El líder del PP protagonizará un pequeño acto en Lérida

Rajoy renuncia a la batalla de Cataluña: envía a Soraya al mitin de Barcelona

El PP renuncia a dar la batalla de Cataluña en las próximas elecciones. Rajoy participará tan sólo en un mitin en Lérida y enviará a Sáenz de Santamaría al acto electoral de Barcelona. Los populares se quedaron con cinco diputados en los comicios del pasado diciembre, la segunda representación más baja de su historia.

Mariano Rajoy habla con Soraya Sáenz de Santamaría, en el Congreso de los Diputados.
Mariano Rajoy habla con Soraya Sáenz de Santamaría, en el Congreso de los Diputados. EFE

El Partido Popular parece dar por perdida la batalla de Cataluña en las próximas elecciones generalesMariano Rajoy no protagonizará el mitin de Barcelona, en contra de lo que es costumbre. Lo hará en Lérida, donde el PP pretende recuperar el escaño que perdió el 20D. Será un acto de formato reducido, sin grandes despliegues ni enormes dispendios, en línea con lo que será el tono de toda la campaña, más modesta y austeraSoraya Sáenz de Santamaría será la encargada, en esta ocasión, de ejercer de invitada especial en el acto que su partido celebrará en Barcelona. Semejante timidez de planteamientos ha sido muy criticada por algunos líderes del PP local, que perciben casi como una afrenta, amén de un tremendo error, el desinterés absoluto de la Moncloa ante lo que entraña el reto separatista que se está librando en su comunidad. 

Poco a poco, el partido de Rajoy se está convirtiendo en una fuerza residual en Cataluña

Pocas esperanzas palpitan en el cuartel general de Génova a la hora de recuperar pulso y presencia en Cataluña. El PP logró enviar al Congreso tan sólo cinco escaños en las últimas generales. Apenas algo más de 400.000 votos en una demarcación en la que, poco a poco, el partido de Rajoy se está convirtiendo en una fuerza residual. Los populares se consolaban con el argumento de que Ciudadanos también logró tan sólo cinco diputados, en el territorio donde nacieron y que les ha servido de plataforma para convertirse en el cuarto partido nacional. Con una diferencia: Ciudadanos cosechó 70.000 votos más que el PP y aspira ahora a aumentar esta distancia.

Unas listas muy cuestionadas

La cúpula de Génova, a la espera de la confirmación oficial, ha decidido repetir la alineación en prácticamente toda España de cara a la cita de junio. En Cataluña, exactamente igual, con un triplete al frente de las listas compuesto por Jorge Fernández Díaz, ministro del Interior en funciones, Jorge Moragas, jefe de gabinete de Rajoy y Alicia Sánchez-Camacho, todavía presidenta del PP regional. “Un cartel anodino, flojo y escasamente competitivo”, comentan en fuentes del partido en Cataluña. La cuarta de la lista es Dolors Montserrat, miembro de la mesa del Congreso. “Es un disparate, ni uno de ellos pasa la semana en Cataluña, hacen su vida en Madrid, es un cartel de paracaidistas. Cierto que son catalanes, pero no se les nota”, comentan con enorme irritación. El secretario general de los populares, su cabeza visible en la demarcación, es Xavier García Albiol, jefe de filas en Parlament catalán y también recompensado con un escaño en el Senado. Su tirón mediático ha decaído desde los tiempos en los que ejercía como alcalde de Badalona. Era entonces un referente indiscutible de su partido. Pero ha perdido fuelle.

“No es en Cataluña donde se ha de dar la batalla de las próximas generales”, apuntan desde Génova

La visita a Moncloa del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y su encuentro con Mariano Rajoy tampoco ha ayudado mucho a elevar los ánimos de la militancia del PP catalán. La entrevista posterior celebrada entre Soraya Sáenz de Santamaría yOriol Junqueras, números dos respectivos de los Gobiernos central y autonómico, trasladó la idea de un entendimiento infrecuente, que se vio aderezado con la retirada, por parte de Moncloa, de algunos recursos ante el Constitucional de iniciativas del ejecutivo catalán. Demasiadas complacencias con quienes han lanzado un órdago sin precedentes al Estado, se comentó entonces.

“No es en Cataluña donde se ha de dar la batalla de las próximas generales”, apuntan desde Génova. Rajoy visitó el territorio catalán el pasado año más de una docena de veces. Acudió hasta en siete ocasiones para apoyar la candidatura de Albiol en las autonómicas, que se cerraron con un balance muy pobre, prácticamente barridos por la fuerza naranja que, con Inés Arrimadas al frente, cosechó 25 diputados y se convirtió en la segunda fuerza del Parlament.

Confían los populares en superar el 26J al partido naranja en Cataluña, si no en escaños, algo que está muy difícil salvo que logren el diputado perdido de Lérida, al menos en número de votos. El pulso está servido. De entrada, el tirón de Juan Carlos Girauta, portavoz de Ciudadanos en el Congreso, parece mucho más potente que el de Fernández Díaz. El diputado de Ciudadanos ha sido posiblemente la voz más crítica y agresiva con Rajoy, hasta el punto de que ha llegado a compararle con el jefe de gobierno franquista Arias Navarro.

Entre las numerosas quejas de los dirigentes del PP catalán también se menciona la presencia de nada menos que cuatro ministros en el ágape ofrecido por un empresario catalán, hace tan sólo unas semanas, en su masía del Ampurdán, al que asistieron los altos cargos de la Generalitat y representantes de las fuerzas independentistas. "¿Hacían falta cuatro ministros para venir hasta aquí a hacerle la pelota a esta gente?", comentaba un veterano dirigente del PP regional. “En Madrid no se enteran de que estas cosas nos pasan factura, nos debilitan”, concluía.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba