España

La consultora de Arístegui ve cerrada su hoja registral tras no rendir cuentas de 3 años

La consultora Karistia SL, con la que el exembajador en La India habría obtenido comisiones por hacer lobby para empresas españolas en el extranjero, puede recibir una multa de entre 1.200 y 60.000 euros por esta infracción. El Registro Mercantil cerró la hoja de esta sociedad el pasado lunes al no depositar los balances de 2011, 2012 y 2013, según fuentes de toda solvencia consultadas por este diario.

El exembajador en La India Gustavo de Arístegui, durante un seminario.
El exembajador en La India Gustavo de Arístegui, durante un seminario. spain-india.org

El Registro Mercantil, aquel donde se inscriben los hechos y actos relativos a empresarios y sociedades, procedió a cerrar la hoja correspondiente a la consultora Karistia SL el pasado lunes, según ha podido saber Vozpópuli de fuentes de toda solvencia. Esta entidad, administrada por el exembajador en La India Gustavo de Arístegui, actuaba junto a la firma Scardovi SL, del diputado popular Pedro Gómez de la Serna, bajo la marca internacional Voltar Lassen. Ambas han estado envueltas en el presunto cobro de comisiones por su mediación en contratos públicos otorgados a una veintena de empresas españolas en países de África y Latinoamérica, según informaron la pasada semana la cadena Ser y el diario El Mundo.

En concreto, tales inscripciones en el Registro Mercantil, organismo dependiente del Ministerio de Justicia, sirven para dar publicidad de la situación de cada empresa, de forma que pueda ser conocida por quienes pretendan contratar con ella. Una información que no fue necesaria, a tenor de los hechos, para las empresas españolas, entre ellas la industrial Elecnor, que accedieron al asesoramiento de Karistia SL, integrada en Voltar Lassen, junto a Scardovi SL, según consta en la Oficina Española de Patentes y Marca. Este lobby habría operado en países como Ghana, Congo, Argelia, Jordania, Panamá o Perú.

Las fuentes consultadas por Vozpópuli apuntan que el cierre de la hoja registral Karistia SL se produjo el pasado 14 de diciembre, el mismo día en que se supo que Arístegui dimitía como embajador en La India a raíz de este episodio, lleno de sombras. Las mismas fuentes precisan que dicho cierre es debido a que la empresa acumula tres ejercicios sin presentar sus cuentas, los correspondientes a 2011, 2012 y 2013. A partir de ahora, no podrán realizarse inscripciones sobre el estado de dicha sociedad, salvo excepciones legales como el cese o dimisión de los administradores, gerentes, directores generales o liquidadores; la revocación y la disolución de la sociedad, el nombramiento de liquidadores, o los asientos ordenados por la autoridad judicial o administrativa.

El cierre de la hoja registral supone todo un perjuicio para la imagen de la empresa frente a terceros

El exdiputado y exportavoz del PP en la Comisión de Exteriores del Congreso creó esta empresa a finales en 2009 y todavía figura como administrador único de la misma desde julio de 2010. Esta sociedad, dedicada al "asesoramiento fiscal de todo tipo de personas físicas y jurídicas", fue inscrita con un capital social de apenas 3.010 euros. El diplomático sostiene, sin embargo, que en abril de 2012, cuando fue nombrado embajador en La India en abril, firmó ante notario un documento donde dejaba a su hijo, Borja de Arístegui, como administrador único de la entidad. Tal modificación, continúa, no llegó a ser elevada al registro dado que la Seguridad Social había dictado un embargo de dicha sociedad.

En declaraciones a Vozpópuli, Arístegui señaló el pasado miércoles que cuando su hijo pagó "lo que Hacienda reclamaba, que no iba dirigido contra mí como persona física, sino contra la empresa, se levantó el embargo". "No hubo nada ilegal", añadió el diplomático, que no especificó la cuantía de la deuda contraída con el fisco. Algunas fuentes la sitúan entre 140.000 y 180.000 euros, un importe que, según el diario El Mundo, Arístegui obtuvo de la empresa Elecnor después de mediar para un contrato de obra en Argelia.

Las puertas de los bancos se cierran

La no presentación de cuentas en el Registro Mercantil conlleva, además del incumplimiento legal, que el administrador de la empresa pueda recibir una multa de entre 1.200 y 60.000 euros por esta infracción, tal y como figura en el régimen sancionador previsto en el artículo 221 de la Ley de Sociedades Anónimas. Asimismo, el cierre de la hoja registral supone todo un perjuicio para la imagen de la empresa frente a terceros, algo que puede traducirse en informes comerciales negativos, en la pérdida de nuevos clientes o contratos, o en la dificultad de acceder al crédito bancario, según afirma el economista Mario Cantalapiedra en el blog Gestores de Riesgo y Morosidad.

La Oficina de Conflicto de Intereses del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas ha abierto un procedimiento para investigar la presunta realización de actividades empresariales por parte de Arístegui de forma simultánea al desempeño de su cargo de embajador. La citada oficina decidirá previsiblemente la próxima semana, informa Ep, si abre expediente sancionador contra Arístegui por la concurrencia de circunstancias que lo justifiquen o archiva el caso al estimar que el diplomático no ha realizado ninguna actividad incompatible. Mientras tanto, el exdiputado del PP dispone de un mes para abandonar su puesto en Nueva Delhi.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba