Madrid

Multan con 3.000 euros a un guardia civil que disparó a las casas de sus vecinos

El episodio se saldó sin heridos

La Audiencia de Madrid ha condenado a pagar 3.000 euros de multa a un guardia civil que, en octubre de 2014 y bajo los efectos del alcohol, disparó indiscriminadamente con su pistola reglamentaria contra las casas de sus vecinos en el barrio de Tetuán, en un episodio que se saldó sin heridos.

Hasta cinco proyectiles impactaron la mañana del 24 de octubre de 2014 en las casas de los vecinos de Jon Baptiste M., un guardia civil en situación de baja que ha sido finalmente absuelto de la pena de cárcel que solicitaba la Fiscalía por un delito de homicidio en grado de tentativa.

En su sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, el tribunal le impone una multa de 3.000 euros por un delito continuado de daños con la circunstancia atenuante de alteración psíquica, dado que el agente "sufría un síndrome de dependencia al alcohol que afectaba de manera grave su capacidad de conocer y querer". Él mismo lo reconoció en el juicio, donde alegó que se le fue "la cabeza" porque había tomado más dosis de antidepresivos de lo habitual, mezclados con alcohol

"Raro", "confuso" o "aturdido" fueron algunos de los términos empleados para describirle por los agentes de Policía que le vieron poco después de los disparos e incluso uno de ellos llegó a decir que "no estaba en sus cabales". E incluso un perito que le comenzó a tratar un mes antes de que tuvieran lugar los hechos, le diagnosticó un "trastorno de ideas delirantes".

Jon Baptiste, que no podrá portar armas hasta dentro de 8 años, explicó al tribunal que en aquel momento estaba de baja por una dolencia en un hombro y que se encontraba en tratamiento psicológico a raíz de formar parte de una unidad antiterrorista en el País Vasco entre 2001 y 2004.

Dijo no recordar nada de lo que ocurrió ese día, cuando sacó su pistola reglamentaria por la ventana y comenzó a disparar "de manera indiscriminada" a las casas de sus vecinos. Aunque alguno se encontraba en casa, ninguno resultó herido pese a que algunas balas impactaron en las ventanas de viviendas cercanas e incluso una de ellas llegó a incrustarse en la puerta del salón de un vecino.

Una actuación que, a juicio de la Sala, no se enmarca en un delito de homicidio en grado de tentativa porque los disparos de Jon Baptiste "no afectaron a ninguna persona" puesto que "nadie se encontraba en la trayectoria" de los mismos, "ni en las habitaciones o estancias donde se recibieron los tiros".

Por eso, solo le condena por los daños que ocasionaron sus disparos a las viviendas, teniendo que indemnizar por ello con un total de 4.121,66 euros a una de sus vecinas y a dos compañías de seguros.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba