Inmigración

Marlaska promete que retirará también la tercera valla en Melilla: "No hay que usar medios cruentos"

"Las fronteras, para ser seguras, no tienen que utilizar medios cruentos, necesariamente, y menos en el siglo XXI, que es el siglo de las tecnologías y del avance", ha esgrimido el ministro de Interior, en su visita a Melilla

Marlaska, en su visita a Melilla
Marlaska, en su visita a Melilla EFE

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha anunciado este sábado que en la valla fronteriza de Melilla, además de retirar las concertinas y elevar la altura en las zonas vulnerables, como ya anunció en Ceuta hace una semana, también se eliminará la sirga tridimensional o tercera valla.

Así se pondrá fin a una de las medidas que adoptó el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero para tratar de poner fin a la primera crisis de las vallas que sufrió Melilla en 2005, junto con la elevación de la altura del perímetro de 3 a 6 metros, que supuso la instalación de un entramado de cables de acero en la zona intermedia del perímetro fronterizo.

Grande-Marlaska se ha referido a la sirga tridimensional como "algo típico de la valla perimetral de Melilla", y su eliminación está entre las modificaciones que el Ministerio del Interior quiere acometer este mismo año en el perímetro para conseguir una frontera más segura, "pero también más humana".

"No son conceptos absolutamente antagónicos, sino que deben estar íntimamente unidos", ha defendido el ministro en su primera visita a Melilla, en la que ha insistido en que "las fronteras, para ser seguras, no tienen que utilizar medios cruentos, necesariamente, y menos en el siglo XXI, que es el siglo de las tecnologías y del avance".

Se reducen las llegadas

Grande-Marlaska ha resaltado además que, tras unos meses de especial intensidad en el control de la inmigración, durante los que la mayor parte de los esfuerzos se dedicaron a gestionar el incremento de llegadas del verano, ya han comenzado a percibirse los resultados de las labores de planificación y control de la inmigración.

El ministro ha destacado la reducción de las llegadas irregulares por vía marítima durante el pasado mes de febrero. En términos interanuales, las entradas de migrantes han pasado de las 1.106 de febrero de 2018 a las 936 de febrero de 2019. En comparación con las cifras de enero de 2019 (4.104 entradas marítimas), el descenso intermensual fue del 77%. Se rompe así la tendencia al alza registrada en los últimos meses.

Esta misma variación se observa en las entradas irregulares a Melilla, que han descendido un 10% con respecto a febrero de 2018 y un 16% con relación a enero de este año. De esta forma, en febrero del año pasado entraron irregularmente en la Ciudad Autónoma 415 inmigrantes, en enero de 2019 fueron 475 y este mes pasado 372, en un claro movimiento descendente.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba