España Esperanza Aguirre: “Yo podía haberme ocupado de las cuentas del partido y su financiación, y no lo hice”

En ocasión de la publicación de su libro Yo no me callo (Espasa), la ex presidenta del PP madrileño hace un balance de la situación interna del partido.

La ex presidenta del PP madrileño y actual portavoz del Grupo Popular en el Ayuntamiento viste unas manoletinas discretas y luce el rostro sin maquillaje. En su despacho de la calle mayor, Esperanza Aguirre y su equipo revisan agenda, repasan temas pendientes. Ella se interesa por todo: la duración de la entrevista, el encuadre, el tipo de pregunta, la pertinencia de ocupar un lugar del sofá respecto a otro. Está en todo. Esperanza Aguirre no habla; sentencia. Tampoco sugiere; dispone. Acierta al describirse cual verso libre. Porque ella no rima, se impone.

Esperanza Aguirre no habla; sentencia. Tampoco sugiere; dispone. Acierta al describirse cual verso libre. Porque ella no rima, se impone

De sus 64 años, Esperanza Aguirre ha dedicado casi 30 a la política. Fue primera teniente de alcalde con José María Álvarez del Manzano; ministra de Educación con José María Aznar; presidenta del Senado; presidenta de la Comunidad de Madrid y presidenta del PP regional hasta febrero de este año, cuando dimitió. Y aunque ella permanecía libre de cualquier rastro de corrupción, comenzaban a ser demasiados los nombres de su equipo vinculados en investigaciones judiciales. Separarse del cargo supuso una forma de asumir la responsabilidad política sobre más de siete años salpicados -entre otros- por el caso Gürtel. Aun así, Aguirre se revuelve. Ya había apartado de su entorno a aquellos cuya honestidad estaba en tela de juicio, dice. En ese grupo queda incluido Francisco Granados, consejero de Presidencia, Justicia e Interior de la Comunidad de Madrid y Secretario General del PP de Madrid desde 2004, quien ingresó en prisión hace ya año y medio. "Yo asumo mi responsabilidad política de culpa in vigilando. Yo podía haberme ocupado de las cuentas del partido y su financiación, y no lo hice", dirá Aguirre a lo largo de la conversación.

Hueso duro de roer, se retiró de la primerísima línea en 2012: abandonó la presidencia de la Comunidad pero se mantuvo a la cabeza del PP madrileño. Aludió entonces motivos personales, pero volvió a las listas electorales para las autonómicas y municipales de 2014. Esperanza Aguirre y Gil de Biedma, condesa consorte de Bornos y de Murillo, es hoy portavoz del Grupo Municipal Popular y concejal en el Ayuntamiento de Madrid. Una vez cerrados y repasados los temas de su agenda, la ex presidenta sale del despacho. Regresa a los pocos minutos: viste unos botines de tacón discreto y lleva un maquillaje que transforma el blanco abizcochado de la cara lavada en el tono industrial de un bronceado compacto. Tras disponer de qué forma o con qué luz, por cuánto tiempo y mirando hacia tal o cual lugar, Esperanza Aguirre responde a las preguntas sobre su más reciente libro Yo no me callo (Espasa), en cuyas páginas propone una reflexión, repaso histórico y balance político sobre la crisis de liderazgo e ideas que sufre el Partido Popular.

"Yo podía haberme ocupado de las cuentas del partido y su financiación, y no lo hice"

-Toca muchos temas en el libro Yo no me callo ¿Le quedó para un segundo volumen?

-Claro que quedó, porque este libro lo que pretende es explicar qué nos ha pasado para perder a uno de cada tres votantes de los que tuvimos en el año 2011. Y por lo tanto vamos a ver qué ocurre. Ahora tenemos nuevas elecciones y podrán ser motivo de otro libro.

-De Rajoy dice que debió dimitir en 2004. Pidió de él un paso atrás incluso una década antes

-Lo que yo digo es que en el año 2004 cuando el atentado, en un país anglosajón, posiblemente el líder hubiese puesto el cargo a disposición del partido. Nosotros creímos que la pérdida de las elecciones de 2004 fue consecuencia de las bombas y los atentados del 11M, y no nos dimos cuenta de que posiblemente ya nos habíamos convertido no en el partido humilde y simpático que éramos, sino que empezábamos a ser percibidos como un nasty party.

-Asegura que el discurso sobre la corrupción ha sido autocomplaciente dentro del PP.

-No digo que ha sido autocomplaciente, sino que en algunos casos ha podido ser autocomplaciente. Personalmente creo que jamás he mostrado ni la menor complacencia con nadie con quien hubiese los mínimos indicios de corrupción.

-Dice que asumió su responsabilidad política. Pero la dimisión como presidenta del PP ocurrió siete años después de Gurtel y casi año y medio después de que Francisco Granados fuese detenido por la policía y encarcelado.

-Para los que digan esto, recomiendo que lean el libro, ahí se explica muy claramente –Aguirre de detiene en seco. 'Oye, si vas a mover la cámara se va a ver esto', indica al reportero que graba esta entrevista-. Cuando sale el auto del juez Garzón, en febrero de 2009, un viernes, el lunes yo ceso al consejero, que ni siquiera estaba imputado. Lo hice porque aquello demostraba que me había mentido. Pedí la dimisión de 4 alcaldes, al día siguiente. No tuve la menor complacencia con cualquier indicio de corrupción. 

"Yo me ocupé de ganar votos, de cumplir el programa electoral, de que se llevara a cabo el programa en toda la comunidad de Madrid"

-¿Y en el caso de Francisco Granados?

-Cuando detienen a Francisco Granados y el juez lo mantiene en prisión durante año y medio, las cuestiones que se le atribuyen tienen que ver con su gobierno como alcalde de Valdemoro y a cuestiones de empresas que habían tenido lugar luego de salir del gobierno. Granados fue cesado por mí tres años antes de que ocurriera esto. Sobre su etapa de secretario general del PP de Madrid, habría que decir no me he ocupado de las finanzas porque había un contable, un tesorero, un gerente y un secretario general. Yo asumo mi responsabilidad política de culpa in vigilando. Yo podía haberme ocupado de las cuentas del partido y su financiación, y no lo hice. Yo me ocupé de ganar votos, de cumplir el programa electoral, de que se llevara a cabo el programa en toda la comunidad de Madrid, de ganar las elecciones en muchísimos municipios en las autonómicas, 175 municipios de los 179 de la Comunidad de Madrid… y de la contabilidad del partido había 4 personas que se ocupaban. Pero, evidentemente, yo era la presidenta y asumí mi responsabilidad dimitiendo.

-En el libro critica la política de medios del PP. Especialmente la fusión de Cuatro y Telecinco y de La sexta con A3Media. ¿Es un reproche a la Vicepresidencia de Gobierno?

-Yo hablo en el libro sobre cuáles son las causas de que hayamos perdido uno de cada tres votantes. La corrupción, a la cual le dedico 4 capítulos (uno de ellos para propuestas de solución) y a la crisis económica, dos. Pero creo que hay otras causas y una de ellas es la política de medios de comunicación. Es lo único que califico en el libro, la política de medios del PP ha sido en esta legislatura. Una de las cuestiones que considero más objetable a la vista de los resultados es que, primero, no se enviara a nadie a ningún programa de televisión, después, que se llegaran a hacer ruedas de prensa sin preguntas y luego que liberáramos de la ruina a una cadena de televisión que Zapatero había dado a sus amigos para que ganaran dinero con el fútbol. Los liberamos de la ruina al permitir que Antena3 se fusionara con La Sexta, cosa que objetó la Comisión Nacional de la Competencia. Del otro lado, para compensar se permitió que Cuatro, que era una cadena en cerrado y con la que Zapatero también le hizo el favor a Polanco, se pudiera fusionar con la Cinco.

"Objeto que liberáramos de la ruina a una cadena de televisión que Zapatero había dado a sus amigos para que ganaran dinero con el fútbol"

-¿En qué clave es esa crítica: está dirigida a la Vicepresidencia o en general?

-La crítica es en clave general. Ha sido una política de medios desastrosa, pero no es la única causa, además de la corrupción y de la crisis. También hablo de que los votos que tuvimos en 2011 muchos de ellos eran prestados. Ya sé que todos los votos son prestados, pero mucha gente votó al PP sin ser simpatizante del PP, justamente para que arregláramos los desastres económicos y de todo tipo que Zapatero dejó en España. Y el hecho de que tuviésemos ese resultado tan positivo. Esos 186 escaños, nos produjeron un subidón tal que nos hicieron olvidar que había que explicar a los ciudadanos (y muy especialmente los que votaron sin ser simpatizantes del PP), por qué hacíamos las cosas y tomábamos medidas tan impopulares.

-¿Hace cuánto que no habla con Rajoy?

-Hablamos recientemente, el día Dos de mayo, durante la fiesta de la comunidad de Madrid. También otro día, creo que el 4 o 5, cuando Rajoy vino a visitar la exposición de El País. Coincidimos y hablamos.

-¿Y José María Aznar? ¿Cuándo habló con él?

-También hace poco, pero esto es raro, porque no suelo hablar mucho con José María Aznar.

-Ha sentido represalias dentro del PP por sus críticas. ¿O algún apartamiento?

-Veo que usted no ha leído el libro. Porque no es una crítica, lo que propone son soluciones. Ojalá tuviera la varita mágica y tuviera razón en todo. Pero no la tengo. A lo mejor es que quienes ha tenido una interpretación como la suya tampoco han leído el libro. No hay más crítica que a la política de medios, que esa sí que es una crítica profunda.

"Esos 186 escaños nos produjeron un subidón tal que nos hizo olvidar que había que explicar a los ciudadanos por qué hacíamos las cosas"

-Ha transcurrido casi un año de Carmena como alcaldesa ¿En qué temas podría llegar a estar de acuerdo con ella?

-En muchísimas cosas. Que el ayuntamiento tiene que limpiar mejor. Que la fluidez del tráfico tiene que mejorar. En muchísimas cosas podríamos estar de acuerdo, el problema es que yo me temo que estamos empezando a sentir el efecto Carmena. La ciudad de Madrid tenía un diferencial enorme en desempleo, tenía mucho más empleo con respecto al conjunto de España, y ese diferencial está cayendo como consecuencia de la paralización de muchísimos proyectos que podrían estar creando puestos de trabajo y no lo hacen: la rehabilitación del edificio de Plaza España; la operación en Chamartín; la operación  del Calderón y muchas otras que se están paralizando. Eso quiere decir que hay menos empleo.

-¿Mandan más sus concejales que la propia alcaldesa?

-Si Manuela Carmena quisiera, está en su perfecto derecho de cesar a aquellos concejales cuya gestión haya sido nefasta. Celia Mayer es un ejemplo clarísimo. Se decidió a quitar una placa de unos carmelitas fusilados en la puerta del cementerio cuando la misma Ley de Memoria Histórica que ellos dicen defender, los calificaba como víctimas y por eso los protege. Además de muchas otras patas que ha metido, como la cabalgata de los Reyes Magos, el programa de Carnaval para niños que tenía verdaderos disparates, un espectáculo en el que violaban a una monja, mataban a un juez y además decían Gora Alka ETA. A esta señora no tenía más que cesarla y no ha querido. Le ha quitado las competencias, la ha humillado, pero no la ha cesado. La señora Maestre está condenada por un delito contra los sentimientos religiosos, pero además ha mentido al Tribunal al asegurar que no estaba ahí. Cuando se han visto los vídeos y se ha comprobado que sí estaba ahí, la señora Maestre ha dicho que ella no formaba parte. En fin, ha mentido con toda claridad, ha reconocido haber mentido. Le han preguntado eso inhabilita su ejercicio como portavoz y ella ha dicho que no. Y sin embargo, la señora Carmena la mantiene, la sostiene y la apoya.

"Si Manuela Carmena quisiera, cesaría a aquellos concejales cuya gestión haya sido nefasta"

-¿Carmena no quiere o no puede destituirla?

-No lo sé, pero esa gente la que la ha hecho alcaldesa. Ellos y el Partido Socialista, por supuesto.

-¿Su relación con Carmena mejor en estos días, no?

-Yo siempre he tenido buena relación con ella. Por alguna razón no me quiso dar la mano cuando fuimos al debate electoral, porque en esos días se ponía de manifiesto que su marido había hecho un concurso de acreedores, había dado a ella sin pagar a los trabajadores, por lo que fuera, pero yo siempre he tenido muy buena relación y la conozco desde antes de ser alcaldesa, cuando era jueza.

-¿Cuál es el peor escenario electoral?

-Que Podemos esté en el gobierno de la nación y que España se convierta en Venezuela, aunque muchos digan que España no es Venezuela. Mis amigos venezolanos decían: ‘Venezuela no es Cuba’. Ahora dicen que Venezuela está mucho peor que Cuba. Ese es el miedo que yo tengo.

-¿Quién sería el responsable político si eso llegara a ocurrir?

-Vamos a ver cómo se desarrollan los acontecimientos. Si los españoles les dan la mayoría absoluta, que no creo que lleguen a hacerlo, nosotros habremos sido los responsables, al no ser capaces de alertar acerca de lo que significa el populismo bolivariano.

gil de biedma: comunista, gay y poeta

Esperanza Aguirre Gil de Biedma nació en 1952, el año en que el poeta Jaime Gil de Biedma publicó Versos a Carlos Barral. Es nieta por línea materna de José Gil de Biedma Becerril y Oñate, tercer conde de Sepúlveda y tercer vizconde de la Nava de La Asunción. Comparte lazos de familia con una de las voces imprescindibles de la poesía española, Jaime Gil de Biedma.

-Hábleme de Gil de Biedma. Está en sus apellidos familiares pero también en el centro de la literatura española del siglo XX. 

-Él era esas tres cosas que en el franquismo no se podía ser, y por eso fue perseguido. Era comunista, era gay y era poeta. Y por ser gay lo expulsaron del Partido Comunista de Cataluña; aquello fue para él bastante traumático. No puedo decir que le haya tratado, porque él, y esa parte de la familia, vivía en Barcelona. Solo lo vi en Segovia, en la Nava de La Asunción, un par de veces o tres, cuando era muy pequeña.

-Hay una película familiar con los Gil de Biedma, ¿cierto? Aparece usted incluso, muy pequeña.

-Sí, es una cinta de indios y vaqueros. Yo tenía seis años, aparezco en un caballo. Me acuerdo muy bien de aquel rodaje. Fue en Segovia, en una finca que tenía mi abuelo y vinieron todos los de La Nava de Segovia. Quienes conocieron a Jaime en esas largas noches barcelonesas dicen que no tenía muy buen carácter, sobre todo cuando bebía, pero reconocen que era un magnífico poeta.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba