LOS SECRETOS DEL SUMARIO

También maletines: Marjaliza contrató a una empresa para evadir a Suiza 2,5 millones en metálico

Cuando el constructor no podía evadir fondos mediante el sistema de 'compensación', recurría a los servicios de la compañía Riflex SA, que enviaba un empleado a recoger el dinero en efectivo. Ésta lo recogía en el domicilio del 'blanqueador' Michael Trevor Langdhon, ante quien se identificaba con un billete roto por la mitad que coincidía con la que tenía el empresario británico.

Marjaliza, el cerebro de Púnica.
Marjaliza, el cerebro de Púnica. EFE

Maletines y 'mulas'. La investigación de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil ha revelado que uno de los 'cabecillas' de la trama Púnica, el constructor David Marjaliza, no siempre utilizó complejas operaciones financieras para evadir dinero a sus cuentas en Suiza. La información remitida por las autoridades de Berna ha permitido saber que en varias ocasiones el socio de Francisco Granados recurrió a los servicios de Riflex SA, una sociedad fiduciaria radicada en la localidad helvética de Chiasso, para sacar de España importantes cantidades de dinero mediante el traslado físico de los billetes a través de una pareja de 'correos' humanos.

La pareja de 'correos' humanos recogía el dinero en el piso en Madrid del 'blanqueador' de la trama. Se identificaba mostrando medio billete de banco

Los movimientos de los depósitos bancarias de Marjaliza revelan que la trama utilizó al menos dos ocasiones este sistema, en 2006 y 2007, para evadir un total de 2,5 millones de euros. El testimonio del propietario de dicha compañía, que ha comparecido como testigo ante las autoridades de Berna, ha permitido saber también que el sistema contaba con la colaboración de Fabiane Guignard, la gestora del BNP Paribas de Ginebra donde estaban las cuentas del constructor, y del ciudadano británico Michael Trevor Langdon, señalado como la persona que gestionaba todo el operativo de blanqueo desde Madrid. De hecho, era en el domicilio de este último en la capital de España donde acudían los "transportistas" enviados por la empresa suiza a recoger los maletines. Para identificarse, mostraban un billete roto por la mitad que debía coincidir con la parte que tenía en su poder Trevor Langdon.

Aunque el método más habitual utilizado por la Púnica para situar el dinero producto de comisiones ilegales fuera de España era el conocido como 'blanqueo por compensación', el informe de la Guardia Civil destaca que el socio de Granados tuvo que recurrir a este sistema cuando la cantidad de dinero que se quería situar más allá de nuestras fronteras era significativa. Entonces, no le quedaba más remedio que arriesgarse a trasladarlo físicamente hasta el país de destino. La primera vez que hay constancia de esta circunstancia es en febrero de 2006, cuando la cuenta que Marjaliza recibió tenía abierta a su nombre en el BNP Paribas recibió la cantidad de 1.844.900 euros repartidos en cinco ingresos a lo largo de dos meses y medio. Los investigadores creen queel dinero evadido era 'fraccionado' para que su entrada en la cuenta no disparara las alertas de los organismos antiblanqueo de las autoridades suizas.

682.500 euros en 2007

El sistema lo volvió a utilizar Marjaliza en 2007. En ese caso, el dinero llegó a la cuenta abierta en la misma entidad a nombre de la empresa costarricense Sheraton Trading SL, una de las sociedades 'pantalla' del constructor. Los ingresos fueron tres en tres meses. Dos, de 200.000 y 190.000 euros, se realizaron el mismo día, el 13 de julio de aquel año. El tercero y último, registrado el 31 de octubre, se elevó hasta los 292.500 euros. En total, mediante este sistema, Marjaliza ingresó en estos dos años 2.527.400 euros. Eso sí, los 'blanqueadores' no llegaban con el dinero en metálico al banco de Marjaliza, sino que primero lo ingresaban en las cuentas en dos entidades financieras de Suiza de la propia empresa Riflex SA y, desde ellas, hacían la transferencia tras quedarse con un porcentaje en concepto de comisión.

El dueño de Riflex SA asegura que fue una empleada del BNP Paribas de Ginebra la que le hizo el encargo y le dio por fax las instrucciones

El informe de la UCO detalla que las autoridades de Berna tomaron declaración al director de la compañía, Andrea Giovanni Zapella, un ciudadano suizo de 62 años que no dudó en señalar a la empleada del BNP como la persona que le hizo el encargo. De hecho, entre la documentación que entregó se encuentra una copia del fax que esta mujer les envió con los datos del 'contacto' en Madrid, Michael Trevor Langdon: su domicilio en la calle Jener, de Madrid, y un número de teléfono móvil suizo que también pertenecía al presunto 'blanqueador' de la trama. En la documentaciòn facilitada por Zapella a la Justicia suiza también figura una nota fechada el 1 de febrero de 2006, justo antes del primer 'maletín', dirigida a un tal "Rolando", que ha sido identificado como Rolando Bernarconi, trabajador de Riflex SA. En ella le hablaba de una operación de 37 millones de euros de los que 3 millones estaban destinados a ser transferidos a favor de la cuenta de Marjaliza en el BNP Paribas.

"La mitad de un billete de banco"

En su declaración, Zapella recalcó que había recibido el encargo de la gestora de fondos de la entidad financiera, pero también "haber otorgado a un tercero un mandato para la recepción de los fondos en Madrid y su transporte hasta Suiza". Según señaló, el simplemente actuó "personalmente como intermediario para la transferencia de fondos" a los depósitos del constructor en Ginebra desde las cuentas de su compañía. Eso sí, "con arreglo a las instrucciones de Guignard". También señala a ésta como la persona que dio las instrucciones para la recogida de fondos, desde el lugar, a la fecha y la persona de contacto. Ésta era Michael Trevor Langdon. "El lugar de la entrega de los mismos fue su piso y el medio de identificación utilizado fue la mitad de un billete de banco", detalló el propietario de Riflex SA.

La UCO considera "verosímil que la procedencia inicial de la mayoría de los fondos de las cuentas de Marjaliza fueran importes entregados en metálico"

La UCO destaca en su informe que "parece verosímil que la procedencia inicial de la mayoría de los fondos que abastecieron las cuentas de Marjaliza fueran importes entregados en metálico". Para ello, el documento policial incorpora dos documentos remitidos por las autoridades suizas. Uno es una copia del fax con el que la empleada del BNP Paribas facilitó los datos de contacto en Madrid del 'blanqueador'. El segundo es la nota dirigida a Rolando, el supuesto transportista, en la que de nuevo Fabiane Guignard daba instrucciones sobre la "operación". En la misma hablaba de David Marjaliza como "un cliente que trabaja con nosotros [el BNP Paribas] desde marzo del 2000" y cuya actividad empresarial situaba en el campo "inmobiliario"


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba