PP y Ciudadanos han negociado este sábado los últimos flecos del acuerdo para la investidura de Mariano Rajoy, que incluye entre otros puntos el compromiso de recuperar dinero que se dejó de ingresar en la amnistía fiscal, la creación de un complemento salarial para las personas con ingresos más bajos, igualar los permisos de maternidad y paternidad y reducir la tipología de los contratos a tres, según informaron a Europa Press fuentes de la negociación que están trabajando contrarreloj con el objetivo de cerrar un pacto global en las próximas horas. Un acuerdo que podrían rubricar los portavoces parlamentarios de ambos partidos una vez que esté concluido.

En estas últimas horas, han pactado impulsar una reforma que permita la elección directa de alcaldes, según han adelantado a Efe fuentes de la negociación del acuerdo que, en principio, no incluirá el contrato único como reclamaba Ciudadanos, aunque se van a reducir los tipos de contrato, previsiblemente a tres. También Ciudadanos ha logrado del PP un compromiso genérico para recuperar dinero que, según el partido de Rivera, se "perdonó" durante la denominada "amnistía fiscal". C's habló de hasta 2.800 millones de euros en su programa electoral, donde exigía destinarlos a planes de educación, empleo, pobreza y otras materias.

Inés Arrimadas dice que el PP "debe entender que ya no tiene la mayoría absoluta y que debe asumir muchas reformas"

Este punto era una de principales demandas de Ciudadanos en su negociación con el PP, que todavía continúa, según las mismas fuentes, que aseguran que quedan aún escollos por solucionar. El documento a punto de cerrarse también recoge otro de los principales asuntos como es la reforma del CGPJ, por la que la mayoría de sus vocales (12 de 20) serán elegidos directamente por jueces y magistrados y no por el Congreso y Senado.

Sobre este acuerdo, el presidente del PP y del Gobierno en funciones, en el acto de apertura del curso político, en Cotobade (Pontevedra), ha resaltado que Ciudadanos y Coalición Canaria han hecho "un esfuerzo y creo que han hecho lo que es bueno para los intereses generales de su país, y yo espero que con ambas fuerzas políticas podamos cerrar pronto un acuerdo". Sin embargo ha concluido que "la formación de gobierno hoy es más un deseo que un hecho" y ha pedido a Pedro Sánchez que sea responsable y no bloquee la constitución de un gobierno.

La líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, ha asegurado que el PP "debe entender que ya no tiene la mayoría absoluta y que debe asumir muchas reformas", para conseguir el apoyo de C's. Ha admitido que las negociaciones son "muy, muy complicadas" pero se ha mostrado convencida de que habrá acuerdo si el PP acepta las propuestas del partido de Albert Rivera "y si no, no lo habrá".

Tras señalar que lo que se negocia es un acuerdo de investidura y no de gobierno, ha insistido que Ciudadanos no entrará en un ejecutivo en el que estén "Mariano Rajoy y Jorge Fernández Díaz". El presidente del PP vasco y candidato a lehendakari, Alfonso Alonso, ha hecho un nuevo llamamiento a la responsabilidad de todos los partidos para que apoyen la investidura de Rajoy y ha enviado este mensaje al PNV: "Decir sí a España es decir sí a Euskadi".

"Dejándose la piel"

Sobre las negociaciones con Ciudadanos ha dicho que "el PP se está dejando la piel" y lo está haciendo "con generosidad, altura de miras y con sentido de Estado". Desde el PSOE, su secretario de Acción Política y Ciudadanía, Patxi López, ha subrayado que no se debe "presionar" al "antagonista político" para poder formar Gobierno, que es lo que a su juicio lleva haciendo dos meses con el PSOE el PP y Rajoy.

El PSOE no se va a "doblegar" a las presiones de los populares y no apoyará la investidura Rajoy, ha sentenciado López. Ante el acuerdo definitivo entre el PP Y Ciudadanos, ha opinado que sería más viable que el PP negociara con el PNV que con el PSOE, porque este partido, por su condición de "antagonista" del PP en sus planteamientos políticos no puede "permitir" un gobierno que "significa todo lo contrario" a lo que plantean los socialistas a la ciudadanía.

Por su parte, el portavoz de Unidos-Podemos, Iñigo Errejón, ha criticado a Ciudadanos por entregar su apoyo a Rajoy "prácticamente gratis, un apoyo que es más un dictado del señor Rajoy, el que el PP dicta y Ciudadanos copia, de manera que lo que antes era corrupción ahora cambia de nombre y según el PPahora desaparece". Tras asegurar que la investidura de Rajoy "va a fracasar", ha pedido a los partidos del "no" que "se mantengan firmes" para que, tras el debate de la semana que viene, se abra la posibilidad de un gobierno alternativo.