Génova ultima la elaboración del programa electoral

El PP cuenta con Faes para su campaña pese a las bofetadas de Aznar

No hay fractura entre el PP y Faes. El think tank del partido participa activamente en la elaboración del programa electoral. No ha habido cambios, pese a los ríspidos episodios protagonizados en las últimas semanas por parte de Aznar, presidente de la fundación.

El expresidente del Gobierno José María Aznar durante un acto
El expresidente del Gobierno José María Aznar durante un acto EFE

Las relaciones entre el PP y Faes, su fundación de pensamientos, no ha sufrido fracturas mayores. Génova, como es ya tradición, cuenta para la elaboración de su programa electoral con la aportación de Faes (Fundación para el Análisis y Estudios Sociales). José María Aznar, patrón del think tank del PP, ha protagonizado varios incidentes de tensión con el partido que él mismo fundó y del que aún es presidente de honor. A pesar de estos momentos de encontronazos y tensas relaciones, el PP no ha interrumpido su colaboración con el centro de estudios y estos días está a la espera de recibir sus trabajos para las elecciones. Otra cosa es que Aznar no vaya a tomar parte en la campaña, de acuerdo con lo que se comenta en fuentes de Génova, como ya ocurrió en las elecciones catalanas. Aznar protagonizó cuatro mítines en los comicios autonómicos y municipales de mayo. Parece que ahora no cuentan con él para la cita del 20D. 

Faes aporta desde siempre diversos trabajos fundamentalmente en el ámbito de política económica e internacional que se incorporan de una u otra forma al cuerpo del programa definitivo del partido. Fuentes del PP señalan que los papeles de Faes llegarán en los próximos días y el procedimiento será el mismo de siempre. En este sentido, no ha habido variaciones. Otra cosa es cómo se contempla el papel de Faes desde el puente de mando del PP, y, muy en particular, qué es lo que piensa Rajoy sobre la actuación de Aznar. 

Sugerencias y aportaciones

La coordinadora de la elaboración del programa es Andrea Levy, vicesecretaria de Estudios, quien estos días se afana en recolectar el material desde todas las fuentes que surten tradicionalmente al partido para estos menesteres, tanto ministerios, instancias sociales, la propia Faes y otros. La semana próxima Levy se encontrará con representantes de organizaciones sindicales con este mismo objeto. Moragas supervisa esta etapa que pasa luego al control último de Moncloa, que le da el 'nihil obstat'.

Rajoy ha evitado todo tipo de polémica con Aznar, pese a que su predecesor se ha mostrado muy crítico con la evolución de la gestión del partido en los últimos tiempos. Tras los resultados de las elecciones catalanas, Aznar emitió un comunicado, con el sello de Faes precisamente, en el que se señalaban los errores que a su criterio está cometiendo el PP. Se recordaba, por ejemplo, que ya van cinco derrotas en esta legislatura y hacía particular incidencia en el crecimiento de Ciudadanos, que está llevándose buena parte del votante tradicional del PP, de acuerdo con esta teoría.

No cayó demasiado bien el mensaje de Aznar en el PP, donde podían considerarse razonables algunas de sus teorías pero molestó el momento y la forma elegido para soltar semejante arcabuzazo. El texto del expresidente del Gobierno emergió momentos antes de que el PP celebrara su Comité Ejecutivo para analizar precisamente los resultados de los comicios catalanes, en los que el PP perdió ocho diputados y fue sobrepasado por la fuerza naranja que lidera Albert Rivera.

Colaboradores muy próximos de Rajoy han hablado con insistencia de la posibilidad de que Faes cambie de nombre y de presidente. Se habló en su día de que podría denominarse Fundación Manuel Fraga bajo la presidencia o supervisión de Carlos Floriano, en tiempos mano derecha de Dolores Cospedal en el partido. Esa posibilidad se desechó para evitar turbulencias internas. Rajoy está convencido de que buena parte de los mensajes críticos que envía Aznar se deben a que se considera poco protegido en el asunto de los papeles de Bárcenas y, muy en especial, porque aún está indignado con el trato que recibió su esposa, Ana Botella, en los tiempos en los que ejerció como alcaldesa de Madrid.

Andrea Levy ha sabido introducir puntos de sensatez y de moderación en todos los frentes y lleva a cabo una labor silente pero imprescindible en un trance de tan enorme calado como es presentarse con un programa electoral en unos comicios definitivos para el futuro del partido. En la primera quincena de noviembre, según parece, se culminará la obra y el PP dará a conocer el resultado de estos trabajos.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba