España

Los jefes de Podemos se 'olvidaron' de Venezuela en Twitter tras el escándalo de su financiación

Iglesias, Errejón, Montero y Alegre dejaron de seguir la cuenta oficial del presidente venezolano, Nicolás Maduro, cuando subió la marea sobre el cobro de subvenciones del Gobierno bolivariano a través de la fundación Ceps. El líder morado llamó "golpista" a la oposición venezolana en un mensaje de 2013.

Los principales portavoces de Podemos eran muy asiduos a opinar de la actualidad venezolana en sus cuentas oficiales de Twitter cuando todavía andaban centrados en sus labores universitarias. Y así continuaron incluso después del nacimiento de Podemos en enero de 2014. Sin embargo, a medida que se iban conociendo sus vínculos con el chavismo y empezaba a subir la marea sobre una presunta financiación ilegal -vía concesiones del Gobierno bolivariano-, fueron rebajando sus referencias positivas al régimen chavista.

Así, el desmarque fue progresivo hasta el punto de que entre mayo de 2014 y abril de 2015, cuatro de los dirigentes más destacados de la formación morada (Pablo Iglesias, Íñigo Errejón, Irene Montero y Luis Alegre) dejaron de seguir en Twitter al presidente venezolano, Nicolás Maduro. Tal desconexión un año después de la inscripción de Podemos en el registro de partidos políticos y justo antes de las últimas elecciones autonómicas ha sido verificada por Vozpópuli en base a los datos en poder de la plataforma digital Graphext, experta en análisis de redes sociales.

Los cargos de Podemos que hoy se refieren a Venezuela en las redes lo hacen, en la mayoría de las veces, para zafarse de las críticas

El rastreo prueba que esta desvinculación se produjo entre la primavera de 2014 y la de 2015. Antes de las elecciones europeas, Iglesias ya había desmentido en el programa La Sexta Noche que hubiese cobrado dinero de Venezuela a través de la fundación Ceps. De la televisión, el escándalo saltó a la prensa y cobró mayor repercusión cuando El País publicó que el Gobierno de Venezuela había otorgado entre 2002 y 2012 un total de 3,7 millones de euros a dicho laboratorio, al que estaban vinculados los actuales jefes de Podemos. Desde entonces la sospecha siempre ha estado ahí.

En abril del pasado año, mes en que los líderes de Podemos terminaron de distanciarse de Maduro en la red Twitter, se produjo la visita a España del diputado opositor Julio Montoya, quien aterrizó con decenas de documentos para denunciar la injerencia de los promotores de Podemos en la política venezolana. El parlamentario de Primero Justicia aportó información que recogía un amplio listado de los consejos que la fundación Ceps daba al régimen bolivariano, unas recomendaciones "que nos han hecho mucho daño, que han perjudicado dramáticamente al pueblo venezolano", denunció entonces Montoya.

De esta manera, trató de demostrar, por ejemplo, cómo la fundación Ceps emplazaba al acoso y derribo del líder opositor Henrique Capriles, comparaba a su formación (Primero Justicia) con el Partido Socialista o amenazaba a la población con la llegada de un modelo neoliberal que iba a dejarle sin casa, como ocurre, según decía uno de los informes, con "millones de personas en el Norte", citando aquí los casos de desahucios en España.

Ya en 2016 se han ido sucediendo las informaciones sobre las pesquisas que, a partir de los hechos anteriores, iba realizando la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Judicial. Estas investigaciones, recogidas en el famoso Informe Pisa (Pablo Iglesias Sociedad Anónima), han elevado a 7 millones de euros la cantidad destinada por el Gobierno de Hugo Chavéz a la fundación Ceps para "crear en España fuerzas políticas bolivarianas". Sin embargo, desde hace más de un año el presidente venezolano, Nicolás Maduro, ya no interesa en Twitter ni al secretario general de Podemos ni a sus colaboradores Errejón, Montero y Alegre.

Los candidatos de Unidos Podemos al 26J y sus 2.597 mensajes sobre Venezuela

Asimismo, las alusiones a Venezuela por parte de dirigentes y miembros de Podemos han descendido considerablemente en el último año en dicha red social, tal y como recoge La Tuiteca que publica la cadena La Sexta (Atresmedia) en su página web. Esta herramienta demuestra con gráficos de los cuatros partidos cómo políticos de PP, PSOE y Ciudadanos incrementaron sus mensajes sobre Venezuela a raíz de la irrupción del fenómeno Podemos. Sin embargo, entre los hoy cargos del partido morado ocurre justo lo contrario. Cuanto acontece en Venezuela ya no está en su radar analítico y si se refieren, en contadas ocasiones, al país bolivariano es para zafarse de las críticas que reciben por su vinculación con el chavismo, con la miseria causada por el mismo y por no exigir la liberación de los presos políticos. La citada herramienta indica que los candidatos de Unidos Podemos al 26J (el 54%) son lo que más han tuiteado sobre Venezuela desde 2008, con 2.597 mensajes.

En La Tuiteca aparece, por ejemplo, un mensaje del que entonces profesor y presentador de La Tuerka, Pablo Iglesias, fechado el 16 de abril de 2013 -ya tenía en mente la creación de Podemos-, en el que llama “golpista” a la oposición venezolana. Sin embargo, ahora, enfundado en su traje socialdemócrata, pronostica que “la oposición venezolana acabará ganando las elecciones presidenciales” si apuesta por las posiciones sensatas” de Henrique Capriles, y no por las "extremistas" de Leopoldo López. "Eso será normalidad", declaró en la cadena Ser.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba