Caso Púnica Granados no reconoce nada: la mansión no era suya, el coche era prestado y desconocía la caja B

El ex secretario general del PP madrileño tampoco ha sabido explicar a la Fiscalía el motivo por el que sus ingresos en Suiza coinciden con adjudicaciones a empresarios en Valdemoro

Granados en la Audiencia Nacional
Granados en la Audiencia Nacional EFE

El ex secretario general del PP de Madrid y presunto cabecilla de la trama 'Púnica', Francisco Granados, no ha reconocido haber cometido ni un sólo delito en sus dos primeras jornadas de declaración ante el juez de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón, según informan a Vozpópuli fuentes presentes en la declaración.

Como resultado de esta estrategia, Granados ha rechazado ser el propietario de la mansión de Valdemoro que le habría regalado el empresario Ramiro Cid Sicluna, tal y como confirma la investigación de la UCO de la Guardia Civil y de la Fiscalía Anticorrupción. Y también ha negado que otro de los empresarios presuntamente favorecidos le regalara un coche modelo Mini, que fue incendiado misteriosamente en 2006. De este caso, Granados dio este martes una nueva versión al juez, a quien explicó que el suceso se produjo cuando estaba tramitando su compra, y que se lo habían dejado para probarlo el fin de semana que fue incendiado.

Sobre la vivienda de Valdemoro, Granados declaró al juez que cuando se publicó sobre su existencia en prensa en 2009, la expresidenta Esperanza Aguirre le llamó y le preguntó si tenía mucha "necesidad" de la casa, a lo que respondió que no, por lo que Aguirre le "dio la instrucción" de que abandonara el proyecto, para el que ya había contratado a un arquitecto.

Facturas de su mujer

También negó ser el propietario de una vivienda de lujo en Marbella, y explicó que cada verano que disfrutó de la vivienda abonaba 3.000 euros en concepto de alquiler. Granados tampoco pudo justificar el motivo por el que su mujer abonó una factura por obras en la citada vivienda de Marbella.

Asimismo, el presunto cabecilla de la trama negó que conociera la contabilidad B del PP madrileño, y mucho menos que él fuera el responsable de llevar esta contabilidad en su agenda 'Moleskine', que fue intervenida en su vivienda, y en la que se pueden leer las iniciales 'JLM', 'JEC' y 'LD' al lado de una cifras que según la Guardia Civil podrían aludir a pagos por 2,1 millones, de los que 1,4 millones serían para el gerente del PP de Aguirre, Beltrán Gutiérrez, identificado en la agenda como 'BG'.

Francisco Granados
Francisco Granados EFE

Preguntado sobre si las iniciales de la agenda podían corresponder a los empresarios Javier López Madrid (OHL), Javier Entrecanales (Acciona) y Luis Delso (Isolux), Granados volvió a repetir las palabras de su anterior declaración, que cabrearon al anterior instructor del procedimiento, Eloy Velasco: según el cabecilla de la trama 'JEC' correspondería a 'jornadas de educación concertada', 'JLM' a 'juntas locales municipales' y 'LD' era "alguien de Educación', cuyo nombre no recordó.

Respecto a las columnas de su agenda, en las que aparecen las palabras inglesas "in" y "out", Granados reiteró que no se trata de entradas y salidas de dinero, sino de número de asistentes a eventos del PP madrileño.

Ingresos en Suiza

Granados tampoco logró articular una explicación creíble al ser preguntado por el hecho de que varios de sus ingresos en una de sus cuentas de Suiza coincidieran con adjudicaciones a empresarios de la trama 'Púnica' en Valdemoro. El exconsejero madrileño dijo que pese a que tenía dos cuentas en este país, sus fondos no procedían de los empresarios favorecidos, que según un informe de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil recibieron obras por un valor estimado de 709 millones de euros.

También rechazó haber ayudado a empresas amigas, como es el caso de OHL, en las obras del Metro de Madrid, al mismo tiempo que negó que el principal arrepentido de la 'Púnica', David Marjaliza, hubiera intermediado en el cobro de comisiones, tal y como reconoció ante el juez.

Francisco Granados
Francisco Granados EFE

Ni siquiera las evidencias mostradas por las fiscales del caso de estos presuntos amaños hicieron reconocer a Granados su culpa. Las responsables del ministerio público le mostraron varios correos electrónicos intervenidos a su jefe de gabinete en la Consejería de Transportes y presunto testaferro, Ignacio Palacios, en los que intercambiaban datos sobre adjudicaciones presuntamente irregulares con su exsocio David Marjaliza.

Granados, que este martes contestó a las preguntas de la Fiscalía, tendrá una nueva oportunidad de esclarecer los hechos el 15 de marzo, día en el que el juez García-Castellón le ha citado a declarar por tercera vez consecutiva para que conteste a las preguntas de las acusaciones y de las defensas. 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba