Los audios de los casos 'Lezo' y 'Púnica' La Fiscalía investiga si Granados cobró "una comisión" por el tren de Navalcarnero

El arrepentido David Marjaliza fue interpelado por la fiscal sobre si la empresa Bustrén, entre cuyos accionistas está un presunto testaferro de Francisco Granados, percibió mordidas: "Tengo algo oído, pero de ese tema en sede judicial no le puedo asegurar"

Francisco Granados
Francisco Granados EFE

La Fiscalía Anticorrupción y el juez que instruye en la Audiencia Nacional los casos 'Púnica' y 'Lezo', Manuel García-Castellón, tratan de determinar si el ex secretario general del PP madrileño y exconsejero de Transportes de la Comunidad de Madrid, Francisco Granados, pudo haber cobrado una comisión ilegal a cambio de no imponer una multa millonaria a la empresa Obrascon Huarte Lain (OHL), una constructora que había paralizado las obras del tren regional entre las localidades madrileñas de Móstoles y Navalcarnero, según se desprende de los interrogatorios de ambos casos de corrupción, a cuyas grabaciones ha tenido acceso Vozpópuli.

La investigación del caso de la línea de tren entre Móstoles a Navalcarnero forma parte de una de las piezas separadas del caso 'Lezo', en el que está imputado el expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González, pero no Granados. El ministerio público considera que González podría haber reclamado una comisión ilegal de 1,6 millones de euros que habría percibido en su nombre en Suiza el empresario Adrián de la Joya, a cambio de la adjudicación de la obra.

Precisamente, en el interrogatorio del primer arrepentido de la 'Púnica', David Marjaliza, la fiscal le interpeló acerca de la empresa Bustrén, creada el 28 de diciembre de 2011 por el ex director de Infraestructuras de la Comunidad de Madrid y ex consejero delegado de la empresa del Metro de Madrid (Mintra) Jesús Trabada, junto al jefe de gabinete de Granados, Ignacio Palacios, considerado el principal testeferro del exconsejero. El propio Trabada reconoció que el exconsejero de OHL Javier López Madrid también formó parte de la empresa Bustrén en 2014.

Y Marjaliza respondió a la fiscal que la empresa Bustrén la había creado Jesús Trabada, y que tenía como socios a Javier López Madrid e Ignacio Palacios, este último "representando a la parte de Paco [Francisco Granados]". Y por eso, la fiscal preguntó de forma expresa a Marjaliza: "¿Entonces de forma encubierta también había una participación del señor Granados?", y el arrepentido contestó: "Sí".

La fiscal retomó entonces el interrogatorio a Marjaliza, al que preguntó si Bustrén se había creado "con comisiones ilícitas cobradas por adjudicaciones amañadas". A lo que el arrepentido respondió: "Tengo algo oído, pero en sede judicial no lo puedo decir". "No le voy a insistir en que me cuente, ya lo veremos", finalizó la fiscal. 

Minutos antes, el juez que instruye el caso 'Púnica', Manuel García-Castellón, ya había preguntado a Marjaliza sobre si había oído algo a Granados y su entorno sobre el tren Móstoles-Navalcarnero.

"Echando una mano"

"Era una obra en la que sé que en su día hablaron con Paco [Francisco Granados], para poder obtenerla, pero no lo puedo concretar porque son comentarios de ascensor. No son comentarios de trabajo, porque yo no intervine en esas adjudicaciones, pero yo recuerdo que tuvo un problema bastante gordo, porque era una obra deficitaria y una obra que se paró, y recuerdo que Javier [López Madrid] me comentó que estaban negociando y que Paco les estaba echando una mano para poder firmar la liquidación de esa obra, para no tener que llegar a pleitos con la Comunidad", respondió Marjaliza.

Y la fiscal interpeló sobre si OHL había pagado una comisión, a lo que Marjaliza contestó: "No lo sé". Precisamente, en el interrogatorio realizado a Jesús Trabada, el responsable de que OHL no fuera sancionada pese a que paralizó la construcción del tren de Móstoles a Navalcarnero, el ministerio público explicó que tenía "la sospecha de que había podido recibir alguna cantidad”.

Y la fiscal preguntó también a Trabada por el motivo por el que López Madrid entró en la empresa Bustrén, y si realizó alguna aportación económica a la misma: “Se lo digo por la casualidad de que tengan este problema con OHL y que luego usted crea una empresa con Javier López Madrid”, resaltó la responsable del ministerio público.

“No tiene nada que ver”, se defendió el imputado, que aclaró que la entrada de López Madrid en su empresa Bustrén se produjo dos años y medio después de haberla creado, y que el yerno de Villar Mir iba a aportar trabajos a la sociedad.

Por su parte, en su declaración voluntaria en la Audiencia Nacional, a preguntas de su abogado Granados rechazó haber invertido "nada" en la empresa Bustrén. Sin embargo, sí reconoció haber hecho gestiones en su banco para que le dieran un aval en Rusia, ya que la firma de Trabada y de Javier López Madrid tenía intención de hacer una obra en el Metro de Moscú. 

"Una participación"

No obstante, en su contestación después Granados reconoció que le llegó "la posibilidad de entrar en una ingeniería, [...] y yo pienso que se fusionara con esta que están montando, porque eran complementarias, yo veo la posibilidad de tomar ahí una participación, yo no estaba en política, y todo esto que les estoy contando señoría, yo llevaba seis o siete meses fuera del Senado, tres años fuera del Gobierno de la Comunidad de Madrid, y 11 años que el señor Trabada no dependía de mi", se justificó el imputado.

"Sí que es verdad que en esas conversaciones Javier López Madrid", prosiguió Granados en referencia a las grabaciones realizadas por la UCO de la Guardia Civil, "no estaba interesado, y yo le dije a Nacho González [probablemente se refiere a Ignacio Palacios] oye, a ver si podemos tomar la participación de Javier López Madrid y se pueden fusionar para hacer una empresa de ingeniería más grande. Y esas son las conversaciones, pero dinero, participaciones, nada de nada. Esto de capital oculto en una ingeniería... ¿pero si la ingeniería tiene un capital social de 6.000 euros?", se preguntó el propio Granados

En el mismo interrogatorio de su abogado, Granados explicó que el nombramiento de Trabada como director de Infraestructuras de la Comunidad de Madrid fue responsabilidad de la presidenta Esperanza Aguirre y de Ignacio González, que actuaban "como una unidad de acto".

"No le conocía"

"Yo a Trabada no le conocía cuando llegué al Gobierno de la Comunidad de Madrid y le nombró Esperanza Aguirre, y con muy bien criterio", declaró Granados, cuyo abogado no ha contestado a las preguntas de Vozpópuli sobre la presunta participación de su defendido en el expediente del tren Móstoles-Navalcarnero.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba