LOS SECRETOS DEL SUMARIO

El juez Velasco imputa a una prima del rey Juan Carlos por blanquear en Suiza 37.000 € para la trama Púnica

Inés de Borbón y Borbón reconoce en la Audiencia Nacional tener desde hace más de diez años una cuenta en el Lombard Odier de Ginebra, aunque asegura que regularizó sus fondos en 2012. Acusa a su gestor de haber realizado los dos movimientos bancarios que permitieron a una empresa 'fantasma' de Francisco Granados y David Marjaliza 'lavar' fondos y ponerlos a salvo en el país helvético.

El juez Eloy Velasco, en una imagen de archivo.
El juez Eloy Velasco, en una imagen de archivo. EFE

Otra vez el apellido Borbón salpicado por un escándalo. En esta ocasión, por el 'caso Púnica'. Inés de Borbón y Borbón, prima del rey Juan Carlos, declaró a comienzos de febrero como investigada ante el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6, Eloy Velasco, acusada de haber ayudado a los dos cabecillas de la red de corrupción, Francisco Granados y su socio David Marjaliza, a blanquear 37.000 euros en Suiza. El familiar del monarca emérito ha admitido tener desde hace más de diez años una cuenta bancaria en el país helvético, en concreto en el Lombard Odier de Ginebra, y que desde la misma se hicieron dos movimientos hacia el depósito abierto a nombre de una empresa 'pantalla' del político y el constructor. Sin embargo, insiste en los mismos fueron realizados sin su consentimiento por un gestor financiero "amigo personal de la familia". También recalca que los fondos que tenía en el país centroeuropeo tienen como origen una herencia familiar y que los mismos fueron declarados en a la Hacienda española en 2012.

Inés de Borbón asegura que en 2012 regularizó ante Hacienda los fondos que tenía en una cuenta en el Lombard Odier de Ginebra, el mismo banco donde Bárcenas atesoró parte de su fortuna

La declaración de Inés de Borbón en la Audiencia Nacional se produjo el pasado 3 de febrero, aunque al estar incluida la investigación sobre el 'lavado' de fondos de la trama en el extranjero en la parte secreta del sumario no había trascendido hasta ahora. Sin embargo, un escrito presentado por el abogado defensor de la prima del rey Juan Carlos al que ha tenido acceso Vozpópuli aporta numerosos detalles sobre el contenido de su testimonio ante el juez. En el mismo, este familiar del monarca emérito reconoce que es titular de una cuenta en el Lombard Odier de Ginebra, el mismo en el que atesoró millones de euros el ex tesorero del PP Luis Bárcenas. Dicho depósito "fue abierto en su día con el objeto de ingresar el importe de la herencia de su difunto padre, que fue residente en Suiza", destaca el escrito de su letrado que también recalca que "siempre" ha estado a nombre de ella, y que en ningún momento "ha ocultado su identidad con ninguna clave o nombre ficticio". 

El escrito destaca también que su saldo, que no concreta en ningún momento, constituye "la totalidad del patrimonio" de Inés de Borbón, y que la cuenta "se encuentra regularizada y declarada ante la Hacienda Pública española desde el año 2012" mediante el modelo 720 de la Declaración de Bienes y Derechos en el Extranjero "El capital depositado en dicha cuenta aparece denominado en euros", recalca. En su declaración ante el juez, Inés de Borbón aseguró que en 2005 suscribió "un contrato de mandato para la gestión de su cuenta corriente con la entidad suiza Probus Compagnie SA (Probus), en virtud del cual se habilitó a dicha compañía para la gestión y administración" de la misma, "excluyendo las facultades de disposición". El motivo de esta elección fue que en dicha empresa trabajaba Javier Martín, al que define como "amigo personal de la familia" y que, por tanto, inspiraba a la prima del monarca emérito "una total confianza".

Dos transferencias bajo sospecha

El objetivo de dicho contrato y de "las amplias facultades concedidas a la compañía mandataria" era que dicho gestor "invirtiera los fondos del cliente en productos financieros del grupo Lombard Odier o de otros fondos gestionados por Probus". Para ello, también le autorizaba a "tomar directamente de la cuenta el importe de las comisiones por la gestión". No obstante, Inés de Borbón admite que "con anterioridad a la regularización", pidió en al menos dos ocasiones a Javier Martín que, aprovechando sus viajes a España, le trajera dinero en efectivo. Una de esas ocasiones fue en diciembre de 2008, cuando el empleado de la empresa le entregó en nuestro país 21.000 euros. La segunda, en febrero de 2011. Entonces la cantidad fue de 16.000 euros. En total, 37.000 euros.

La prima del rey Juan Carlos admite dos transferencias a la cuenta en Ginebra de una empresa de la Púnica, pero responsabiliza de ellas a su gestor en Suiza

La investigación ha corroborado que en esas fechas, la cuenta de este familiar del rey Juan Carlos registró sendas salidas de dinero por dichas cantidades, pero no como disposiciones en efectivo, sino como transferencias a la cuenta que en el UBS tenía la empresa costarricense Droz & Co, de la que era beneficiario último David Marjaliza. El juez le preguntó durante el interrogatorio por una tercera transferencia, pero Inés de Borbón asegura en el escrito que no tiene constancia de ella "en nuestras gestiones en el banco Lombard Odier, aunque no se descarta que pudiera tratarse de un caso idéntico a los dos anteriores". De todos modos, de todo ello la ahora imputada responsabiliza abiertamente al empleado de Probius. "Mi representada, persona poco versada en las gestiones bancarias y otras relacionadas con su patrimonio, fimaba los documentos que le presentaba el señor Martín sin realizar mayores comprobaciones", recoge el escrito de su abogado.

Confesión notarial

En este sentido, el documento presentado ante el juez incorpora una acta suscrita el pasado 4 de febrero ante una notaria de Ginebra por el trabajador de la empresa helvética en el que éste admite haber sido el responsable de dichos movimientos. "En dos ocasiones compensé la operación de reintegro de efectivo a doña Inés con solicitudes de ingresos que hicieron otros clientes, de forma que yo entregué a doña Inés el dinero solicitado en efectivo que me facilitó otro cliente e hice firmar a doña Inés un documento de transferencia por idéntica cantidad en favor de una cuenta del otro cliente que ella suscribió en la creencia de que se trataba de un impreso de solicitud de reintegro", detalla el empleado de Probus en su confesión ante fedatario público con el que describe una típica operación de blanqueo por compensación. Javier Martín también asegura que la prima del rey Juan Carlos "no conocía el destinatario de las compensaciones y que no obtuvo ningún beneficio o ganancia por esas operaciones [...] cuya existencia ignoraba y que siempre consideró como reintegros ordinarios de efectivo contra su propia cuenta corriente".

El abogado de Inés de Borbón pide al juez que sobresea las acusaciones de delitos fiscal y blanqueo porque ella no "obtuvo beneficio ni contraprestación"

Paradójicamente, y pese a que anteriormente había asegurado que contrató los servicios de Probus para invertir en productos financieros del Lombard Odier, el escrito del abogado continúa asegurando que ella "nunca ha empleado el dinero existente en su cuenta para especular o para realizar otras inversiones o adquirir bienes inmuebles u objetos de valor". De hecho, insiste en que "exclusivamente" los utilizó "para sufragar sus gastos de mantenimiento, ya que dicho dinero constituye su único capital y medio de vida". Por todo ello, el letrado solicita al juez Velasco que sobresea la causa contra ella ya que considera que no cometió ninguno de los dos delitos que se le acusa. El fiscal, porque regularizó dicho dinero con la declaración de 2012 aunque fuera años después de los movimeintos de fondos que intercambio con la Púnica. Y el de blanqueo, porque nunca supo la procedencia ilícita del dinero en efectivo que recibió ya que ni conocía la empresa Droz & Co, ni a Granados y Marjaliza, además de que "no ha obtenido beneficio ni contraprestación alguna por realizar esas compensaciones". Sólo admite una posible "negligencia" más que justificada por "la confianza plena" que tenía depositada en el empleado de la compañía suiza.

Un ex alcalde socialista y varios empresarios

Inés de Borbón y Borbón no es, ni mucho menos, la primera en ser imputada en el 'caso Púnica' por el blanqueo de fondos de la trama a través de cuentas en Suiza. Hasta el momento, ya ha trascendido que también los están varios empresarios y un ex alcalde socialista. Este último es Florencio Campos Corona, regidor de Alcalá de Henares (Madrid) entre 1987 y 1995. Está acusado de ayudar a la 'lavar' 341.000 euros a través de una fundación 'fantasma'. Junto a él y la prima del rey emérito, también figura como investigado Michael Trevor Langdon Sharman, un ciudadano español de origen norteamericano al que se relaciona con un ingreso de 1,28 millones de euros en los depósitos bancarios en Ginebra de los dos presuntos cabecillas de la trama. La Guardia Civil llegó, incluso, a registrar su domicilio. Otro es el hotelero valenciano José Amadeo Semper Asensi, al que en las últimas semanas se han sumado un médico, J.P.B., y otra mujer, M.G.Y. La lista, sin embargo, puede seguir creciendo en los próximos días, porque el juez Eloy Velasco remitió en septiembre a la Agencia Tributaria una lista con el nombre de otras ocho personas para saber si entre 2005 y 2013 alguna de ellas había declaradotener dinero fuera de España, "con especial hincapié en Suiza". Sospecha que también pudieron ayudar a blanquear dinero a Granados y Marjaliza.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba