España

Podemos detecta un parón en captar el "voto útil" del electorado socialista

El partido de Iglesias percibe que su mensaje para desbancar al PP y convertirse en fuerza hegemónica de la izquierda no está calando al ritmo esperado. Ve que buena parte del desencanto socialista opta por la abstención.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, y el jefe de campaña, Íñigo Errejón.
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, y el jefe de campaña, Íñigo Errejón. Podemos vía Flickr

Pese al viento favorable de los últimos sondeos, en Podemos no hay especial euforia, ni siquiera contenida. Más allá de la cautela con que acogen estas fotografías instantáneas, ahora mismo perciben con cierta preocupación que su proyecto no termina de explotar. Según las fuentes internas consultadas por Vozpópuli, los estrategas de la formación morada han detectado un parón en captar el “voto útil” del electorado socialista, cuestión esencial para desbancar al PP del poder. Se entiende por “voto útil” el que “ante una decisión se emite a favor de una opción que, aun no siendo la preferida, tiene mayores posibilidades de derrotar a otra cuyo triunfo no se desea” (definición de la Real Academia Española).

Las fuentes citadas apuntan que los expertos demoscópicos de la candidatura Unidos Podemos vienen observando cómo buena parte del “voto útil” del desencanto socialista, del crítico con la gestión de Pedro Sánchez, no acaba de sumarse a la opción morada de una manera determinante, es decir, para dar el golpe definitivo al PP de Mariano Rajoy, sino que desiste en el intento y opta por la abstención. Este electorado no aparece reflejado, según los gurús del partido de Pablo Iglesias, en el apoyo que recibe Unidos Podemos en las últimas encuestas, donde la coalición se sitúa incluso cinco puntos por encima del PSOE en el caso del estudio realizado por Metroscopia publicado por El País.

“Los sondeos no van a decidir el futuro de nuestro país, lo va a decidir la gente”, afirma Podemos con prudencia

Así, los estrategas del partido de Iglesias han notado que el mensaje “el voto útil es el voto morado” no está calando al ritmo esperado. A sólo veinte días de la cita con las urnas, la dirección de Podemos esperaba haber logrado ya un mayor trasvase de exvotantes socialistas. El principal objetivo de la coalición Unidos Podemos es arrebatar la Presidencia del Gobierno a los populares, mientras que alcanzar la hegemonía de la izquierda y protagonizar el sorpasso lo ven algo secundario, entre otras razones, porque podrían darse en votos y no en escaños.

Con esa premisa de no echar las campanas al vuelo, el número dos de Podemos y jefe de campaña, Íñigo Errejón, emplazó este domingo a sus adscritos (afiliados) y simpatizantes a ser “extraordinariamente prudentes” ante la posibilidad de ser segunda fuerza política. En un acto de precampaña en Salamanca, el secretario Político llamó a interpretar estos sondeos con total precaución, ya que, recalcó, "la única" encuesta que vale a Podemos como referencia es la del 20 de diciembre, cuando quedaron junto a las confluencias a una distancia de apenas punto y medio y 341.000 votos del PSOE. “Los sondeos no van a decidir el futuro de nuestro país, lo va a decidir la gente”, remachó.

En esa búsqueda del “voto útil” procedente del descontento socialista, elemento clave en la estrategia de Podemos para “asaltar los cielos” y llegar a La Moncloa, Errejón cargó duro contra el partido que sustenta el Gobierno. En esta línea, enfatizó que “hay que ganar al PP porque hay que desalojar la corrupción, la injusticia y los recortes del Gobierno”. Además, pidió a los “actores políticos” que quieran revertir "las políticas injustas del PP” y “el espectáculo dantesco de saqueo de las instituciones” que “no se equivoquen de adversario”. Errejón definió a Podemos como "la punta de lanza del cambio político".

Los socialistas confían en la 'Operación retorno'

Por su parte, el PSOE resta importancia a los últimos sondeos y se erige en el único actor capaz de lograr “el cambio del 26J”. En Ferraz persiste la calma y niegan una fuga de votos de su electorado hacia el PSOE. De hecho, destacan que se está produciendo justo el efecto contrario, la Operación retorno, la vuelta de un número considerable de exvotantes que se marcharon a Podemos y las mareas el pasado 20-D (fueron 1,5 millones), pero que han visto en dichas siglas una intransigencia a la hora de la verdad, en el momento de buscar acuerdos y formar gobierno, que no conduce a nada. “Algunos han perdido mucho tiempo en elaborar teorías sobre las próximas elecciones, el perezoso Rajoy, los que han hablado de una segunda vuelta, pero en realidad son una oportunidad para todos los españoles", subrayó ayer el secretario de Organización, César Luena.

Luena destacó la opción que representa el PSOE, "en primer lugar porque tenemos un candidato, un proyecto y un equipo serio y solvente", frente a quienes cuentan "con (Juan Carlos) Monedero, (Jorge) Verstrynge y, la gran novedad, (Julio) Anguita", agregó el dirigente socialista, aludiendo a Podemos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba