"Este es un país en el que no te puedes morir ni en catalán". Con esta y otras quejas, un grupo independentista, liderado por el empresario Santiago Espot, ha irrumpido en el centro de atención primaria de Les Corts, en Barcelona, para exigir el cese de una médico, a la que una paciente acusa de haberle "humillado" al atenderle en castellano y decirle, según la versión de los protagonistas del escrache, que no entendía el catalán. La tachan de "colonizadora".

En un vídeo difundido por el Moviment identitari català en Twitter se puede escuchar como Espot interpela a un doctor del centro, a medida que aumenta la intensidad y agresividad de su discurso. "Doctor Benavent, mire, esto es una puñetera colonia. ¡Aquí vienen médicos con el ánimo del colonizador a menospreciarnos, no solo esta médica, sino otras muchas!", critica el activista.

https://twitter.com/MICCatalunya/status/1181556538651140097?ref_src=twsrc%5Etfw

"Incluso este es un país –prosiguió- en el que no te puedes morir ni en catalán, y muchos de nuestros abuelos catalanoparlantes las últimas palabras que escucharán serán en lengua castellana. (…) ¡Dejad que hablen en castellano! (…) ¡Pero que nos humillen en nuestra casa, como humilló esa médica a esa madre, no lo toleraremos más!", ha continuado.

La respuesta del centro

El profesional sanitario niega rotundamente los hechos delante del grupo independentista y les ha explicado que en el propio centro médico hay muchos profesionales en formación extranjeros, los cuales tienen "la obligación, de entender lo antes posibles las lenguas oficiales de aquí".

Así mismo, aseguró que los sanitarios no catalanoparlantes tratan de aprender el idioma "muy rápido" y que nunca habían tenido ningún problema de esta índole. Desde el Sindicato Médico Catalán (SIMECAT) han condenado "el señalamiento y la intimidación al personal sanitario". "Los servicios jurídicos del SIMECAT se encuentran a disposición de la compañera médica para adoptar las medidas legales que fueran necesarias", han anunciado.