España

Ciudadanos ya trabaja con un escenario de elecciones generales en primavera

El equipo de Albert Rivera da más crédito a esta posibilidad después de la sucesión de acontecimientos en el seno del PSOE, con un Pedro Sánchez "amortizado" por sus barones. Hay preocupación por el presupuesto que exigiría una nueva campaña, después de llegar muy justos al 20 de diciembre.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera.
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera. EFE

Casi dos semanas después de las elecciones generales del 20 de diciembre, todo está abierto. Tanto que en el cuartel general de Ciudadanos ya trabajan con la posibilidad de que se convoquen nuevas elecciones en primavera ante eventuales fracasos de Mariano Rajoy (PP) y Pedro Sánchez (PSOE) a la hora de formar gobierno. Desde el equipo de Albert Rivera siempre se han manifestado contrarios a la repetición de los comicios, pero la situación se han enquistado de tal modo que les ha llevado a plantearse una nueva cita con las urnas en un horizonte probable.

Según ha podido saber Vozpópuli, miembros de la Ejecutiva de la formación naranja han empezado a incluir este escenario en sus conversaciones. Las mismas fuentes internas apuntan incluso que algunos coordinadores territoriales habrían recibido mensajes de la dirección en este sentido para ir preparándose. No obstante, desde la cúpula de C's precisan que todavía no se ha dado ninguna instrucción oficial al respecto. Al mismo tiempo, siguen manteniendo que aún hay margen para que "la legislatura arranque cuando antes", como pretende C's, y poder así iniciar las reformas que necesita el país. De ahí que Rivera haya puesto sobre la mesa un Pacto por Españaatres bandas (con PP y PSOE) que garantice la estabilidad económica y la unidad territorial frente a independentistas y populistas.

Las fuentes citadas indican que el principal motivo que ha llevado a Ciudadanos a dar ahora más crédito, que en los días posteriores del 20-D, a la hipótesis de nuevas elecciones ha sido la rápida sucesión de acontecimientos en el seno del PSOE, con un secretario general, Pedro Sánchez, "amortizado" por sus barones. Tal y como informó este diario, el propio Rivera se inclinó en la resaca de las generales, en la primera semana tras las votaciones, por que Sánchez intentaría formar gobierno a toda costa, es decir, calcando lo acontecido en Portugal, donde una alianza de izquierdas desalojó a Passos Coelho pese a ser el más votado. 

Algunos coordinadores territoriales habrían recibido mensajes de la dirección de C's para ir preparándose ante otra cita con las urnas

El líder de la formación naranja estaba convencido de que Sánchez buscaría su investidura pese a ceder la iniciativa, en un principio, a Rajoy como candidato del partido ganador. Con todo, Rivera le auguraba al dirigente socialista un camino difícil puesto que necesitaría el beneplácito explícito o implícito de 11 partidos: los ochos de las plataformas de Podemos más el PNV, Esquerra Republicana y la propia bancada del PSOE.

En este contexto, Sánchez no salvaría la primera votación en el Congreso, que requiera mayoría absoluta, pero podría superar la segunda, ya con mayoría simple, gracias al voto favorable de Podemos y sus mareas (69 diputados), Izquierda Unida-Unidad Popular (2) y el PNV (6). Los tres sumarían 167 'síes', frente a los 163 'noes' de PP y Ciudadanos. Bastaría con que el resto de partidos, ERC (9 escaños), Democràcia i Llibertat (8 escaños), Bildu (2) y Coalición Canaria (1), se abstuvieran.

Sin embargo, desde la cúpula de C's ven ahora menos viable esta combinación después del Consejo Federal del PSOE del pasado lunes y las declaraciones posteriores de sus pesos pesados territoriales. El máximo órgano del partido socialista entre congresos impuso a Sánchez que no inicie conversaciones con Podemos hasta que el partido de Pablo Iglesias renuncie formalmente a su compromiso de convocar un referéndum independentista en Cataluña.

Desde Ciudadanos, que ven con buenos ojos esta posición de los barones capitaneados por Susana Díaz, no creen que esto reduzca las opciones de Sánchez de llegar a La Moncloa tanto como el proceso soterrado que se ha iniciado en Ferraz para sucederle. La Operación Susana Díaz ya está marcha y podría forzar la celebración en febrero, "cuando toca", del 39 Congreso que sería el fin de Sánchez. Sin embargo, el secretario general del PSOE, que ha afirmado que se presentaría otra vez como candidato a La Moncloa en unas nuevas elecciones, pretende ganar tiempo y aplazar este cónclave hasta primavera.

El temor a caer en una tendencia a la baja

Entretanto, y ante una posible convocatoria de nuevas elecciones, a la dirección naranja preocupa dar con los motivos por los que el 27-S no se cumplieron las expectativas, una tendencia a la baja que podría agudizarse. Para ello, Rivera ha encargado un informe interno que estará listo en los próximos días. Junto a ello, también inquieta a Ciudadanos el presupuesto que exigiría una nueva campaña, después de que llegaran muy justos al 20 de diciembre.

Por ejemplo, el partido no pudo disponer de trackings propios (sondeos diarios y continuados) en la última semana de campaña, ya que el dinero que costaba encargarlos fue destinado a una mayor presencia publicitaria en medios de comunicación. Además, el mailing también fue muy extenso. De este modo, por el lado de los recursos económicos, C's también tendría problemas para rearmarse de cara a otras generales. 

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba