CASO FERNÁNDEZ DÍAZ "Nos han dado donde y cuando duele": El PP tiembla por las grabaciones de Interior

Un terremoto a tres metros de la meta. Rajoy apoya a su ministro habla de oscuras maniobras electorales. El PP acusa el golpe y tiembla ante las consecuencias.

El Partido Popular intenta atajar los efectos del escándalo de las escuchas en el ministerio del Interior. Mariano Rajoy ha ido más lejos al relacionar la aparición de estas cintas con otros precedentes que han ocurrido en España en vísperas de unas elecciones. No mencionó el 11-M pero la referencia quedó en el aire. El presidente del Gobierno sufrió como candidato un vuelco electoral en el último minuto en 2008.

El sobresalto informativo, originado en el atardecer del miércoles, ha dinamitado la recta final de la campaña de los populares cuando se encontraba ya en el sprint hacia la meta. No se disimulan los nervios por las consecuencias del episodio. Tampoco la irritación por lo que ha acontecido en estos años en el departamento de Jorge Fernández Díaz, un ministro que no ha destacado en estos años por la habilidad de su gestión. "El presidente del Gobierno lo sabe", explicaba el ministro aludido en una improvisada entrevista en la Cope. "Todo iba mal hasta que habló el ministro. Entonces fue mucho peor", comentaba un dirigente del PP tras escuchar esta comparecencia radiofónica del 'ministro torpón', como le denominaba, sin disimular su irritación.. 

"La historia se repite"

"Estamos en lo de siempre, a cuatro días del final, hay algunos que quieren pescar en el río revuelto para ver qué sacan". Rajoy apoyó sin fisuras a su ministro y estrecho amigo. No podía hacer otra cosa a cuatro pasos de una jornada electoral de tintes dramáticos. A pesar de las presiones de la oposición, nadie puede imaginar que Rajoy defenestre a su titular de Interior en tan fatídico momento. En el Gobierno se sospecha de casi todo. De algunos comisarios vinculados de medios informativos o del propio jefe de la Oficina Antifraude catalán, Daniel de Alfonso, un magistrado elegido hace nueve años por el Parlament a propuesta de los nacionalistas y secundado por el PP y PSC. 

Moncloa impulsa sin entusiasmo la teoría de la conspiración. No otorga credibilidad  alguna al contenido de las conversaciones entre Fernández Díaz y su visitador en el despacho del ministro. "Allí se habló de asuntos profesionales, de cómo seguir algunas pistas para evitar fraudes", argumentan como explicación de lo sucedido. Nada de persecución a políticos secesionistas como Oriol Junqueras o Francesc Homs. Desde Moncloa se afanan en estas horas en minimizar los daños, en transmitir mensajes de calma y de control de la situación. En el gobierno nadie duda de la intencionalidad política de la filtración de estas cintas, en las que se recoge un encuentro celebrado hace un par de años, justo antes de la celebración del referéndum de las urnas de cartón de Cataluña. "Están fuera de contexto, el ministro se ciñe a su función y hablan cuestiones de sus competencias", dicen portavoces de Rajoy, quien también se expresó en esta línea en una entrevista radiofónica muy tensa en Onda Cero.

El ruido mediático

Los efectos del escándalo son impredecibles, quizás mucho ruido mediático y poca traducción en el resultado de las urnas, comentan las mencionadas fuentes. "Esto ocurre en el peor momento, saben perfectamente cuando filtrar, cuando publicar y con qué objetivo", señalan. "Es un ataque frontal al corazón de nuestra campaña, de eso no hay duda. Lo demás son especulaciones. No creo que nos cueste las elecciones, todo huele demasiado mal, es incluso obsceno cómo ha trascendido la información", aseguran. Otras voces del partido no ocultan su malestar por todo lo ocurrido en estos años en el ministerio del Interior, un departamento fuera de control, en el que han ocurrido todo tipo de episodios sospechosos, en especial el enfrentamiento entre comisarios de Policía o tensiones entre distintos cuerpos.

Superados los efectos colaterales de la corrupción, al menos según apuntan los sondeos, el PP ha de afrontar esta cuestión sin apenas margen para maniobrar y para aminorar los efectos de lo ocurrido

"Fernández Díaz no ha sabido acabar con las cloacas que están instaladas en su departamento desde los tiempos del PSOE. Han sido cuatro años perdidos, y ahora nos pasan factura, en el peor momento, de la forma más estrepitosa", comenta un dirigente del PP que dice en privado lo que opina gran parte de sus compañeros de formación.

Superados los efectos colaterales de la corrupción, al menos según apuntan los sondeos, el PP ha de afrontar esta cuestión sin apenas margen para maniobrar y para aminorar los efectos de lo ocurrido. "Es como el gol que te envía al suelo en el último minuto del partido", explican estas fuentes.

El PP empezaba a recibir buenas noticias en estas penúltimas jornadas de la campaña. El esfuerzo del presidente en funciones desplazándose a decenas de localidades de toda España, más el refuerzo intenso y sin apenas precedentes de gran parte de su Gobierno y delos principales dirigentes de su formación, habían relanzado los datos de los sondeos. Los 'trackings' que maneja el partido apuntan a que el PP ha logrado supoerar la barrera sicológica del 30 por ciento de los votos y van camino del 31. La fronera de los 122 escaños no aparece por ahora fácil de superar, aunque los estrategas del partido conservador confiaban en estos días finales para lograrlo. El mazazo del escándalo de las escuchas de Interior puede trocar estos planes en una decepción. De ahí el empeño del Gobierno en transformar el episodio en una conspiración, una maniobra oscura para alterar el resultado de las urnas. "Esto es lo de siempre, intentar alterar el resultado de las urnas", comentan.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba