España

Aviso a Rajoy: o aplica políticas liberales o la clase media y el voto pensionista acabarán en Podemos

Tres millones de ciudadanos que han dejado de pertenecer a la clase media y más de nueve millones de pensionistas pueden pasarse a la izquierda radical si el Gobierno no se pone las pilas y aplica políticas liberales de crecimiento.

Mariano Rajoy y Pablo Iglesias, en el Palacio de La Moncloa.
Mariano Rajoy y Pablo Iglesias, en el Palacio de La Moncloa. EFE

Expertos en demoscopia que han estudiado la secuencia electoral en España desde el arranque de la crisis están transmitiendo a Mariano Rajoy un aviso claro si vuelve a presidir el Gobierno después del 26J: o se pone las pilas y promueve una política económica liberal más allá de los discursos teóricos o acabará alimentando el voto a la izquierda radical por parte de los tres millones de personas que han salido de la clase media y también de los nueve millones largos de pensionistas que verán comprometidas sus prestaciones si se opta por fuertes recortes para garantizar la estabilidad del sistema de Seguridad Social.

20 millones de votantes que han sufrido la crisis pueden inclinar la balanza electoral a favor de la izquierda radical

Estos expertos que asesoran al Gobierno consideran imprescindible que el PP centre su oferta política en desarrollar una estrategia económica de crecimiento que tenga en cuenta a los diferentes sectores industriales y sus tecnologías asociadas en España, al igual que están haciendo países como Estados Unidos, Alemania, Gran Bretaña o Italia. En su opinión, el crecimiento no puede venir de colocar más obreros en la construcción o del aumento del número de camareros, es decir de la inercia del sector servicios, sino del asentamiento de las bases de una economía productiva que genere riqueza con productos que, además de atender las necesidades domésticas, se puedan exportar a otros países.

La política redistributiva de Robin Hood

En los estudios trasladados al Gobierno se recuerda que la crisis ha provocado un profundo cambio en los puntos de vista políticos de gran parte de la población que se ha visto afectada por el paro o por empleos precarios, situación de la que se ha aprovechado Podemos, con posibilidades de convertirse el 26J en segunda fuerza política y, en el futuro, instalarse incluso en primera posición, valiéndose del malestar colectivo de 20 millones de personas en edad de trabajar y de votar que pueden acabar inclinando la balanza hacia una mayoría de izquierdas con una presencia preponderante de las opciones radicales, foto que anticipa también, en parte, el último barómetro del CIS.

A juicio de estos expertos, formaciones como Podemos aplicarían desde el Gobierno unas medidas de redistribución de la riqueza nunca vistas antes en España que ya constan en su programa electoral y que bajo la filosofía simplona de Robin Hood, robarle a los ricos para dárselo a los pobres, desatienden el modelo de crecimiento económico. Sin crecimiento, no será posible que el bienestar llegue a amplias capas de la población española, argumentan los asesores del Gobierno y, en consecuencia, el cambio político será inevitable y profundo.

Consejo a Rajoy: un vicepresidente económico que impulse el cambio del modelo productivo

Como soluciones, proponen que el nuevo Ejecutivo gestione desde un órgano político de máximo nivel el plan de desarrollo industrial y tecnológico, que dé prioridad a los ministerios encargados de impulsar este cambio; que la coordinación recaiga sobre un vicepresidente económico; y que se implique al sector empresarial y a la sociedad en general en este proyecto, algo que debería hacerse sin tardanza porque cuanto más tiempo pase, más profundo y de larga duración será el terremoto que hace tiempo ha empezado a favorecer a Pablo Iglesias.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba