España

Carmena, Colau y Oltra agravan el agujero del PSOE en Madrid, Barcelona y Valencia

Algo sí comparte la actual dirección del PSOE con la mayoría de los barones socialistas: la inquietud por estar contribuyendo a fortalecer el tirón electoral de varias lideresas que le hacen la competencia directa dentro de la izquierda.

Las alcaldesa de Barcelona y Madrid, Ada Colau y Manuela Carmena.
Las alcaldesa de Barcelona y Madrid, Ada Colau y Manuela Carmena. EFE

Ahora Madrid, la marca con la que Manuela Carmena logró la Alcaldía de la capital, le sacó al PSOE una diferencia superior a 15 puntos y 11 concejales en las elecciones celebradas hace un año. Después del 26J, hay altas posibilidades de que los socialistas entren en el equipo de Gobierno municipal. Ada Colau obtuvo con Barcelona en Comú una ventaja de 16 puntos y seis concejales sobre el PSC, formación que acaba de integrarse en su equipo del consistorio. Y Mónica Oltra, se hizo con la vicepresidencia de la Generalitat valenciana con la ayuda de los socialistas liderados por Ximo Puig y de Podemos, pese a que Compromís quedó como tercera fuerza en las autonómicas celebradas en esta comunidad. La conclusión que impera en la dirección del PSOE, basada en el estudio de numerosas encuestas, apunta a que Carmena, Colau y Oltra se han adueñado del mensaje del cambio dentro del electorado de la izquierda, el mismo con el que aspira a volver a competir Pedro Sánchez en las próximas legislativas.

Las encuestas del PSOE auguran peores resultados en Madrid, Barcelona y Valencia

"Si preguntas a los valencianos, a los madrileños o a los barceloneses quien está liderando en estos momentos el cambio, te responden en su gran mayoría que Oltra, Carmena y Colau. El PSOE se ha quedado en estas tres poblaciones como mero convidado de piedra, un anticipo de lo que hubiera ocurrido a nivel nacional de haber cuajado un pacto de Gobierno con Pablo Iglesias", comenta inquieto un miembro de la Ejecutiva socialista, perplejo ante la facilidad con la que algunas federaciones del partido se le "están yendo de las manos a Ferraz".

El veto que impuso Sánchez a los socialistas valencianos para evitar que concurran con Podemos en las mismas listas al Senado tuvo éxito porque se sumaron a él la mayoría de los barones regionales. Sin embargo, ha erosionado la relación personal entre Sánchez y el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, que en privado roza la incomunicación. La percepción que se tiene en Ferraz es que Mónica Oltra le ha comido el espacio a Puig y que ello puede pasarle una costosa factura al PSOE el 26J, donde se teme una considerable subida electoral de Compromís. Un anticipo de esta penalización lo recibieron los socialistas valencianos el pasado 20 de diciembre: el partido de Oltra les sacó casi 6 puntos de distancia, enviándoles a la tercera posición en esta comunidad.

Oposición una vez a la semana en Madrid

Las mismas o peores perspectivas, incluso, se dan en Madrid. El PSOE está desaparecido como fuerza de oposición –"la suele ejercer un día a la semana", le gusta decir a Carmena en público– y ahora parece decidido a formar parte del singular Gobierno de la alcaldesa en cuanto Pedro Sánchez pase por el trago del 26J. "Si preguntáramos a los madrileños qué miembro de nuestro partido ejerce como portavoz en el Ayuntamiento, constataríamos lo que todos sabemos, que es una responsabilidad que está desierta", admiten en Ferraz, en alusión al desconocimiento casi absoluto que hay de Purificación Causapié, a la que algunas lenguas viperinas de la Corporación municipal han puesto el mote de Causapena. El pasado 20 de diciembre, el PSOE quedó cuarto en la capital, a tres puntos de Podemos, uno de Ciudadanos y 16 del PP.

La decisión del PSC de matrimoniarse con Ada Colau en Barcelona tampoco ha sentado nada bien en Ferraz, pues no favorece un buen resultado para el conjunto del partido en las elecciones del 26J. "Lo único que puede provocar es una fuga aun mayor del voto nuestro a Ciudadanos o un aumento de la abstención entre nuestros votantes, desorientados ante lo que el PSC puede hacer con su apoyo". En las últimas legislativas, el PSC quedó como tercera fuerza en Cataluña, por detrás de la confluencia de Podemos y de Esquerra Republicana.

La complicidad con Colau, Carmena y Oltra preocupa a los barones reacios al pacto con Podemos

Según la versión de Pedro Sánchez, los socialistas catalanes han dado el paso de asumir competencias municipales en Barcelona sobre Innovación, Juventud, Mayores, Paisaje y Deportes, para acabar con el "postureo" de Colau. A juicio del nuevo teniente de alcalde del PSC, Jaume Collboni, lo han hecho para "hacer gobernables las instituciones desde la izquierda". El 26J se obtendrá una nueva fotografía sobre quien tiene razón, aunque las encuestas que de momento maneja el PSOE reflejan que sus agujeros electorales en Madrid, Cataluña y la Comunidad Valenciana van en aumento.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba