España

Instituciones Penitenciarias descartó que el imán de Ripoll fuera yihadista

Exterior de la mezquita Islámica Annour en la que ejercía el Imán de Ripoll (Girona)
Exterior de la mezquita Islámica Annour en la que ejercía el Imán de Ripoll (Girona) Efe

No había evidencias de radicalización; tampoco muestras de fanatismos. Durante los dos años que estuvo en la prisión de Castellón, los expertos de Instituciones Penitenciarias no vieron en Abdelbaki es Satty, el imán de Ripoll sospechoso de organizar los ataques en Barcelona y Cambrils, indicios yihadistas, según publica este martes El Mundo

Es Satty, quien fue detenido en 2010 por un delito de tráfico de drogas, estuvo recluido "en régimen ordinario, pero una vez aplicado el protocolo para la detección del fenómeno yihadista, fue incluido en el Grupo C (el Grupo A es para condenados por terrorismo y el Grupo B para reclutadores)", refiere el diario. Durante su estancia, el imán "nunca" fue catalogado como un recluso "peligroso, salafista o radical", indica la nota interna a la que ha tenido acceso el medio.

El juzgado de Vigilancia Penitenciaria nunca tuvo información sobre vinculación con actividad terrorista ni con su supuesta inclusión en el Fichero de Internos de Especial Seguimiento (FIES), han asegurado fuentes consultadas por EFE.

El imán logró despistar a las autoridades en más de una ocasión. En 2005, las autoridades pincharon el móvil de Es Satty, pero las escuchas fueron suspendidas porque no encontraron nada sospechoso. En 2012, un juez canceló su expulsión por considerar que no constituía "una amenaza real para el orden". Y en 2015 el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Castellón anuló una orden de expulsión dictada por la Subdelegación del Gobierno y vinculada a esta condena por tráfico de drogas, después de que Abdelbaki Es Satty recurriera.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba