España

Los barones afines a Sánchez retan a Susana Díaz: "De Despeñaperros para arriba sería un desastre"

La situación que se abrirá en el PSOE tras el 26J puede conducir a un terremoto interno. Los barones afines a Pedro Sánchez ha comenzado una campaña de desprestigio contra Susana Díaz para minarle la moral.

La presidenta andaluza, Susana Díaz, en el comité federal del PSOE.
La presidenta andaluza, Susana Díaz, en el comité federal del PSOE. EFE

Dar por acabado a Pedro Sánchez si el 26J no consigue formar Gobierno “es prematuro”. Quien así lo defiende en privado después de analizar el último barómetro del CIS es uno de los barones territoriales más cercano al líder socialista, convencido de que éste peleará con uñas y dientes para mantenerse al frente del partido, sobre todo si logra impedir el adelantamiento por parte de Unidos Podemos en votos y escaños. “Susana Díaz solo funciona de Despeñaperros para abajo. Como lideresa del partido, de Despeñaperros para arriba sería un desastre”, asegura gráficamente.

Algunos dirigentes territoriales advierten de que el partido no se someterá al "ordeno y mando" de la presidenta andaluza

Otro barón regional que comparte la misma tesis y participa también de la campaña de desprestigio abierta contra la presidenta andaluza para evitarla como alternativa a Sánchez después del 26J está convencido de que lo que necesitará el PSOE tras las elecciones, en caso de no conseguir llegar al Gobierno, será “un amplio proceso de reflexión interno necesitado de un liderazgo flexible, abierto a muchos pactos internos, que no esté obsesionado por controlarlo todo y aplicar el ordeno y mando”. A su juicio, este último perfil, que identifica claramente con el de Susana Díaz, no encajaría en las necesidades del Partido Socialista, asediado a su izquierda por Pablo Iglesias, a su derecha por Albert Rivera y con un poder territorial muy inestable en el que media docena de presidentes autonómicos y cientos de alcaldes dependen de lo que decida en su momento Podemos.

Dentro de los cuadros del PSOE y de los dirigentes autonómicos ya se cruzan apuestas sobre si Susana Díaz se atreverá o no a competir con Sánchez en unas primarias como filtro previo para acceder a la secretaría general. Eso explica la movilización de los barones que apoyan al actual líder socialista para restar posibilidades a esta opción, presentando a la presidenta andaluza como alguien cuyo estilo político chirría fuera de su tierra y, sobre todo, como una dirigente temerosa de dar un salto arriesgado a Madrid perdiendo el cómodo sillón del Palacio de San Telmo, sin poderse servir siquiera de un escaño en el Congreso para ejercitarse en la tarea de oposición frente a un hipotético nuevo Gobierno del PP.

El riesgo de cruzar Despeñaperros

¿Se atreverá Susana Díaz a cruzar definitivamente Despeñaperros? Pedro Sánchez y sus seguidores parecen dispuestos a hacer todo lo posible para que esto no ocurra, primero intentando llegar al Gobierno aunque ello signifique volver a negociar un pacto a la valenciana con Pablo Iglesias y, si esto no fuera posible porque se confirmara el sorpasso, atrincherándose, incluso, en Ferraz bajo el arropamiento de la militancia para seguir ejerciendo como líder de la oposición.

Sánchez estuvo hace unos días en Sevilla en un desayuno informativo, acompañado de Susana Díaz, y dejó claro que, si está en sus manos, volverá a someter a la decisión de los afiliados al PSOE la política de pactos. Para los baronesregionales que le apoyan a muerte, entre ellos los de Cataluña, País Vasco y Baleares, esto no supone ninguna novedad porque después del 20D el líder socialista dejó claro que lo que dicte la militancia prevalece sobre lo que pueda dictarle el comité federal, el máximo órgano entre congresos.

Sin embargo, para los dirigentes que observan con creciente pesimismo sus continuos vaivenes, este anuncio carece de relieve porque, a su juicio, estará “enteramente condicionado por el resultado electoral y la aritmética parlamentaria”. “¿O es que alguien se cree que vamos a dejar como si tal cosa que Sánchez pregunte a nuestra militancia si debe apoyar o no a Pablo Iglesias como presidente del Gobierno?, se pregunta un importante dirigente socialista, llevando al absurdo el compromiso del secretario general y vinculándolo al pronóstico del último CIS.

En el PSOE se admite que ya no hay margen para un pacto como el de Suresnes entre el socialismo vasco y el andaluz

Si el 26J confirmara lo que anticipa este barómetro y la mayoría de las encuestas publicadas desde enero, todos tienen claro en el PSOE que se librará una dura batalla interna por el liderazgo, aunque nadie se atreve a pronosticar quiénes serán los ganadores y los perdedores. La duda de si debe dejarse que gobierne la lista más votada o, por el contrario, se debe insistir en la estrategia frustrada del 20D, divide en estos momentos en dos bloques a las baronías, convencidas de que ya no será posible un pacto de caballeros como el surgido después de Suresnes en el que tomen el protagonismo el socialismo vasco y el andaluz para garantizar la cohesión interna dentro del partido. Felipe González y Ramón Rubial, fallecido hace ahora 17 años, eran de otra época. 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba