CASO PÚNICA

Marjaliza cobró a Granados un 7% de comisión por repatriarle desde Suiza 1,5 millones de euros

El empresario David Marjaliza cobró a Francisco Granados una comisión del 7 % por repatriarle desde Suiza 1,5 millones de euros enmascarados con una compra de cuatro parcelas muy por encima de su valor real.

David Marjaliza a su salida de la cárcel de Aranjuez el 30 de diciembre de 2015.
David Marjaliza a su salida de la cárcel de Aranjuez el 30 de diciembre de 2015. EFE.

Los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil han llegado a la conclusión de que Francisco Granados obtuvo comisiones por importe de 1,33 millones de euros durante su etapa como alcalde de Valdemoro, que ascendieron hasta los 1,68 millones en el año 2005, siendo ya consejero de la Comunidad de Madrid. Un incremento injustificado de su patrimonio que los agentes de la Benemérita atribuyen a “contraprestaciones recibidas en orden a su actividad corrupta de favorecimiento deliberado de los intereses y concierto con los constructores David Marjaliza y Ramiro Cid Sicluna”. Ambos resultaron beneficiados por la recalificación como suelo urbano de 1,12 millones de metros cuadrados de suelo rústico de su propiedad, con unas plusvalías de 709 millones de euros.

El envío del dinero a Suiza lo explica la UCO como parte de la fase de colocación o asignación, en la que debe “desaparecer” y, sobre todo, desvincularse del delito, para lo cual suele ser habitual el envío a cuentas bancarias en el extranjero, como hizo Granados. “Es la fase –dice la UCO en un informe incorporado al sumario del 'Caso Púnica'- en que existe un mayor riesgo para el blanqueador, y cuando es más fácil el descubrimiento del blanqueo debido a las exigencias de identificación y control de las operaciones por encima de un umbral económico determinado. Las entidades o instituciones financieras extreman las precauciones, y es por ello que se utilizan métodos para eludir los controles en materia de prevención de blanqueo de capitales”.

Granados envió a Suiza 1,68 millones de euros producto de "contraprestaciones recibidas en orden a su actividad corrupta", según la UCO

En el caso de Francisco Granados, para eludir dichos controles a la hora de colocar el dinero en Suiza contó con los servicios de los trabajadores al servicio del banco BNP Paribas, Michael Langdon y Fabienne Guignard, quienes dieron cobertura corporativa a estos envíos de fondos mediante operativas de compensación. “La utilización sistemática de estas operaciones permitió que el ex alto cargo público enviara fondos en metálico por importe de 1,68 millones de euros hasta el año 2005”, dice el referido informe.

Cuando quiso reintegrar este dinero a España en 2007, Granados ordenó que se transfirieran los citados fondos a otra cuenta suiza en la entidad UBS AG a nombre de la compañía Droz & Co SA, cuyo beneficiario efectivo era el empresario David Marjaliza. Acto seguido se produjo una operación de venta de cuatro parcelas propiedad de Granados y su esposa, María Nieves Alarcón, a la sociedad Servicios Logísticos Inmobiliarios S.L., que formaba parte del entorno societario de Marjaliza. Cada parcela fue vendida por 360.000 euros, lo que elevó el total de la operación a 1,44 millones de euros, si bien en el contrato de compra venta se incluyó una cantidad adicional hasta 1,55 millones como gastos de urbanización.

El precio de compra de las parcelas fue mucho más elevado de su valor real, como demuestra que dos años después, en 2009, Anahid Gestión S.L., otra compañía del entorno societario de Marjaliza, adquirió tres de las cuatro parcelas por 100.000 euros cada uno. “Esta circunstancia –dice la UCO en su informe- infiere que el precio de las parcelas en la operación de 2007 pudo estar deliberadamente manipulada ajustándolo a las necesidades de lavado de activos de Francisco Granados”. Es decir, de esta manera se llevó a cabo un arreglo financiero en el cual David Marjaliza recibió 1,68 millones de euros en Suiza, propiedad de Francisco Granados, y este último recibió 1,55 millones de euros en España. Es decir, Marjaliza detrajo un 7% del total como comisión por repatriarle el dinero.

Así, “el ex cargo público pudo disponer en nuestro país de los fondos de origen injustificado que tenía depositados en Suiza con total impunidad”, señala el informe de los investigadores. Fue tal la seguridad del matrimonio Granados que declararon a la agencia tributaria la operación de venta de las parcelas en 2007 sin levantar sospecha alguna.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba