El tribunal de Cuentas a condenado a la exalcaldesa de Madrid, Ana Botella, y a siete altos cargos de su Gobierno municipal a pagar 25 millones de euros por la venta de 1.860 pisos de propiedad pública a dos empresas de Blackstone, considerado un fondo buitre, por debajo del precio que estipulaba el mercado en 2013.

[singular-iframe src='']