España

De Baltasar Garzón a Margarita Robles: los otros jueces que pasaron a la política

En estos años muchos jueces han sido los que han dado el salto de la judicatura a la política: Carmena, Garzón o Belloch son algunos de ellos.

Baltasar Garzón y Margarita Robles
Baltasar Garzón y Margarita Robles VP (Javier Martínez)

De los juzgados al Congreso de los Diputados. Éste es el camino que han recorrido varios magistrados que fueron tentados por diferentes partidos para cambiar su toga por el llamado arte de la oratoria política. El último ejemplo ha sido el de la jueza Margarita Robles, que se ha incorporado a las listas al PSOE como número dos por Madrid para las elecciones del 26 de junio. "Queremos un Gobierno limpio, un Gobierno progresista y un Gobierno abierto a la incorporación de progresistas de corazón. Me da igual que tengan o no carnet de un partido político. Lo importante es que en este momento tan crucial de la vida política española necesitamos a las mejores y los mejores incorporados al proyecto ganador del PSOE", ha remarcado el líder socialista, Pedro Sánchez, vía Facebook, para justificar su último fichaje 'estrella'.

La incorporación de la magistrada del Tribunal Supremo y vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) como independiente a la lista al Congreso supone en realidad el regreso de Robles a la política, ya que fue subsecretaria del Ministerio de Justicia y luego secretaria de Estado de Interior entre 1993 y 1996, con Juan Alberto Belloch como ministro de ambas carteras, durante la última legislatura de Felipe González. En estos años impulsó la investigación del caso Lasa y Zabala y se dio la detención del director de la Guardia Civil Luis Roldán. Tras este primer salto a la política, veinte años después regresa escoltada por el secretario general del PSOE y habiendo sido tentada por Pablo Iglesias.

Yllanes y Rosell son dos jueces que dieron el salto a la política de la mano de Pablo Iglesias

Juan Pedro Yllanes y Victoria Rosell

Sin embargo, Robles no es el único ejemplo del fenómeno conocido como puertas giratorias entre la justicia y la política. Así, en las pasadas elecciones del 20 de diciembre Podemos ya probó suerte con dos fichajes de jueces en la confección de aquellas listas. El magistrado Juan Pedro Yllanes fue cabeza de lista de la formación morada por Baleares y ya ha anunciado que repite. El juez, que iba a formar parte del Tribunal sobre el caso Nóos, saltó a la palestra política de la mano de Pablo Iglesias después de que el magistrado José Castro rechazara esta misma oferta. Otro sonado caso fue el de la juez Victoria Rosell, que se incorporó a esas listas como número uno por Las Palmas.

En estos cuatro meses de legislatura, la juez en excedencia ha visto cómo el Supremo admitía a trámite la querella interpuesta contra ella por el exministro José Manuel Soria por los delitos de cochecho, prevaricación y retardo malicioso en la instrucción de un procedimiento. "Si me imputan, nadie me tendrá que decir que me vaya. Seré yo quien dé el paso. Estoy de acuerdo con los principios éticos de Podemos", aseguró Victoria Rosell en una entrevista al diario El Mundo tras renunciar a su aforamiento y a ser miembro de la Diputación Permanente en el Congreso de los Diputados. Tras esta pequeña incursión en la política, la exdiputada ha solicitado formalmente al Consejo General del Poder Judicial su reincorporación al Juzgado de Instrucción número 8 de Las Palmas. 

De Carmena a Garzón, Silva y Belloch

Otro de los 'pesos pesados' de la Justicia que probaron suerte en el mundo de la política fue Baltasar Garzón. En 1993, el magistrado también fue como número dos en la candidatura del PSOE por Madrid bajo las órdenes de Felipe González. Candidato eterno a ministro de Justicia, al constituirse el Gobierno ocupó sin embargo los cargos de delegado del Gobierno en el Plan Nacional sobre Drogas, con rango de secretario de Estado. Un año después, el polémico juez abandonó la escena política y volvió a la Audiencia Nacional. En 2012 fue expulsado de la carrera judicial tras ser condenado por el Supremo por prevaricación en la instrucción de Gürtel.

Renovación Democrática Ciudadana (RED) fue el nombre que otro juez polémico, Elpidio Silva, le dio a su carrera política. Fue candidato al Parlamento Europeo en las elecciones de mayo de 2014. Consiguió poco más de 100.000 votos y ningún escaño. Silva fue, como Garzón, condenado por prevaricación (por el caso Blesa) e inhabilitado.

En 1993 Baltasar Garzón también concurrió como número dos en el PSOE por Madrid, bajo las órdenes de Felipe González

Juan Alberto Belloch también dio el salto a la política. Tras más de casi 20 años en la judicatura, en los que ejerció, entre otros cargos, como vocal del CGPJ, en 1993 fue nombrado ministro de Justicia en el Gobierno de Felipe González. Un año más tarde después de la dimisión de Antonio Asunción asumió también la cartera de Interior, siendo conocido entre los periodistas como 'el superministro'. En mayo de 2003 Belloch se convierte en alcalde de Zaragoza, puesto que conserva hasta las últimas elecciones autonómicas del 25 de mayo, cuando renunció a ser el candidato a la alcaldía de esta ciudad. Tras estos años en política, en la actualidad ejerce como juez en la Audiencia Provincial de Zaragoza.

Otra de las figuras que más ha dado que hablar en el terreno político y que también proviene de la justicia ha sido Manuela Carmena. La primera vez que la regidora pobró suerte en la política se remonta a 1977, cuando concurrió a las elecciones como número 23 de las listas del Partido Comunista, que abandonó años más tarde. Fundadora de Jueces Para la Democracia, jueza decana de Madrid yvocal del Consejo General del Poder Judicial, Carmena se hizo con la Alcaldía de Madrid tras un pacto de Gobierno de Ahora Madrid con el PSOE.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba