Atentado en Barcelona El yihadista que resultó herido en la explosión sabía que el imán iba a inmolarse "ante monumentos"

La fiscal que coordina la lucha contra el yihadismo en la Audiencia Nacional, Dolores Delgado, ha reclamado el ingreso en prisión de los cuatro presuntos terroristas.

Salah El Karib.
Salah El Karib. EFE

El presunto yihadista que resultó herido en el chalé que explotó en Alcanar (Tarragona), Mohamed Houli Chemlal, ha declarado ante el juez Fernando Andreu que sabía que el imán de Ripoll Abdelbaki Es Satty tenía intención de inmolarse para atentar "ante monumentos", según han explicado fuentes jurídicas.

Las mismas fuentes han asegurado que Mohamed Houli Chemlal, que se salvó de la explosión porque estaba en un coche fuera de la vivienda, ha reconocido que participó en la creación de los explosivos, aunque también ha asegurado que él no tenía intención de causar ningún daño. 

Según estas fuentes, ha admitido en su interrogatorio que conocía de estas intenciones de atentar desde hacía al menos dos meses, aunque no ha hablado de la fecha en la que tenían previsto llevar a cabo el ataque contra monumentos, ni ha detallado cuáles eran los objetivos concretos, ni si tenían planes alternativos. Otras fuentes sostienen que a lo largo de la declaración ha salido el nombre de la Sagrada Familia.

Su declaración se consideraba clave, por su relación directa con la célula. El jefe (mayor) de los mossos, Josep Lluis Trapero, explicó ya en una rueda de prensa su opinión de que la explosión de Alcanar, en la que habrían fallecido dos personas, una de ellas el presunto líder de la célula, el imán de Ripoll Abdelbaki Es Satty, habría frustrado un atentado todavía mayor, ya que en la vivienda ocupada había más de un centenar de bombonas de butano y componentes químicos.

Ha sido el único de los cuatro detenidos en reconocer su pertenencia a la célula que se da por neutralizada. La fiscal coordinadora de la lucha contra el yihadismo en la Audiencia Nacional, Dolores Delgado, ha reclamado al juez Andreu prisión incondicional para él y para los otros tres presuntos yihadistas que han declarado en la Audiencia Nacional a lo largo de la jornada. El Ministerio Fiscal les atribuye delitos de integración en organización terrorista, asesinato terrorista, estragos terroristas y tenencia de explosivos.

Ahora será el magistrado el que tendrá que tomar una decisión sobre la libertad de los cuatro presuntos yihadistas, que fueron arrestados por los Mossos d'Esquadra tras los atentados de Barcelona y Cambrils, que acabaron con la vida de 15 personas.

El segundo en declarar ha sido Driss Oukabir, quien según fuentes jurídicas, ha dado una versión diferente a la que declaró en un primer momento, cuando aseguró que su hermano menor Moussa Oukabir, uno de los abatidos en Cambrils, le había robado su documentación y alquilado en su nombre las furgonetas. 

Ahora, ha asegurado que dijo eso por miedo y ha admitido en el interrogatorio que fue él el que alquiló un vehículo, aunque ha matizado que su hermano y los demás integrantes de la célula yihadista le dijeron que la utilizarían para trasladar muebles en una mudanza, porque tres de ellos iban a cambiar de domicilio.

Acudieron a él, ha explicado, porque era necesario tener más de 26 años para poder alquilar el vehículo. Su documentación apareció en la furgoneta con la que Younes Abouyaaqoub atropelló a más de un centenar de personas en La Rambla y permitió a las fuerzas de seguridad llegar a la célula.

Driss Oukabir se ha desvinculado por completo de los atentados, de los que podría desconocer la magnitud. Así lo han apuntado fuentes de la defensa, que aseguran que ha hablado en todo momento en presente de su hermano, que fue abatido junto a otros cuatro yihadistas en Cambrils, cuando él ya se encontraba detenido. Fue el primer arresto, poco después de que su imagen comenzara a circular dos horas después del atropello. 

Incomunicado como el resto desde su detención, según estas fuentes, ha preguntado a su letrada si se podía cambiar de ropa y por las condiciones de Soto del Real y ha admitido que tiene miedo. También le ha pedido que hable con su novia.

La declaración del tercero de los yihadistas arrestados, Mohamed Aalla, hermano de los fallecidos Youssef y Said y a cuyo nombre estaba el Audi A3 de Cambrils, apenas ha llegado a los 40 minutos de duración. También se ha desvinculado de la célula y ha asegurado que ese coche en realidad no era suyo, aunque estaba a su nombre, y que él tiene un Seat Ibiza.

El último ha sido el dueño del locutorio Salh El Karib, desde el que Moussa y Driss Oukabir habrían enviado dinero a Marruecos. Ha admitido que compró billetes de avión con destino a Marruecos para Driss Oukabir y para el imán, a cambio de una comisión, como hace con otros clientes.

Fuentes jurídicas han reconocido que la implicación de estos dos últimos detenidos se presupone de segundo nivel respecto a los primeros, aunque se ha pedido prisión incondicional y sin fianza también para ellos. 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba