Hay diputados que se dirimirán por tan sólo unos cientos de votos, como en Lérida o Badajoz. Otros están en el alero entre el PP y Unidos Podemos, como en Murcia, Baleares. O entre el PP y Ciudadanos, como en Madrid o Badajoz. En total, piensan en el PP, hay entre ocho y diez escaños que se decidirán por muy poco margen y en el último minuto, de acuerdo con sus estudios. Ahora mismo, y tras el matrimonio electoral de Podemos e IU, la extrema izquierda tiene más posibilidades de arañar buena parte de los restos en liza.

De ahí la preocupación que cunde en algunos altos despachos de Génova. Inquietud que no afecta en absoluto al candidato del PP y presidente en funciones quien sigue paseándose por media España, a un ritmo intenso e infrecuente, en una campaña centrada en su persona, tanto con vídeos, paseos, encuentros con la gente, visitas a fábricas, saludos a niños, charlas con ancianos. “El debate del día 13 puede orientar el curso de la campaña”, apuntan los estrategas del PP. Mientras tanto, el menú que sirven las cocinas de la demoscopia resulta muy poco atractivo. A más de uno se le empieza a atragantar.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba