Terrorismo

Los Mossos vigilaron a mandos de la Policía tras el chivatazo a los yihadistas de Tarrasa

Siguieron al autor material del soplo y descubrieron que se reunía con un inspector de la Brigada de Información de Barcelona, que conocía la investigación

Los integrantes de una célula yihadista, desarticulada en 2015 en la operación Caronte, que planeó atentar en lugares emblemáticos de Barcelona como el Parlament
Los integrantes de una célula yihadista, desarticulada en 2015 en la operación Caronte, que planeó atentar en lugares emblemáticos de Barcelona como el Parlament EFE

Los Mossos d’Esquadra vigilaron a mandos del servicio de Información de la Policía Nacional en busca del responsable de un presunto chivatazo policial a la célula yihadista de Tarrasa (Barcelona) que desde la semana pasada se sienta en el banquillo de la Audiencia Nacional. Según un informe de la policía autonómica catalana al que ha tenido acceso Vozpópuli, tras tener constancia del soplo, los Mossos siguieron a una de las personas que habían alertado a los yihadistas. Fruto de esta investigación, descubrieron su relación con varios mandos de la Policía. Al menos a uno de ellos, los Mossos le habían confiado previamente datos de sus pesquisas en el marco de la cooperación entre cuerpos.

La policía autonómica catalana no olvida este hecho que, a su juicio, puso en peligro la denominada operación Caronte contra un grupo acusado de querer atentar en España. Este lunes, uno de los mossos que declaró como testigo en el juicio no dejó pasar la ocasión de recordar aquella “filtración”. Demostró al tribunal que la herida entre Mossos d’Esquadra y Policía Nacional sigue abierta tres años después de que la Audiencia Nacional diese carpetazo a una denuncia formal del cuerpo autonómico por revelación de secretos y colaboración con organización terrorista.

Según el informe de la policía catalana, el chivatazo se produjo el 7 noviembre de 2014. Los Mossos llevaban ya tiempo detrás del grupo Fraternidad Islámica en el que llegaron a introducir a uno de sus agentes encubiertos  Aquella tarde de otoño estaban controlando una reunión en la tienda de uno de los investigados en Tarrasa. Había varios miembros de la célula. En un momento dado, aparecieron dos integrantes del comando con otras dos personas -desconocidas hasta entonces para los investigadores- que estaban allí para avisarles de que los Mossos les estaban investigando. Y citaron a su fuente: un policía.

Extracto del informe de los Mossos donde se recoge el chivatazo
Extracto del informe de los Mossos donde se recoge el chivatazo Vozpópuli

Os van a "detener a todos"

Así lo recoge textualmente el informe al que ha tenido acceso este diario: “En esta reunión el señor S les dijo que no siguieran por el camino del yihad, que no era el camino correcto. Posteriormente, el señor P explicó al resto que un jefe de policía les había dicho que los Mossos les estaban investigando a todos los presentes, y que en unas tres semanas les iban a detener a todos. También les explicó que este policía les enseñó diversas fotografías de los investigados, hechas supuestamente en el curso de vigilancias policiales”.

Tras el aviso, el grupo Fraternidad Islámica tomó la decisión de no volver a reunirse durante un tiempo y se activaron las alertas entre sus integrantes acerca de la posibilidad de tener entre sus filas algún infiltrado, como era el caso.

Diez días después, el 17 de noviembre, agentes de la Comisaría General de Información de los Mossos identificaron quiénes eran esos dos desconocidos y establecieron diligencias de vigilancias y seguimientos sobre uno de ellos. Así detectaron “una reunión entre éste con dos personas que han sido identificadas sin género de dudas como M.T., inspector jefe de la Brigada Provincial de Información de Barcelona del Cuerpo Nacional de Policía, y J.L.G.G., inspector de la Brigada de Provincial de Información de Barcelona del Cuerpo Nacional de Policía”.

Parte del informe en el que se detalla el encuentro con los policías
Parte del informe en el que se detalla el encuentro con los policías

El informe precisa que el encuentro duró aproximadamente una hora y que tuvo lugar en una terraza exterior de un bar “de difícil cobertura” por lo que no se sabe de qué hablaron.”Tras finalizar esta reunión, sobre las 20.30 horas, estas dos personas dejaron al señor S y se marcharon del lugar en un vehículo con matrícula 28XXXXGF el cual tiene como titular a la ‘Secretaría de Estado de Seguridad’”, precisa el documento.

Para "perjudicar la investigación"

Sobre los dos individuos que materializaron el chivatazo se deduce que se trata de dos confidentes de la Policía a juzgar por la descripción de su perfil que incluyen los Mossos: “Son dos miembros muy activos de la comunidad salafista de Mataró (Barcelona) concretamente de una asociación llamada IQRA, que da clases de Corán y de religión a los menores, y a cuya sede acude habitualmente el señor T.C. al cual le constan dos antecedentes por delitos de terrorismo”.

Por todo esto, el informe concluye que “con el ánimo de perjudicar de forma voluntaria la investigación, algún o algunos funcionarios policiales han informado a los investigados por el cuerpo de la Policía de la Generalitat - Mossos d’Esquadra”.  



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba