Caso Púnica Granados culpa a Cifuentes y Aguirre de la Caja B pero se ‘olvida’ de los pagadores

El cabecilla de la ‘Punica’ incluye a la presidenta de la Comunidad de Madrid en el núcleo duro de Aguirre y González y explica que el dinero negro procedía de las empresas públicas y no de empresarios imputados como López Madrid

Imagen de archivo de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, y su antecesora Esperanza Aguirre
Imagen de archivo de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, y su antecesora Esperanza Aguirre EFE

El ex secretario general del PP madrileño y exconsejero de la Comunidad madrileña Francisco Granados confirmó este lunes la existencia de una caja B controlada presuntamente por Esperanza Aguirre, con la participación activa de Ignacio González, la actual presidenta madrileña, Cristina Cifuentes, el exdiputado Borja Sarasola, y la exjefa de prensa del Ejecutivo madrileño Isabel Gallego.

Sin embargo, Granados no identificó a ninguno de los supuestos empresario pagadores o donantes de la Caja B. Según el presunto cabecilla de la ‘Púnica’, el dinero negro tenía su origen en empresas públicas como el Canal de Isabel II, Arpegio, y la Agencia de Informática de la Comunidad de Madrid (ICM), pero también de las partidas publicitarias del Gobierno madrileño.

Aguirre y el resto de aludidos por Granados en su ‘limitada’ confesión ante el magistrado Manuel García-Castellón formarían parte del denominado ‘núcleo duro’ que controlaba la Caja B, con la que el PP madrileño habría abonado más de 6 millones de euros para las campañas de 2007 y 2011, elecciones en las que Aguirre obtuvo sendas mayorías absolutas.

Granados también apuntó que tras romperse una presunta relación sentimental entre Cifuentes y González, la primera salió de este 'núcleo' duro que controlaba la presunta Caja B, y que desde entonces la relación entre ambos fue difícil.

Actos publicitarios

Con este dinero negro, siempre según la declaración de Granados, el PP de Aguirre abonó las campañas de refuerzo de la expresidenta, que primero se habría aprovechado de los actos realizados por Francisco Correa y su trama 'Gürtel', pero después por la 'Púnica', con la firma publicitaria Swat.

Francisco Granados
Francisco Granados EFE

Pero Granados en su declaración no aportó ninguna prueba de la implicación de Cifuentes y de Aguirre, por lo que fuentes del caso consideran que el imputado lo que hizo fue cargar contra sus ‘enemigos’ políticos dentro del PP madrileño.

En cuanto a la hoja de la agenda ‘Moleskine’ en la que presuntamente se incluyen los ingresos de 1,4 millones de euros abonados por empresarios al PP, Granados rechazó de nuevo que las iniciales 'JLM' sean las de Javier López Madrid, exconsejero de la constructora OHL y yerno del propietario de la firma, Juan Miguel Villar Mir, también imputado en el procedimiento.

Asistentes y no millones

El cabecilla de la ‘Púnica’ ha insistido en que las cifras de la ‘Moleskine’ se referían a asistentes de los actos del partido y no a millones de euros. En este sentido, Granados también exculpó al gerente de Aguirre, Beltrán Gutiérrez, de quién aseguró que únicamente se encargaba de los ingresos legales del partido.

Francisco Granados
Francisco Granados EFE

En cuanto a su patrimonio, Granados también ha rechazado que tenga escondidos en paraísos fiscales más de 700 millones de euros procedentes de los empresarios beneficiados por las obras de la empresa regional Arpegio. Un informe de la UCO apunta que los empresarios vinculados a la 'Púnica' podrían haber obtenido contratos de Granados por un valor superior a los 700 millones de euros.

En relación a esta sociedad pública Arpegio, Granados también quiso cargar toda la responsabilidad del control de la misma en Ignacio González, a quien consideró el gran muñidorde la corrupción en la Comunidad de Madrid.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba